Preguntas frecuentes

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    Broker honesto!

Contents

Preguntas frecuentes

Las personas mayores que tienen el DNI permanente para conseguir el Nº de referencia para la Renta 2020, necesitan la fecha de expedición de su documento de identidad.

Te indicamos cómo encontrarlo, y qué tienes que hacer si tampoco funciona.

¿Cómo afecta el Covid-19 al euribor? ¿Y a los hogares?

Desde que el Gobierno decretó el estado de alarma, el Euribor no ha parado de subir. La razón, la desconfianza y la incertidumbre.

Esta subida trae consecuencias directas sobre la rentabilidad de los depósitos favoreciendo a los ahorradores pero perjudicando a los que tengan una hipoteca.

¿Has tenido una vivienda alquilada en 2020? no se te olvide amortizarla, te ahorras mucho dinero

Tener una vivienda alquilada no supone siempre pagar más impuestos si te aplicas correctamente todas las deducciones, pudiendo llegar en algunos casos a que Hacienda te tenga de devolver dinero.

Os decimos cómo lo tenéis que hacer

Vídeo explicativo: formas de pago de la Declaración Renta 2020

Si tu Declaración de la Renta 2020 te sale a pagar, dispones de diferentes formas de pago.

¿Al final qué ha pasado con la bajada de tipos de las Cuentas Ahorro Pibank/Pichincha?

El Banco Pichincha nos tuvo en ascuas desde el pasado 31 de enero, cuando la entidad comunicó a determinados clientes un recorte en el tipo de interés de su cuenta de ahorro partir del día 6 de abril.

Durante todo ese tiempo, había contradicciones en los comunicados del banco y las dudas no se despejaron hasta el mismo día 6 de abril.

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    Broker honesto!

Renta 2020 me sale a pagar, ¿lo presento ya o me espero?

Si ya has revisado y metido todos tus datos en la declaración de la renta, y por desgracia te sale a pagar, no te esperes al último día para presentarlo con la finalidad de pagar cuanto más tarde mejor.

Hacienda te permite presentarlo y no pagar hasta el último día.

Ya he confirmado mi borrado renta 2020, ¿cuánto tiempo tardarán en devolverme mi dinero?

La campaña de la renta arrancó el pasado día 1 de abril y ya son centenales de miles de contribuyentes que han confirmado su borrador de la renta y ya están a la espera de la devolución.

¿Cuándo me devolverán y cómo lo harán?, son algunas de las dudas que surgen en estos momentos que procederemos a responder.

Preguntas frecuentes

Actualizado el 23 de abril de 2020

Ayude a controlar la propagación de rumores y esté atento a los mecanismos de fraude.

Información básica sobre la enfermedad del coronavirus 2020

Un nuevo coronavirus es un coronavirus que no había sido identificado previamente. El virus que causa la enfermedad del coronavirus 2020, COVID-19, no es igual a los coronavirus que circulan comúnmente entre los seres humanos y que causan enfermedades leves, como el resfriado común.

Un diagnóstico de coronavirus 229E, NL63, OC43 o HKU1 no es lo mismo que un diagnóstico de COVID-19. Los pacientes con COVID-19 serán evaluados y atendidos de manera diferente a los pacientes con un diagnóstico de coronavirus común.

El 11 de febrero del 2020, la Organización Mundial de la Salud anunció el nombre oficial de la enfermedad que está causando el brote del nuevo coronavirus 2020 y que se identificó por primera vez en Wuhan, China. El nuevo nombre de la enfermedad es enfermedad del coronavirus 2020, y su forma abreviada es COVID-19. En el COVID-19, «CO» corresponde a «corona», «VI» a «virus» y «D» a «disease» (enfermedad). Antes, la forma de referirse a esta enfermedad era «nuevo coronavirus 2020» o «2020-nCoV».

Existe muchos tipos de coronavirus humanos, incluidos algunos que comúnmente causan enfermedades leves en las vías respiratorias superiores. El COVID-19 es una nueva enfermedad, causada por un nuevo coronavirus que no se había visto anteriormente en seres humanos. El nombre de esta enfermedad se eligió siguiendo las mejores prácticas ícono de sitio externo ícono de sitio externo establecidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para denominar nuevas enfermedades infecciosas en seres humanos.

Es posible que las personas en los EE. UU. estén preocupadas o ansiosas por familiares y amigos que viven en lugares donde se esté propagando el COVID-19 o que estén visitando esas áreas. Algunas personas están preocupadas ante la posibilidad de contagiarse y contraer esta enfermedad. El temor y la ansiedad pueden conducir al estigma social, por ejemplo, hacia personas que viven en determinadas partes del mundo, personas que han viajado al exterior, personas que estuvieron en cuarentena o profesionales de atención médica.

El estigma consiste en discriminar a un grupo específico de personas, un lugar o una nación. El estigma está asociado a la falta de conocimiento acerca de cómo se propaga el COVID-19, la necesidad de culpar a alguien, el temor a las enfermedades y a la muerte, y a los chismes que fomentan rumores y mitos.

El estigma nos perjudica a todos ya que genera más temor y resentimiento hacia las personas comunes en vez de poner el foco de atención en la enfermedad que está causando el problema.

Las personas pueden combatir el estigma si cada vez que que presencian una situación de estigmatización intervienen brindando apoyo social. El estigma afecta la salud mental o emocional de los grupos estigmatizados y de las comunidades en las que viven. Detener el estigma es importante para hacer que las comunidades y los miembros de la comunidad sean resilientes. Vea los recursos sobre salud mental y cómo sobrellevar la situación durante el brote de COVID-19. Todas las personas pueden ayudar a evitar el estigma relacionado con el COVID-19 si conocen los datos y los difunden entre otras personas de sus comunidades.

El conteo general de casos de los CDC se valida a través de un proceso de confirmación con las jurisdicciones. El proceso de detección y confirmación de los casos publicados por diferentes lugares puede diferir.

El conteo de casos de COVID-19 de los CDC incluye muchas cifras informadas públicamente, incluida información de socios estatales, locales, territoriales, internacionales y externos.

Las demoras en los informes pueden ocasionar que se incremente la cantidad de casos de COVID-19 informada en días anteriores. (A veces este efecto se conoce como «backfill» o relleno en español). Los departamentos de salud estatales, locales y territoriales informan la cantidad de casos confirmados y comparten estos datos con los CDC. Como las pruebas de laboratorio demoran algún tiempo, es posible que se agreguen datos de días anteriores a los conteos diarios con algunos días de demora.

Cómo se propaga el COVID-19

El COVID-19 es causado por un coronavirus llamado SARS-CoV-2. Los coronavirus son una familia grande de virus frecuentes en las personas y pueden estar presentes en diferentes especies de animales, como camellos, ganado, gatos y murciélagos. Es muy poco frecuente que los coronavirus en animales infecten a las personas y luego se propaguen de persona a persona. Esto es lo que ocurrió con el MERS-CoV y SARS-CoV, y ahora con el virus que causa el COVID-19. El virus SARS-CoV-2 es un betacoronavirus, como el MERS-CoV y el SARS-CoV. Estos tres virus tienen su origen en murciélagos. Las secuencias de los pacientes en los Estados Unidos son similares a las que China publicó inicialmente, lo que sugiere una probable aparición reciente y única de este virus en un reservorio animal. No obstante, se desconoce el origen exacto de este virus.

Hay más información sobre la fuente y la propagación del COVID-19 disponible en el Resumen de la situación: fuente y propagación del virus.

Se cree que el virus que causa el COVID-19 se propaga principalmente de persona a persona, a través de las gotitas respiratorias producidas cuando una persona infectada tose o estornuda. Estas gotitas pueden terminar en la boca o en la nariz de quienes se encuentran cerca o posiblemente ser inhaladas y llegar a los pulmones. La propagación se vuelve más probable cuando las personas están en contacto cercano entre sí (a una distancia de hasta aproximadamente 6 pies).

El COVID-19 parece estar propagándose fácilmente y de manera continua en la comunidad («propagación comunitaria») en muchas áreas geográficas afectadas. La propagación en la comunidad significa que las personas han sido infectadas por el virus en un área, incluidas algunas personas que no saben con certeza cómo ni dónde se infectaron.

La cantidad de casos de COVID-19 que se están notificando en los Estados Unidos va en aumento porque se incrementaron las pruebas de detección de laboratorio y su notificación en todo el país. El número creciente de casos refleja en parte la rápida propagación del COVID-19, ya que muchos estados y territorios estadounidenses alcanzaron la etapa de propagación en la comunidad. Contar con datos más detallados y precisos nos permitirá comprender y hacer un mejor seguimiento del tamaño y alcance del brote y fortalecer nuestros esfuerzos de prevención y respuesta.

El virus que causa el COVID-19 se está propagando de persona a persona. Se cree que las personas son más contagiosas cuando tienen síntomas (cuando están más enfermas). Es por eso que los CDC recomiendan que estos pacientes sean aislados en un hospital o en su hogar (dependiendo de la gravedad) hasta que estén mejor y ya no representen un riesgo de infección para los demás. En el último tiempo también se ha detectado el virus en personas asintomáticas.

El tiempo durante el que una persona está activamente enferma puede variar, así que la decisión de cuándo permitirle a una persona salir del aislamiento se toma a través de una estrategia basada en pruebas o de una estrategia no basada en pruebas (es decir, el tiempo transcurrido desde que comenzó la enfermedad y el tiempo transcurrido desde la recuperación) tras consultar con los funcionarios de salud pública estatales y locales. La decisión implica analizar los datos específicos de cada situación, incluida la gravedad de la enfermedad, sus signos y síntomas y los resultados de las pruebas de laboratorio de ese paciente.

Obtenga más información acerca de la guía de los CDC sobre cuándo permitirle a una persona salir del aislamiento y cuándo dar de alta a pacientes hospitalizados con COVID-19. Si necesita más información acerca de cuándo puede salir del aislamiento en su casa una persona que se enfermó de COVID-19, consulte la Guía interina para la suspensión del aislamiento en la casa de pacientes con COVID-19.

Se considera que la persona a la que se le permite salir del aislamiento no representa un riesgo de infección para los demás.

Cuarentena significa separar a una persona o grupo de personas que han estado expuestas a una enfermedad contagiosa, pero que no han presentado la enfermedad (síntomas), de otras personas que no han estado expuestas, con el objetivo de prevenir la posible propagación de esa enfermedad. La cuarentena generalmente se establece para el periodo de incubación de la enfermedad transmisible, el cual es el periodo en el que las personas han manifestado la enfermedad después de la exposición. En el caso del COVID-19, el período de cuarentena es de 14 días a partir de la fecha de exposición, ya que el período de incubación del virus es de entre 2 y 14 días. Se considera que la persona que cumple con la cuarentena por el COVID-19 no representa un riesgo de propagación del virus porque durante el periodo de incubación no presentó la enfermedad.

En general se cree que los coronavirus se propagan de persona a persona a través de las gotitas respiratorias. En la actualidad no existe evidencia que respalde la transmisión de COVID-19 asociada a los alimentos. Antes de preparar o comer sus alimentos, siempre es importante lavarse las manos con agua y jabón por al menos 20 segundos, para garantizar la seguridad de los alimentos en general. Durante el día, use un pañuelo desechable para cubrirse al toser o estornudar, y lávese las manos después de sonar su nariz, toser o estornudar, o después de ir al baño.

Podría ser posible que una persona contraiga el COVID-19 al tocar una superficie u objeto, como un recipiente de empaque, que tenga el virus y luego se toque la boca, la nariz o posiblemente los ojos, aunque no se cree que esta sea la principal forma en que se propaga el virus.

Por lo general, como estos coronavirus sobreviven poco tiempo en las superficies, probablemente el riesgo de propagación a través de los alimentos y sus empaques sea bajo.

Conozca lo que se sabe acerca de la propagación del COVID-19.

Con base en la información que tenemos hasta hoy sobre este nuevo coronavirus, parece poco probable que se pueda transmitir el COVID-19 a través de la comida, pero es necesario seguir investigando.

Todavía no se sabe si el clima y la temperatura inciden en la propagación del COVID-19. Algunos otros virus, como los que causan el resfriado común o la influenza (gripe), se propagan más en los meses de clima frío, pero eso no significa que sea imposible enfermarse a causa de estos virus durante otros meses. Hay mucho más que aprender acerca de la transmisibilidad, gravedad y otras características asociadas al COVID-19, y las investigaciones están en curso.

La propagación en la comunidad significa que las personas han sido infectadas por el virus en un área, incluidas algunas personas que no saben con certeza cómo ni dónde se infectaron.

Por lo general, los coronavirus sobreviven por períodos más cortos a temperaturas más altas y con más humedad que en entornos más fríos y secos. No obstante, no tenemos datos directos acerca de este virus, ni tampoco tenemos datos directos sobre una temperatura límite para la inactivación en este momento. La temperatura necesaria también se basará en el material de la superficie, el entorno, etc. Independientemente de la temperatura, siga las directrices de limpieza y desinfección de los CDC.

Por el momento, los CDC no tienen datos que sugieran que este nuevo coronavirus u otros coronavirus similares puedan propagarse a través de mosquitos o garrapatas. La principal forma de propagación del COVID-19 es de persona a persona. Vea Cómo se propaga el coronavirus para obtener más información.

Cómo protegerse

Esta es una situación que evoluciona rápidamente y la evaluación de riesgos puede cambiar a diario. Las actualizaciones más recientes están disponibles en el sitio web de los CDC: Enfermedad del coronavirus 2020 (COVID-19).

El recuento de casos de COVID-19 en los Estados Unidos se actualiza en línea en forma regular. Vea el recuento actual de casos de COVID-19 en los Estados Unidos.

Visite la página de Prevención y tratamiento del COVID-19 para obtener información sobre cómo protegerse de las enfermedades respiratorias como el COVID-19.

Hay información disponible en línea para las personas que han tenido contacto cercano con alguien a quien se le haya confirmado el COVID-19 o haya sido sometido a una evaluación para determinar si tiene la enfermedad.

A la luz de la nueva información acerca de la propagación del COVID-19, junto con la evidencia de transmisión extendida de COVID-19 en las comunidades del país, los CDC recomiendan que las personas usen una cubierta de tela para la cara para cubrir su nariz y boca en los entornos comunitarios. Es una medida de salud pública adicional que las personas deben adoptar para reducir la propagación del COVID-19, además de (y no en lugar de) las medidas de distanciamiento social, el lavado de manos frecuente y otras medidas preventivas cotidianas. El objetivo de una cubierta de tela para la cara no es proteger a quien la usa, sino que puede prevenir la transmisión del virus por parte de quien la usa a otras personas. Esto sería particularmente importante en caso de que una persona esté infectada pero no tenga síntomas. Las personas deben usar una cubierta de tela para la cara cada vez que van a un lugar público (como tiendas de comestibles, por ejemplo). Las mascarillas médicas y las mascarillas de respiración N-95 están reservadas para los trabajadores de la salud y otro personal de respuesta a emergencias, según las recomendaciones de las guías actuales de los CDC.

Todavía queda mucho por saber acerca del COVID-19 y cómo se propaga. Se cree que los coronavirus se propagan con mayor frecuencia a través de las gotitas respiratorias. Si bien el virus puede sobrevivir por un periodo corto en algunas superficies, es poco probable que se propague a través de correspondencia nacional o internacional, productos o empaques. No obstante, podría ser posible que una persona contraiga el COVID-19 al tocar una superficie u objeto que tenga el virus y luego se toque la boca, la nariz o posiblemente los ojos, pero se cree que esta no es la principal forma de propagación del virus.

La donación de sangre en los entornos de atención médica en los Estados Unidos es una parte esencial del cuidado de los pacientes, que salva vidas. Constantemente se necesitan donaciones de sangre, y los bancos de sangre están abiertos y necesitan donaciones con urgencia. Los CDC alientan a las personas que están bien de salud a que sigan donando sangre siempre que puedan hacerlo, incluso si están poniendo en práctica las medidas de distanciamiento social debido al COVID-19. Los CDC apoyan a los bancos de sangre brindándoles recomendaciones para preservar la seguridad del personal y los donantes. Algunos ejemplos de estas recomendaciones son mantener una distancia de 6 pies entre las sillas de los donantes, implementar completamente las prácticas de higiene ambiental y alentar a los donantes a programar con antelación las citas para las donaciones.

  • Por el momento no hay evidencia que sugiera que los usuarios de lentes de contacto corren mayor riesgo de contraer COVID-19 que las personas que usan anteojos.
  • Las personas que usan lentes de contacto deben continuar con sus hábitos seguros de uso de lentes de contacto y de cuidado e higiene para ayudar a prevenir la transmisión de cualquier infección relacionada con el uso de lentes de contacto, como lavarse las manos siempre con agua y jabón antes de manipular los lentes.
  • Las personas sanas pueden seguir usando y cuidando sus lentes de contacto según las indicaciones de su oftalmólogo.

Visite el sitio web de los CDC sobre lentes de contacto para obtener más información sobre el uso y cuidado saludables de lentes de contacto.

  • Los sistemas a base de peróxido de hidrógeno que se usan para la limpieza, desinfección y para guardar los lentes de contacto deberían ser eficaces contra el virus que causa el COVID-19.
    • En el caso de otros métodos de desinfección, como soluciones multipropósito o limpiadores ultrasónicos, por el momento no hay evidencia científica suficiente para determinar su eficacia contra el virus.
  • Siempre use solución para desinfectar sus lentes de contacto y el estuche a fin de matar los gérmenes que puedan tener.
  • Manipule sus lentes sobre una superficie que se pueda limpiar y desinfectar.

Visite el sitio web de los CDC sobre lentes de contacto para obtener más información sobre el uso y cuidado saludables de lentes de contacto.

El COVID-19 y los niños

Con base en la evidencia disponible, los niños no parecen correr mayor riesgo de contraer el COVID-19 que los adultos. Si bien algunos niños y bebés han contraído el COVID-19, la mayoría de los casos conocidos a la fecha son en adultos. Puede obtener más información acerca de quiénes corren mayor riesgo de enfermarse gravemente con COVID-19 en Personas con mayor riesgo de enfermedad grave.

Puede alentar a su hijo a que ayude a detener la propagación del COVID-19 si le enseña a hacer las mismas cosas que debemos hacer todos para mantenernos sanos.

  • Evite el contacto cercano con personas que estén enfermas.
  • Quédese en casa si está enfermo, excepto para buscar atención médica.
  • Cúbrase la nariz y la boca con un pañuelo desechable cuando tosa o estornude y luego bótelo a la basura.
  • Lávese las manos frecuentemente con agua y jabón por al menos 20 segundos, especialmente después de sonarse la nariz, toser o estornudar; después de ir al baño; y antes de comer o preparar los alimentos.
  • Si no tiene agua y jabón, use un desinfectante de manos a base de alcohol que contenga al menos un 60 % de alcohol. Lávese siempre las manos con agua y jabón si están visiblemente sucias.
  • Limpie y desinfecte las superficies y objetos que se toca con frecuencia (como mesas, mesones, interruptores de luz, manijas de puertas y manijas de gabinetes).
  • Lave la ropa sucia e incluya los juguetes de peluche lavables, según corresponda y de acuerdo a las instrucciones del fabricante. De ser posible, lave los artículos usando la temperatura de agua máxima permitida y séquelos completamente. La ropa, sábanas y toallas sucias de una persona enferma se pueden lavar con las de las otras personas.

Puede encontrar más información sobre cómo prevenir el COVID-19 en los siguientes enlaces: Prevención del nuevo coronavirus 2020 y Prevenir la propagación del COVID-19 en las comunidades. Hay más información disponible relacionada con la propagación del COVID-19 en Cómo se propaga el COVID-19 .

Encuentre más información en la página Los niños y la enfermedad del coronavirus 2020 (COVID-19) están disponibles en línea.

No. Los síntomas del COVID-19 son similares en niños y adultos. Sin embargo, los niños con diagnóstico de COVID-19 confirmado en general presentaron síntomas leves. Los síntomas informados en niños incluyen síntomas similares a los del resfriado, como fiebre, moqueo y tos. También se informaron vómitos y diarrea. Todavía no se sabe si hay algunos niños que podrían correr mayor riesgo de enfermarse gravemente, por ejemplo quienes tienen afecciones subyacentes y necesidades de atención médica especiales. Todavía queda mucho por aprender acerca de cómo afecta la enfermedad a los niños.

Los CDC recomiendan que todas las personas de 2 años de edad o más usen una cubierta de tela para cara que cubra su nariz y boca cuando salen y se mueven por su comunidad. NO se deben colocar cubiertas de tela para cara a bebés o niños menores de 2 años, debido al riesgo de asfixia. Los niños menores de 2 años figuran como excepción, al igual que cualquier persona con dificultad para respirar o que está inconsciente, incapacitada o imposibilitada por algún motivo de quitarse la cubierta para la cara sin asistencia.

El uso de cubiertas de tela para cara es una medida de salud pública que las personas deben tomar para reducir la propagación del COVID-19, además (y no en reemplazo de) las medidas de distanciamiento social, el lavado de manos frecuente y otras medidas preventivas cotidianas. El objetivo de una cubierta de tela para cara no es proteger a quien la usa, sino que permite prevenir la transmisión del virus por parte de la persona que la usa a otras personas. Esto es de suma importancia si alguien está infectado pero no presenta síntomas. Las mascarillas médicas y las masacarillas de respiración N95 siguen estando reservadas para el personal de atención médica y otro personal de respuesta a emergencias, de conformidad con la guía actual de los CDC.

Los brotes pueden ser estresantes tanto para los adultos como para los niños. Hable con sus hijos acerca del brote, intente mantener la calma y recuérdeles que se encuentran a salvo. Si lo considera apropiado, explíqueles que la mayoría de los casos COVID-19 parecen ser leves. Los niños responden de manera diferente a las situaciones estresantes que los adultos. Los CDC ofrecen recursos para conversar con los niños acerca del COVID-19.

Este es un nuevo virus y aún estamos aprendiendo al respecto, pero hasta ahora, los niños no parecen resultar especialmente afectados. La mayoría de las enfermedades, incluidas las enfermedades graves, se presentan en adultos en edad activa y adultos mayores. Sin embargo, los niños sí pueden contraer el virus y enfermarse. Muchas escuelas del país anunciaron la suspensión de clases presenciales por períodos temporales. Manténgase informado acerca del cierre de escuelas en su comunidad. Lea o vea fuentes de información locales para estar al tanto del cierre de escuelas. Si las escuelas suspenden las clases de manera temporal, utilice otras alternativas de cuidado infantil, si es necesario.

Si alguno de sus hijos contrae el COVID-19, informe a su escuela o centro de cuidados infantiles. Hable con los maestros acerca de las tareas y actividades escolares que pueden hacer desde casa para mantenerse al día con sus estudios.

Evite que niños y adolescentes se reúnan en otros espacios públicos mientras las clases en la escuela estén suspendidas para ayudar a reducir la propagación del COVID-19 en la comunidad.

Las suspensiones de clases y los niños

  • La clave para desacelerar la propagación del COVID-19 es poner en práctica el distanciamiento social. Mientras estén suspendidas las clases en las escuelas, los niños no deben juntarse en persona con niños de otras familias. Si los niños juegan fuera de sus casas, es esencial que se mantengan a una distancia de 6 pies de cualquier persona que no viva con ellos.
  • Para ayudar a los niños a mantener sus vínculos sociales durante el periodo de distanciamiento social, ayúdelos a realizar llamadas telefónicas o chats de video supervisados con sus amigos.
  • Asegúrese de que los niños tomen medidas preventivas cotidianas, como lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón. Recuerde: si los niños se reúnen fuera de la escuela en grupo, pueden ponernos a todos en riesgo.
    • Revise los planes de vacaciones de primavera si incluyen viajes que no sean estrictamente necesarios.
  • La información disponible acerca de COVID-19 en niños es algo limitada, pero los datos actuales sugieren que los niños con COVID-19 pueden tener síntomas leves. No obstante, pueden contagiar el virus a otras personas con un mayor riesgo, incluidos adultos mayores y personas que tengan afecciones subyacentes graves.
  • Manténgase en contacto con la escuela de su hijo.
    • Muchas escuelas están ofreciendo lecciones en línea (aprendizaje virtual). Revise las asignaciones de la escuela, y ayude a su hijo a establecer un ritmo razonable para completar las tareas. Tal vez necesite ayudar a su hijo a encender los dispositivos, leer las instrucciones y escribir las respuestas.
    • Comunique a su escuela los desafíos que enfrente. Si tiene problemas de tecnología o conectividad, o si su hijo tiene dificultades para completar las tareas, avísele a la escuela.​​​​​​​
  • Cree un horario y una rutina para el aprendizaje en casa, pero no pierda la flexibilidad.
    • Implemente horarios regulares para irse a dormir, y levántense a la misma hora, de lunes a viernes.
    • Estructure el día para que incluya momentos de aprendizaje, tiempo libre, comidas y refrigerios saludables, además de actividad física.
    • Sea flexible con el horario: está bien adaptarlo según su día.
  • Considere las necesidades y ajustes requeridos para la edad de su hijo.
    • La transición a estar en casa será diferente para los niños de edad prescolar, de kínder a 5.º grado, estudiantes de escuela secundaria media y estudiantes de escuela secundaria superior. Hable con su hijo sobre sus expectativas y cómo se están adaptando a estar en casa en vez de la escuela.
    • Piense de qué manera su hijo puede mantenerse conectado con sus amigos sin estar con ellos en persona.
  • Busque maneras de hacer que el aprendizaje sea divertido.
    • Realicen actividades prácticas, como rompecabezas, pinturas, dibujos y manualidades.
    • También puede usar el juego independiente en lugar del aprendizaje estructurado. Aliente a los niños a construir un fuerte con sábanas o practique los números al apilar bloques.
    • Practiquen habilidades de escritura y gramática al escribir cartas a los miembros de la familia. Esta es una excelente manera de conectarse y limitar el contacto directo.
    • Comiencen un diario con su hijo para documentar este momento y hablen sobre la experiencia compartida.
    • Use audiolibros o vea si su biblioteca local está realizando eventos de lectura virtuales o transmitidos en vivo.

Consulte con su escuela para saber si continuarán con los servicios de comidas durante la suspensión de clases. Muchas escuelas están manteniendo abiertos sus establecimientos para permitir que las familias recojan comidas o están entregando comidas para llevar en una ubicación central.

  • Vigile a su hijo para detectar cualquier signo de enfermedad.
    • Si ve cualquier signo de enfermedad compatible con los síntomas del COVID-19, en particular fiebre, tos o dificultad para respirar, llame a su proveedor de atención médica y mantenga a su hijo en casa y alejado de otras personas tanto como sea posible. Siga las directrices de los CDC detalladas en «Qué hacer si está enfermo.”
  • Esté atento a la aparición de indicios de estrés en su hijo.
    • Algunos cambios de conducta a los que debería estar atento incluyen preocupación o tristeza excesivas, hábitos de alimentación o sueño no saludables, y problemas de atención y concentración. Para obtener más información, consulte la sección «Para padres» en el sitio web de los CDC Maneje la ansiedad y el estrés.
    • Tómese un tiempo para hablar con su hijo pequeño o adolescente acerca del brote de COVID-19. Responda preguntas y difunda información acerca del COVID-19 de manera comprensible para su hijo pequeño o adolescente.
    • Visite las páginas de los CDC Cómo ayudar a los niños a sobrellevar las emergencias o Cómo hablar con los niños sobre el COVID-19 para obtener más información.
  • Enseñe y refuerce las medidas preventivas cotidianas.
    • Los padres y cuidadores desempeñan un rol importante a la hora de enseñar a los niños a lavarse las manos. Explíqueles que el lavado de manos puede mantenerlos sanos y evitar que el virus se propague a otras personas.
    • Sea un buen ejemplo: si usted se lava las manos con frecuencia, es más probable que ellos hagan lo mismo.
    • Convierta el lavado de manos en una actividad familiar.
  • Ayude a su hijo a mantenerse activo.
    • Aliente a su hijo a jugar en espacios exteriores: es excelente para su salud física y mental. Salga a caminar con su hijo o den un paseo en bicicleta.
    • Haga pausas durante las actividades en interiores (pausas para hacer ejercicios de estiramiento, pausas para bailar) a lo largo del día para ayudar a su hijo a mantenerse saludable y concentrado.
  • Ayude a su hijo a mantenerse conectado socialmente.
    • Hablen con amigos y familiares por teléfono o chats de video.
    • Escriban cartas o tarjetas para los miembros de la familia que no pueden visitar.
    • Algunas escuelas y organizaciones sin fines de lucro, como Collaborative for Academic, Social, and Emotional Learning ícono de sitio externo ícono de sitio externo y The Yale Center for Emotional Intelligence ícono de sitio externo ícono de sitio externo , tienen recursos de aprendizaje social y emocional. Consulte si su escuela ofrece consejos y directrices para ayudar a satisfacer las necesidades sociales y emocionales de su hijo.
  • Si otras personas de su hogar tienen un riesgo particularmente alto de enfermarse gravemente con el COVID-19, considere tomar precauciones adicionales para separar a su hijo de esas personas.
  • Si no puede permanecer en su hogar con su hijo durante la suspensión de clases, piense detenidamente quién podría ser la persona más indicada para cuidarlo. Si alguien con un mayor riesgo de presentar complicaciones por el COVID-19 será quien lo cuide (adulto mayor, como un abuelo o una persona con alguna afección subyacente grave), limite el contacto de sus hijos con otras personas.
  • Considere posponer las visitas o viajes para ver a los abuelos o familiares de edad avanzada. Conéctese de manera virtual, o escriba cartas y envíelas por correo.

Niños y jóvenes con necesidades de atención médica especiales

Los niños con afecciones crónicas complejas, incluidos los niños con diferencias físicas, evolutivas, conductuales o emocionales, pueden tener necesidades de atención médica especiales. Aún no se sabe con certeza si todos estos niños tienen mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19.

Si bien la mayoría de los casos de COVID-19 en niños no son graves, sigue habiendo casos graves que requieren hospitalización. Según algunos datos sobre niños, la mayoría de los casos que necesitaron ser hospitalizados a causa del COVID-19 tenía al menos una afección subyacente. Las afecciones subyacentes más comunes entre niños con COVID-19 incluyen enfermedad pulmonar crónica (como asma), enfermedades cardíacas y afecciones que debilitan el sistema inmunitario. Esta información sugiere que los niños con estas afecciones subyacentes probablemente tengan mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19.

Se necesitan más datos para determinar qué afecciones subyacentes o complejas pueden hacer que los niños corran mayor riesgo. Los CDC están monitoreado información nueva a medida que va surgiendo y proporcionarán actualizaciones, según sea necesario.

Además de seguir las recomendaciones para evitar enfermarse y hacer mandados esenciales, las familias deberían tomar las medidas adicionales recomendadas para las personas con mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19 y las medidas indicadas para aquellas personas con posible exposición al virus o COVID-19 confirmado.

  • Determine posibles cuidadores alternativos, en caso de que usted o las otras personas que habitualmente se encargan de los cuidados se enfermen y no puedan cuidar de su hijo. En lo posible, estos cuidadores alternativos no deberían ser personas con mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19.
  • Trate de tener a mano medicamentos y suministros médicos para al menos un mes. Algunos planes de salud permiten la reposición por 90 días de medicamentos recetados. Analice esta opción con el proveedor de atención médica de su hijo.
  • Revise los planes de cuidados para su hijo, como un plan de medidas para el asma, y asegúrese de que las personas encargadas de los cuidados de su hijo y los cuidadores alternativos estén familiarizados con estos planes.
  • Si no cuenta con planes de cuidados o un cuaderno de emergencias, trate de crear uno. Por lo general se incluye información relevante acerca de la afección de su hijo, cómo manejar dicha afección, cómo contactar a los médicos de su hijo, alergias, información sobre los medicamentos (marcas, dosis e indicaciones de administración), preferencias (comidas y demás) o necesidades especiales, rutinas y actividades diarias, amigos y detalles acerca de las rutinas que son necesarias para brindar apoyo a fin de preservar la salud emocional y conductual.
  • Sepa si los proveedores de atención médica de su hijo, incluidos los médicos y terapeutas, utilizan medios alternativos para ser contactado o nuevas maneras de concertar citas. Si ofrecen consultas de telemedicina, averigüe cómo se hacen los arreglos y si necesita más información.
  • Si su hijo recibe servicios de cuidado de apoyo en el hogar que no pueden suspenderse, planifique qué hará en caso de que se enfermen esos proveedores de atención médica directa o si se enferman miembros de su hogar.
  • Analice con las agencias de cuidados de apoyo y los proveedores opciones para minimizar los riesgos de exposición al virus que causa el COVID-19.
    • Si su hijo u otros miembros de su hogar están infectados por el COVID-19 y pueden recuperarse en casa, informe a los proveedores de atención médica directa y considere posponer o reprogramar los servicios hasta que hayan cumplido los criterios para suspender el aislamiento en el hogar.
    • Pregúnteles a sus proveedores de servicios si tienen algún síntoma del COVID-19, o si han estado en contacto con alguien infectado por el COVID-19.
    • Dígale al proveedor de servicios que:
      • Use una cubierta de tela para la cara si estará cerca (menos de 6 pies) de usted o de miembros de su hogar. Su cubierta de tela para la cara lo protege a usted en caso de que él esté infectado pero no tenga síntomas.
      • Pídale que se lave las manos con agua y jabón o, si no hay disponible, que use un desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol cuando ingresa a su casa, antes y después de ayudar a su hijo (al vestirlo, bañarlo/ducharlo, trasladarlo, llevarlo el baño/cambiarle los pañales, alimentarlo), al manipular pañuelos desechables y al cambiar las sábanas o lavar la ropa. Obtenga más información acerca del correcto lavado de manos.
    • Los proveedores de servicios y las familias deberían:
      • Limpiar y desinfectar los objetos y superficies que se tocan con frecuencia (mesones, mesas, manijas de las puertas, grifería del baño, inodoros, teléfonos, teclados, tabletas, mesas de noche), y equipos como sillas de ruedas, scooters, andadores, bastones, tanques y tubos de oxígeno, tableros de comunicación y otros dispositivos de asistencia. Remítase a las recomendaciones de los CDC sobre Cómo limpiar y desinfectar su casa.

Hacer que los niños entiendan y sigan las instrucciones, como mantener el distanciamiento social y usar una cubierta de tela para la cara, puede ser todo un reto si su hijo tiene discapacidades intelectuales, problemas sensoriales u otras necesidades de atención médica especiales.

  • Mantener a los niños en casa y refugiados en el lugar puede reducir el estrés generado por las recomendaciones de distanciamiento social y el uso de cubierta de tela para la cara. Recurra a la ayuda de otras personas para que realicen los mandados esenciales.
  • Las técnicas conductuales pueden utilizarse para abordar los retos del comportamiento y establecer nuevas rutinas. Incluyen historias sociales, modelado de vídeo, calendarios con figuras y ayudas visuales. Intente recompensar a su hijo con pequeños detalles como realizando su actividad favorita o dándole un gusto que no esté relacionado con la comida para ayudarlo a cambiar su rutina y seguir las recomendaciones.
  • Muchas de las organizaciones a las cuales recurre para obtener información y recibir apoyo respecto de la compleja afección crónica que tiene su hijo pueden contar con información en sus sitios web para ayudar a las familias a abordar problemas relacionados con el COVID-19.
  • Los terapeutas y/o maestros de su hijo también pueden tener recursos para ayudarlo a incorporar con éxito nuevas rutinas en la vida de su hijo.

Ayudar a niños con necesidades de atención médica especiales puede suponer una mayor presión y estrés para la familia, especialmente en situaciones de emergencia. Probablemente encuentre la manera de manejar el estrés y los retos específicos de su situación familiar. Es importante seguir utilizando los métodos para sobrellevar la situación de su familia, como recurrir a otros familiares, amigos, grupos de apoyo y organizaciones que anteriormente sirvieron de ayuda.

Vea información sobre las maneras de sobrellevar el estrés (como visitar parques, senderos o espacios abiertos) y fortalecer a su familia.
Si usted o un ser querido se siente abrumado y está teniendo sensaciones de tristeza, depresión o ansiedad, o siente necesidad de lastimarse o lastimar a otros:

Si su hijo con necesidades de atención médica especiales se enferma con síntomas del COVID-19, contacte al proveedor de atención médica de su hijo. Si su hijo tiene signos de advertencia de emergencia, como dificultad para respirar, dolor o presión en el pecho, confusión o dificultad para despertarse o color azulado en los los labios o la cara, llame al 911. Si cree que su hijo podría tener COVID-19, informe a la operadora para que el personal de respuesta a emergencias pueda prepararse adecuadamente para protegerse y proteger a los demás.

Notifique al proveedor de atención médica de su hijo si algún miembro de su hogar tiene COVID-19, para que pueda brindarle algún consejo específico para el cuidado de su hijo.

Vea más información si alguien en su casa tiene COVID-19 confirmado o COVID-19 presunto.

  • Llame al proveedor de atención médica de su hijo ante cualquier inquietud en relación con la afección médica de su hijo. Si necesita ayuda de emergencia, llame al 911.
  • Los departamentos de emergencias tienen planes de prevención para protegerlo a usted y a su hijo y evitar que se infecten por el COVID-19 en caso de que su hijo necesite recibir atención médica por afecciones que no están relacionadas con el COVID-19. No demore en solicitar atención de emergencia para la afección subyacente o afección compleja de su hijo por temor a exponerse al COVID-19 al visitar un entorno de atención médica.

Si el proveedor de atención médica de su hijo le indica que vaya al hospital por cualquier problema de salud, incluido el COVID-19:

  • Pídale al proveedor de atención médica que notifique su llegada al hospital y que comparta información importante que el hospital deberá conocer para poder atender a su hijo.
  • Las políticas de visitas pueden cambiar debido al COVID-19. Si la política del hospital donde se encuentra su hijo no permite que un adulto acompañe a un menor, pídale al proveedor de atención médica de su hijo una declaración donde explique que es necesaria la presencia de un familiar adulto para cuidar a su hijo.
  • Lleve sus planes de cuidados o cuaderno de emergencias además de un bolígrafo y papel para escribir las preguntas que tenga durante su estadía en el hospital.

Web Servicio Público de Empleo Estatal – SEPE

Preguntas Frecuentes para trabajadores

PREGUNTAS FRECUENTES PARA TRABAJADORES

A continuación encontrarás las principales preguntas frecuentes orientadas a trabajadores en relación con empleo, prestaciones por desempleo, trabajo y la situación excepcional del COVID-19.

SOLICITUD

He pedido cita virtual pero también envié mi solicitud por el sistema que han puesto en Internet. La cita previa me dio para mayo, la pre-solicitud la hice después, esperando que fuera más rápido el trámite. ¿No van a resolver hasta mayo y, entonces, cobraré como pronto en junio? ¿Tendré problemas por haber solicitado por los dos sitios?

Se le atenderá lo antes posible, poniéndose en contacto con usted un gestor, si hiciera falta para recabar alguna información. No se debe presentar la solicitud más de una vez porque eso solo serviría para que se colapsara el sistema, ya de por sí saturado.

Había pedido cita previa normal para ir a mi oficina de empleo antes del problema del Coronavirus. Me dieron cita para abril. ¿Me vale ese trámite y se van a poner en contacto conmigo o tengo que volver a pedir cita, pero ahora por el sistema virtual?

Si ya tenía cita previa asignada no tiene que solicitar una nueva ahora. Efectivamente, un gestor del SEPE se pondrá en contacto con usted vía telefónica o bien por correo electrónico, si disponemos de ese dato en nuestros registros.

Me dicen en mi empresa que, dado que estoy en un ERTE por lo del Coronavirus no tengo que pedir yo la prestación en el SEPE, que se ocupan ellos. ¿Eso es así, no tengo que solicitarla yo, solo autorizar a mi empresa a que pida la prestación por mí?

Efectivamente, será la empresa quien, a través de una solicitud colectiva, nos envíe la información de todos sus trabajadores afectados por el ERTE causado por la crisis económica del Covid-19.

Debido a las medidas del Gobierno del domingo 29 de marzo, a partir del lunes 30 no tengo que ir a trabajar. Se habla de permiso retribuido pero ¿tengo que solicitar algo ante el SEPE, inscribirme como demandante o algún otro trámite?

En esa situación usted continuará percibiendo su salario y, por tanto, no tiene que solicitar nada en el SEPE ni inscribirse como demandante de empleo. Su contrato de trabajo no se ve alterado por esta medida.

ACCESO A LA PRESTACIÓN

Como consecuencia del COVID-19, estoy afectado por un ERTE en mi empresa, en la que llevaba dos meses trabajando. No había trabajado anteriormente y, por tanto, no tengo cotizaciones previas. ¿Tendría derecho a acceder a la prestación por desempleo?

Sí, ya que se reconoce el derecho a la protección contributiva por desempleo a las personas afectadas por estos ERTEs aunque carezcan del período de ocupación cotizada mínimo para ello.

¿Los trabajadores temporales afectados por un ERTE como consecuencia del COVID-19 tienen también derecho a la prestación por desempleo?

Sí, tendrán derecho a la prestación contributiva por desempleo todos los trabajadores afectados por las medidas extraordinarias que estuvieran trabajando antes del día 18 de marzo de 2020, incluidos los temporales.

Soy trabajador afectado por un ERTE como consecuencia del COVID-19 en una empresa en la que trabajo a tiempo parcial y además tengo un contrato a tiempo completo en otra empresa. ¿Podría cobrar prestación por desempleo por lo que dejo de trabajar?

Dado que mantiene otro trabajo a tiempo completo se da una situación de incompatibilidad que no le permite acceder a las prestaciones por desempleo. No tendrá derecho a la prestación por desempleo mientras continúe esa situación.

Soy español, he trabajado menos de un año en Finlandia y en España nunca he trabajado. Me han despedido y me he vuelto a España. ¿Tendré derecho a paro aunque no tenga un año cotizado o eso es solo para los que trabajaron en España?

Usted no se encuentra en alguna de las situaciones previstas en el Real Decreto Ley 8/2020, por lo que no tendrá derecho a la prestación contributiva prevista en dicha norma. Infórmese sobre la posibilidad de acceder a la renta activa de inserción en www.sepe.es.

Estoy contratado a tiempo parcial por dos empresas. En una de ellas estamos en ERTE de suspensión por el COVID-19 desde el 24 de marzo. La otra empresa, que es de trabajos de limpieza, no va a suspender la actividad al considerarse esencial por lo que seguiré trabajando. ¿Puedo cobrar prestación por desempleo por lo que he dejado de trabajar?

Sí que puede acceder a la prestación por desempleo, pero de la cantidad a percibir se le descontará la parte proporcional al tiempo que trabaja en el contrato que mantiene.

Estoy dado de alta como trabajador autónomo en el RETA y además trabajo a tiempo parcial en una empresa que me ha incluido en un ERTE como consecuencia del COVID-19. ¿Tendría derecho a percibir la prestación por desempleo?

El trabajo por cuenta propia es incompatible con las prestaciones o subsidios por desempleo. Si se encontrara dado de alta como trabajador autónomo en la fecha en la que quede afectado por la medida o en la fecha en la que le nacería el derecho, no tendría derecho pues no se encontraría desempleado.

Trabajo en una empresa que me ha incluido en un ERTE por la crisis del coronavirus y además en el servicio doméstico. ¿Tengo derecho a acceder a la prestación por desempleo?

Podrá acceder a la prestación por desempleo por el contrato afectado por la suspensión o reducción de jornada siempre que el trabajo en el servicio doméstico sea a tiempo parcial. En ese caso se le deducirá del importe de la prestación la parte proporcional al tiempo trabajado en el contrato de empleados de hogar que mantiene.

Suspendí una prestación por desempleo porque empecé a trabajar hace tres meses en una empresa que ahora se ha acogido a un ERTE de suspensión por causa del Covid-19. ¿Tengo que reanudar mi prestación suspendida?

No tiene que reanudar su prestación, sino que podrá percibir una nueva durante el tiempo en que su contrato se encuentre suspendido por el Covid-19, sin consumir la anterior. Si en el futuro volviera a quedarse en desempleo, a fin de determinar su derecho, se actuará como si ahora no se le hubiera reconocido este. Podrá reanudar la prestación que en su día suspendió o, en su caso, solicitar una nueva.

Suspendí un subsidio hace seis meses porque empecé a trabajar por cuenta ajena en una empresa que ahora, a causa de Covid-19, me ha incluido en un ERTE. Como no tengo período suficiente para percibir una prestación contributiva, ¿tendría ahora que reanudar el mismo subsidio que tenía suspendido o iniciaré otro subsidio?

Se le reconocerá una prestación contributiva por desempleo, y la percibirá mientras se mantenga su contrato suspendido o reducida su jornada por esta causa. El subsidio interrumpido podrá reanudarlo cuando se vuelva a encontrar en situación legal de desempleo, salvo que entonces tenga derecho a una prestación contributiva.

Desde hace cinco meses estaba compatibilizando la RAI con un trabajo a tiempo parcial en una empresa que, como consecuencia de la crisis del coronavirus, me ha incluido en un ERTE. ¿Tengo derecho a cobrar la prestación contributiva?

Sí, dejará de cobrar la RAI a tiempo parcial y empezará a cobrar la prestación contributiva por desempleo durante el tiempo en que se encuentre afectado por la medida.

Mi empresa no ha hecho un ERTE sino que nos ha mandado a la calle a la mitad de los trabajadores, por lo del compromiso de los 6 meses. ¿Tendré derecho a paro si no tengo cotizado más que 8 meses?

La prestación regulada en el Real Decreto-Ley 8/2020 es extraordinaria y aplicable solo a personas que vean suspendido su trabajo o reducida su jornada a causa de un ERTE derivado del Covid-19. Si usted no se encuentra en este supuesto extraordinario deberá haber cotizado un mínimo de 360 días, en los 6 últimos años, para acceder a una prestación contributiva por desempleo. Sin embargo, es posible que pueda acceder a un subsidio por cotizaciones insuficientes.

TRABAJADORES FIJOS DISCONTINUOS

Tengo un contrato fijo discontinuo o para realizar trabajos fijos y periódicos que se repiten en fechas ciertas. Hasta junio no se tenía que interrumpir mi actividad, pero la empresa me comunicó el pasado 14 de marzo de 2020, la interrupción como consecuencia del impacto del coronavirus. Tengo más de 360 días cotizados. ¿Puedo cobrar el paro?

Si, podrá percibir la prestación contributiva por desempleo, y cuando vuelva a encontrarse desempleado involuntariamente y solicite la reanudación de la prestación que se le reconozca ahora, se le volverá a poner al cobro lo que se le haya pagado, con un máximo de 90 días, como si no lo hubiera percibido.

Tengo un contrato fijo discontinuo y me tenía que haber incorporado al trabajo el día 25 de marzo de 2020, pero la empresa me ha comunicado que, debido a la crisis del coronavirus, de momento no me puedo reincorporar. No tengo derecho al subsidio y el paro se me acabó el pasado día 20 de febrero. ¿Puedo cobrar un nuevo paro?

Si tiene periodo cotizado suficiente dentro de los seis años anteriores que no haya utilizado para el reconocimiento de un derecho anterior, puede cobrar de nuevo el paro. Solicite a la empresa la emisión de un certificado de empresa en el que haga constar la imposibilidad de reincorporación como consecuencia del coronavirus. Cuando vuelva a encontrarse desempleado involuntariamente, si solicita la reanudación de la prestación que se le reconozca ahora, se le volverá a poner al cobro lo que se le haya pagado, con un máximo de 90 días, como si no lo hubiera percibido.

Tengo un contrato fijo discontinuo o para realizar trabajos fijos y periódicos que se repiten en fechas ciertas. Me tenía que haber incorporado al trabajo el día 18 de marzo de 2020, pero la empresa me ha comunicado que, debido al coronavirus, de momento no me puedo reincorporar. Ahora estoy cobrando el paro. ¿Lo puedo seguir cobrando? Si se me acaba y aún no me puedo incorporar al trabajo, ¿puedo cobrar el subsidio?

Sí, puede continuar cobrando el paro. Para ello, solicite a su empresa un certificado de empresa en el que haga constar la imposibilidad de reincorporarse como consecuencia del coronavirus. Si agotara el paro y continuara por este motivo sin poder incorporarse a su puesto de trabajo, una vez cumplido el plazo de espera de un mes, podrá obtener el subsidio por desempleo, siempre que cumpla todos los requisitos para ello. Y, cuando vuelva a encontrarse desempleado involuntariamente se le volverá a poner al cobro lo que se le pague ahora, con un máximo de 90 días, como si no lo hubiera percibido.

Tengo un contrato de fijo discontinuo o para la realización de trabajos fijos y periódicos que se repiten en fechas ciertas. He estado de permiso de maternidad y me tenía que incorporar al trabajo el día 25 de marzo de 2020, pero la empresa me ha comunicado que, debido al coronavirus, de momento no me puedo reincorporar. ¿Puedo cobrar el paro?

Si tiene algún derecho a protección por desempleo suspendido o periodo cotizado al desempleo suficiente dentro de los seis años anteriores que no haya utilizado para el reconocimiento de un derecho anterior, solicite. Debe remitirse al SEPE el certificado de empresa en el que se haga constar la imposibilidad de reincorporación como consecuencia del coronavirus. Cuando vuelva a encontrarse desempleado involuntariamente, si solicita la reanudación de la prestación que se le reconozca ahora, se le volverá a poner al cobro lo que se le haya pagado, con un máximo de 90 días, como si no lo hubiera percibido.

COBRO

He sido incluido en un ERTE de reducción de jornada derivado de la crisis del coronavirus porque la empresa suspendió toda su actividad desde el día 16 de marzo al haber un contagiado. ¿Quién me va a pagar los días desde que dejé de trabajar hasta que se apruebe el ERTE?

Si la autoridad laboral constata dicho supuesto de fuerza mayor, percibirá prestación contributiva por desempleo desde el mismo día en que dejó de trabajar.

Como consecuencia de la crisis del coronavirus he sido incluido en un ERTE por mi empresa. ¿Hasta cuándo cobraré el paro?

Lo cobrará mientras dure la suspensión del contrato de trabajo o la reducción temporal de la jornada de trabajo.

Voy a ser incluido en un ERTE derivado de la crisis del coronavirus. ¿Desde qué fecha cobraré desempleo?

Desde el día siguiente a aquél en el que el empresario haya adoptado la decisión de suspenderle el contrato o reducirle la jornada, si la medida se adopta como consecuencia de causas económicas, técnicas, organizativas o de producción. Si la medida se adopta por concurrir fuerza mayor, y así se ha constatado por la autoridad laboral, cobrará el desempleo desde el día siguiente a aquél en el que haya tenido lugar el hecho causante de la fuerza mayor.

Voy a ser incluido en un ERTE por una empresa en la que llevo trabajando menos de 180 días. ¿Se tendrán en cuenta los trabajos anteriores para calcular la cuantía de la prestación?

No, su base reguladora será el promedio de las bases del periodo inferior a 180 días que ha trabajado al amparo de la relación laboral suspendida o reducida como consecuencia del COVID-19.

Mientras cobro la prestación por desempleo por ERTE por crisis Covid-19 ¿podría trabajar a tiempo parcial o completo en otra empresa? ¿Cómo afectaría esto a la cuantía que perciba de prestación?

En el supuesto de que empezara a trabajar a tiempo completo se suspendería la prestación contributiva por incompatibilidad. Si el trabajo que iniciara fuese a tiempo parcial, tendría posibilidad de compatibilizarlo, deduciendo de la cuantía a percibir la parte proporcional correspondiente a este nuevo trabajo.

Fui incluido en un ERTE de reducción de jornada por el coronavirus el día 20 de marzo, pero me han comunicado ahora que desde el lunes 30 de marzo se suspende toda la actividad de mi empresa. ¿Quién me va a pagar los días que no trabaje, el SEPE o la empresa?

Si por las horas que todavía trabajaba le conceden un permiso retribuido recuperable, será la empresa la responsable de abonarle el salario correspondiente a las mismas, y usted tendrá que recuperar esas horas de trabajo antes de finalizar el año. El SEPE le abonará las prestaciones que corresponden a las horas no trabajadas en aplicación de la reducción de jornada que le hicieron.

Esta web usa cookies propias que tienen una finalidad funcional y otras de terceros (tipo analytics) que permiten conocer sus hábitos de navegación para darles mejores servicios de información. Para continuar navegando, es importante que acepte su uso. Más información.

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    Broker honesto!

Like this post? Please share to your friends:
Opciones binarias para principiantes
Deja un comentario

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: