Invierte con éxito gracias a la regla del 120

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    Broker honesto!

Contents

Invierte con éxito gracias a la regla del 120

Si estás planteándote invertir en La Bolsa de cara al próximo año, déjanos darte una recomendación qué seguramente te ayudará a elegir mejor el tipo de inversiones que deberías realizar.

En este caso te servirá para saber las opciones que más te convienen según tu edad.

Glosario del contenido del artículo:

¿Qué es la regla del 120?

La regla del 120 es un concepto muy sencillo que enseguida te vamos a explicar y que seguramente pueda resultarte de mucha ayuda si no sabes por dónde empezar.

Básicamente se trata de una regla que te indicará en qué tipo de inversiones deberías invertir tu dinero en función de tu edad.

De este modo podrás saber hacia dónde dirigir tus ahorros y también podrás gestionar mucho mejor el riesgo en tus inversiones.

Si bien en las inversiones de productos de ahorro no hay reglas infalibles qué nos ayuden a diversificar de forma óptima las inversiones, sí qué tenemos reglas que nos pueden servir para saber qué productos elegir y hacia donde destinar ese dinero.

Si inviertes el capital en productos que se adapten a tus necesidades en función de tu edad tendrás más probabilidades de obtener unas inversiones estables y con buenos rendimientos.

¿Cómo funciona la regla del 120?

La regla del 120, como decíamos, sirve para ayudar a estructurar nuestros ahorros en función de la edad que tengamos. De este modo aprenderemos a invertir en aquellos activos qué merezcan la pena y realmente cumplan con las expectativas.

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    Broker honesto!

Para aplicar la regla en cuestión el ahorrador deberá de restar a 120 su edad, y obtendrá una cantidad en porcentaje, la cual tendrá que destinar a invertir en renta variable.

Si por ejemplo tienes 40 años de edad tendrás que colocar el 80% de tu capital para invertir en productos de inversión de alto riesgo. Y, lo que reste hasta el 100%, que sería un 20% tendrías que destinarlo a invertir en renta fija, o lo que es lo mismo, en productos de un menor riesgo.

De este modo se consigue repartir de una forma más adecuada el capital disponible entre los diferentes productos de inversión y de ahorro. Sin duda es una solución bastante útil.

En este caso, con la regla del 120 conseguiremos saber qué a mayor edad las decisiones de inversión deben incluir productos de menor riesgo y qué a menor edad las inversiones pueden ser más arriesgadas porque, en el caso de que no salga bien, tendrán más tiempo para recuperarse.

La regla 120 lo que pretende es ayudar a que todo el que quiera invertir sus ahorros pueda hacerlo en las inversiones más recomendables según su edad. Esto significa que a medida que la persona en cuestión cumpla años deberá de ajustar la estructura de inversión para adaptar las inversiones a su perfil.

Sí comienzas a invertir con 20 años estarás destinando el 100% de tu dinero a los productos de alto riesgo, pero cuando tengas 40 años, cómo decíamos, tendrás que invertir solo 80% y dejar el 20% restante para productos de menor riesgo

Por tanto, es muy importante que controles la evolución de tus inversiones a lo largo de los años y que ajustes tu perfil cuando sea necesario para seguir disfrutando de los mejores rendimientos, y sobre todo evitar los riesgos innecesarios.

Diversifica y ten en cuenta los factores de riesgo

Aunque la regla del 120 te ayudará a saber en qué porcentajes deberías destinar tu capital a productos de renta variable y renta fija, debes tener en cuenta que como tal tiene algunas limitaciones. Por ejemplo, esta regla no tiene en cuenta la situación del mercado.

Es importante que si quieres optimizar tus inversiones elijas los productos más adecuados y diversifiques todo lo que te sea posible. Asimismo, es fundamental que tengas en cuenta los factores de riesgo, cómo la volatilidad de los valores y que asumas los riesgos que puedan presentarse en cada momento de tu vida.

Utiliza la regla del 120 para saber cómo gestionar tu capital, y aprovecha todo el potencial de ahorro sin asumir demasiados riesgos. A menos que los rendimientos merezcan la pena.

La Bolsa y fondos de inversión

La regla del 120 es de gran ayuda, y una vez que hagas tus cálculos podrás saber cómo invertir tu dinero de la mejor forma posible. Sin embargo, una cosa es la teoría y otra la práctica, así que una vez que tengas el concepto claro es importante llevarlo a cabo con responsabilidad.

Si quieres invertir en fondos de inversión podrás encontrar muchas opciones qué ya vienen configuradas según tu perfil, y es que muchas entidades aplican esta teoría a sus fondos para ponérselo más fácil a aquellos que desean contratarlos.

De este modo, cómo ya vimos, sí eres más joven tendrás más capital en renta variable y cuando vayan pasando los años tendrás más capital en renta fija para asegurar la inversión.

Sí estabas pensando en invertir en Bolsa quizás la regla del 120 no sea suficiente, ya que ésta simplemente te ayudará a decidir qué cantidad de dinero del total puedes destinar a la renta variable, pero estará en ti buscando aquellas inversiones adecuadas y que te permitan obtener una mayor rentabilidad de la inversión.

Para probar sin riesgo podrías utilizar simuladores qué te permitan operar en los mercados, pero con saldo virtual. De esta manera podrías hacerte una idea mucho más clara de lo que podrías obtener sí decides realizar determinadas inversiones en el mercado real.

La importancia de adaptar las inversiones a tu edad

Con la regla del 120 hemos aprendido qué porcentaje del dinero debemos invertir en renta variable y qué porcentaje en renta fija en función de nuestra edad.

De hecho, esto es muy importante porque los riesgos implican errores y pérdidas potenciales, y en el caso de una persona de mayor edad el impacto de sufrir una pérdida es mucho mayor.

De ahí que los jóvenes puedan invertir un porcentaje mayor en productos de alto riesgo, pues en caso de perder tendrán más tiempo para recuperarse y además la renta variable ofrece una mayor rentabilidad, así que es lógico querer aprovecharse para obtener más rendimientos.

Mientras tanto, las personas de mayor edad tendrán más necesidad de ahorrar y necesitarán contar con productos de menor riesgo para proteger su inversión.

Por eso es tan importante adaptar las inversiones según nuestra edad, y la regla del 120 nos ayudará a hacerlo de la manera más práctica.

Mejores criptomonedas para invertir en 2020

Comenzamos un nuevo año y es momento de decidir en qué vamos a invertir nuestro dinero, sobre todo el capital que queramos invertir a largo plazo. Para operar a corto tenemos muchas alternativas y no hace falta pensárselo tanto porque más bien se trata de operar día a día.

Pero, como decíamos, si estás pensando en invertir a largo plazo y estás buscando alternativas para obtener beneficios cuando finalice el año, presta atención a las siguientes opciones.

Hay muchos productos e instrumentos de inversión pero en este caso, y cómo reza el título del post, lo que nos interesa trata sobre las criptomonedas.

Glosario del contenido del artículo:

En concreto de lo que vamos a hablarte hoy aquí es de las mejores criptomonedas para invertir en 2020.

Bueno, eso de las mejores es decir mucho. Pero al menos podemos ofrecerte algunas de las criptomonedas que los expertos creen que tendrán un buen comportamiento este año, y con las que si inviertes ahora podrás disfrutar de unos buenos rendimientos cuando éste acabe.

Brokers regulados y seguros para invertir en criptomonedas 2020

Bróker Crypto Características Abrir Cuenta
Invierte en 15+ Criptomonedas
Mínimo depósito de solo 10 euros
Regulado por CySEC licencia 247/14
Inversiones en Forex y CFDs
Abrir Cuenta
Leer Opinión
Broker regulado y seguro
Opciones binarias, Forex, CFD y criptomonedas
Cuenta demo gratis con 10.000$ de saldo
Deposito minimo de 5$
Abrir Cuenta
Leer Opinión
Robot de Forex recomendado
Robot 100% automatico y configurable
Invierte en criptomonedas, Forex y CFD
Brokers regulados y fiables
Robot automatico y proveedor de señales
Abrir Cuenta
Leer Opinión
ADVERTENCIA DE INVERSIÓN DE ALTO RIESGO: los CFD son instrumentos complejos y tienen un alto riesgo de perder el dinero rápidamente debido al apalancamiento. Entre el 73% y el 78,47% de las cuentas de inversores minoristas pierden el dinero al negociar CFDs. Debe considerar si entiende cómo funcionan los CFD y si puede permitirse el lujo de asumir el alto riesgo de perder su dinero.

Invertir en Bitcoin

Por muchos años que pasen Bitcoin sigue siendo la criptomoneda líder del mercado con una capitalización bursátil de 63 millones de dólares. Sin embargo, el año pasado no tuvo su mejor evolución, y su precio comenzó a caer y a caer hasta situarse en los 3.600 dólares que vale hoy.

Entonces, ¿es un buen momento para invertir en Bitcoin? Pues los más expertos opinan que el mercado poco a poco está volviendo a la normalidad y que el precio del Bitcoin, así como de otras criptomonedas que cayeron el año pasado, volverán a estabilizarse y subirán otra vez.

Así que, si estabas dudando sí invertir o no en Bitcoin este año te diríamos que sí, siempre y cuando puedas permitírtelo y tengas claro que como cualquier inversión implica un riesgo.

De todos modos Bitcoin no es la única criptomoneda del mercado, y es que tenemos más de 2.000 criptomonedas para elegir en el mercado.

Así que si te parece a continuación vamos a ofrecerte nuestras recomendaciones para invertir en 2020.

Invertir en Bitcoin Cash

Por lo pronto, también puedes invertir en Bitcoin Cash, que es una bifurcación de Bitcoin con tecnología similar y que suele evolucionar a la par que lo hace Bitcoin.

De este modo, al igual que se piensa que Bitcoin se recuperará al alza, invertir en Bitcoin Cash este año también puede ser una elección interesante.

Su capitalización de mercado es de 2 millones de dólares y su precio actual ronda los 130 dólares estadounidenses.

Invertir en Ripple

Si hay una alternativa interesante para invertir, ya sea en este año o el próximo, es Ripple.

El proyecto de Ripple es muy interesante, pues ofrece transacciones rápidas y con comisiones más bajas. De hecho a día de hoy es una alternativa real al sistema bancario tradicional, y en un futuro podría llegar a marcar la diferencia.

Su capitalización bursátil es de 13 millones, y hoy se posiciona como la segunda mejor criptomoneda por detrás del líder Bitcoin.

Su precio es muy económico y por solo 0,31 dólares nada más y podrás adquirir XRP para invertir en 2020.

Invertir en Ethereum

Para completar el podio tenemos Ethereum, en tercera posición con una capitalización bursátil de 12 millones de dólares.

El precio actual de Ethereum es de 118 dólares estadounidenses.

Ethereum surgió como alternativa a Bitcoin, su protocolo ofrecía una versión mejorada de la criptomoneda con el objetivo de superar las limitaciones en el lenguaje de programación. Su tecnología permite crear apps descentralizadas y contratos inteligentes.

Aunque el año pasado su precio descendió se estima que volverá a subir este año, así que si tienes la oportunidad de invertir en Ethereum te diríamos que lo hagas.

Invertir en EOS

Si Ethereum surgió con el propósito de mejorar la criptomoneda Bitcoin, ahora también tiene que enfrentarse a algunos rivales que ofrecen tecnología similar, como es el caso de EOS.

EOS también utiliza su tecnología para permitir a los desarrolladores crear apps descentralizadas y contratos inteligentes. Y está demostrando que tiene potencial.

De hecho, muchos hablan de EOS cómo el mayor rival de Ethereum, el cual ha conseguido situarse en quinta posición en el mercado con una capitalización de 2 millones de dólares.

Hoy puede ser el momento perfecto para invertir en EOS, pues tiene un valor de 2,44 dólares y está subiendo.

Su tendencia es alcista y estable, así que es muy probable que EOS te pueda proporcionar los beneficios que estás buscando al invertir en criptomonedas este 2020.

Invertir en Litecoin

Litecoin es otra criptomoneda en la que puedes invertir tu dinero este año.

Esta criptomoneda surgió también como alternativa para efectuar pagos P2P a través de la red y es compatible con Bitcoin API, por lo que es fácil integrar las apps que ofrecen apoyo Bitcoin.

Según los analistas se está apreciando mucho más rápido que otras criptomonedas, incluso más rápido que esta última.

Ahora tiene un precio asequible de 31 dólares, así que es el momento perfecto para invertir sí quieres obtener rendimientos al final del año.

Invertir en TRON

TRON tiene mucho potencial y por eso te invitamos a que tengas en cuenta esta criptomoneda para invertir este año. Además, TRON ha generado expectativas sobre el funcionamiento de su red, que ofrece contenido digital.

No hay duda de que el futuro de TRON es bastante prometedor así que invertir ahora puede convertirse en la mejor decisión.

Con una capitalización de mercado de 1 millón 700 mil dólares, TRON ha crecido mucho y hoy se posiciona entre las diez mejores criptomonedas del mercado.

Además, el precio es una de las razones por las que te recomendamos invertir, ya que no te costará prácticamente nada, solo 0,02 dólares, y las expectativas de crecimiento son muy altas para este año.

Invertir en Zcash

Zcash tampoco está entre las diez mejores, ni entre las veinte mejores. Zcash está en el puesto número 22 en cuanto a capitalización bursátil con 300 mil dólares.

Sin embargo, es una opción muy interesante para invertir este año que comienza.

Lo más destacable de Zcash es que ofrece un sistema de pago más anónimo que el que puede ofrecernos Bitcoin, y esto resulta muy interesante para muchos.

Al igual que Bitcoin también utiliza un sistema de claves pública/privada para la administración de las carteras electrónicas y las transacciones, y se estima un volumen máximo de dinero en circulación de 21 millones.

Hoy puedes invertir en Zcash desde sólo 52,96 dólares estadounidenses.

Invertir en Dash

Invertir en las criptomonedas con mayor capitalización de mercado suele gustarnos porque nos da cierta seguridad.

Pero no hay que olvidar otras criptomonedas que aunque su capitalización bursátil sea menor pueden sorprendernos durante el 2020.

Dash sería un ejemplo. Esta criptomoneda tiene una capitalización de 600 mil dólares y un coste de 72 dólares estadounidenses. A destacar de esta criptomoneda es que su red tiene dos niveles, a diferencia de Bitcoin que solo tiene un nivel.

En este caso Dash está compuesta por un nivel donde los mineros extraen los tokens y otro nivel en el que unos nodos maestros se encargan de realizar diferentes tareas de gestión en la plataforma y otras tareas complejas.

Invertir en OmiseGO

Similar a Ripple, aunque salvando las distancias, con OmiseGO se pretende cambiar la industria bancaria, aunque en este caso del sudeste asiático.

Sus creadores quieren proporcionar una red para realizar pagos rápidos y con bajos costes por transacción.

Aprovechando que prácticamente el 75% de la población de esa zona geográfica no tiene una cuenta bancaria tradicional, OmiseGO cree que es una buena oportunidad para hacerse notar.

Así que, si quieres apostar por una criptomoneda que de verdad tiene potencial y que puede sorprendernos en el futuro, no te lo pienses mucho y haz tu inversión en OmiseGO.

Su capitalización actual es de casi 200 mil dólares, y está al alza. Su precio es de 1,29 dólares.

Invertir en Qtum

Aunque no es tan popular para el público en general sí que se trata de una criptomoneda muy conocida en China y la posibilidad de destacar en el mercado de criptomonedas en un futuro es bastante probable.

A principios de 2020 la criptomoneda valía unos 60 dólares, pero hoy solo cotiza a 2,06 dólares así que quizás sea el momento de comprar esperando que vuelva a subir y nos proporcione ganancias a lo largo de este año.

Invierte con éxito gracias a la regla del 120

Hoy te voy a enseñar cómo hacer fotos de la Luna verdaderamente legendarias.

En realidad, te voy a enseñar las mismas técnicas que he usado para capturar con éxito 14 tipos de fotos de la Luna, como por ejemplo.

  • La Luna iluminada con luz cenicienta (la luz del Sol reflejada por la Tierra) es muy especial porque es el reflejo de un reflejo: el reflejo de la Tierra reflejado sobre la superficie de la Luna.
  • La Luna Llena, origen de cuentos y leyendas, es un momento que te cautiva y puede llegar a hipnotizar tu cámara. Cuidado porque hacerle fotos es adictivo.
  • La Superluna, que últimamente se ha puesto tan de moda, es algo más grande de lo normal. Y con un poco de habilidad, puedes conseguir que parezca aún mayor.
  • Siluetas de Luna. A veces la Luna te puede servir de escenario para crear un bonito espectáculo: el de una o varias siluetas paseándose por delante de ella. Y de tu cámara.
  • La Luna parcialmente eclipsada. Durante un eclipse parcial la Luna se vuelve tímida y se esconde, en parte, detrás de la sombra de la Tierra.
  • La Luna de Sangre, cuando la Luna se tiñe de un color rojizo. Es un momento increíble que ocurre durante la fase de totalidad de un eclipse lunar y que no te puedes perder.

Y ya sea una Luna enorme alineada con tu sujeto favorito o una Luna pequeña como un punto junto con un paisaje espectacular.

Cuando hayas leído esta guía, podrás fotografiar con éxito todos los tipos de Lunas que te acabo de enumerar (y muchas más) en cualquier tamaño, posición y ubicación que imagines.

Aquí encontrarás todo lo que necesitas.

Un calendario lunar con todas las fechas clave, ejemplos de fotos para inspirarte, cómo utilizar PhotoPills para planificar tus ideas fotográficas, todo el equipo que vas a necesitar y cómo fotografiar cada tipo de Luna paso a paso.

Así que prepárate para crear imágenes como la que sirve de portada a este artículo o las que encontrarás en la sección 2.

«Apunta hacia la Luna; puede que llegues ahí.» – Buzz Aldrin

¡Consigue gratis este ebook!

¡Consigue gratis este ebook!

Fotografía de Luna: La Guía Definitiva

Contenido

1. Calendario lunar 2020 (con eclipses y Superlunas)

Fecha Evento
10-11 enero Eclipse penumbral de Luna, Luna Llena
24 enero Luna Nueva
9 febrero Luna Llena
23 febrero Luna Nueva
9 marzo Luna Llena, Superluna
24 marzo Luna Nueva
8 abril Luna Llena, Superluna
23 abril Luna Nueva
7 mayo Luna Llena
22 mayo Luna Nueva
5-6 junio Eclipse penumbral de Luna, Luna Llena
21 junio Luna Nueva
4-5 julio Eclipse penumbral de Luna, Luna Llena
20 julio Luna Nueva
3 agosto Luna Llena
19 agosto Luna Nueva
2 septiembre Luna Llena
17 septiembre Luna Nueva
1 octubre Luna Llena
16 octubre Luna Nueva
31 octubre Luna Llena, Luna Azul
15 noviembre Luna Nueva
29-30 noviembre Eclipse penumbral de Luna, Luna Llena
14 diciembre Luna Nueva
30 diciembre Luna Llena

En el calendario tienes las fechas de los eventos lunares que no debes dejar de fotografiar (Lunas Llenas, eclipses lunares y Superlunas). Incluso encontrarás las fechas de las Lunas Nuevas si te gusta la fotografía de Vía Láctea.

Luna Llena

La noche de Luna Llena es un momento mágico que ocurre cada mes. Su luz ilumina todo y durante la salida o la puesta cambia de color dependiendo de la luz natural que haya en la escena. En 2020 hay 12 Lunas Llenas, así es que no te van a faltar oportunidades.

Aunque el mejor momento para fotografiarla no siempre es la fecha en la ocurre la Luna Llena. Todo va a depender de la idea de foto que tengas y de la luz natural que quieras en la escena. En la sección 5, te enseñaré cómo tienes que utilizar PhotoPills para planificar la Luna y comprobar la luz natural que tendrás en el momento de la foto.

Superluna

Una Superluna se produce cuando coincide que la Luna Llena pasa por el perigeo o muy cerca de él. El perigeo es el punto de la órbita lunar más cercano a la Tierra.

Además, el año 2020 es convencional con 2 Superlunas. La próxima vez que haya 3 Superlunas en un año será en 2028.

Luna Azul

Una Luna Azul es la segunda Luna Llena que ocurre en el mismo mes o la tercera de 4 Lunas Llenas en una sola estación. Esto último ocurre el 31/10/2020. La próxima vez que haya 2 Lunas Llenas en el mismo mes será agosto 2023 y la Luna Azul será el 31/08/2023.

Eclipse lunar y Luna de Sangre

Un eclipse lunar ocurre cuando la Tierra se mueve entre el Sol y la Luna, tapando los rayos del Sol y proyectando su sombra sobre la Luna.

Existen 3 tipos de eclipses lunares: total, parcial y penumbral. Si quieres saber más sobre los tipos de eclipses lunares y sus fases, lo mejor es que le eches un vistazo a nuestra superguía de eclipses lunares.

De todos los fenómenos que ocurren durante un eclipse lunar, el más espectacular y el más interesante de fotografiar es el de la Luna de Sangre. La intensidad y el color de la Luna dependen de las condiciones atmosféricas de la Tierra durante el eclipse, pero conseguirás resultados espectaculares.

Siempre ocurre durante la fase de totalidad de un eclipse lunar total.

En 2020, hay 4 eclipses penumbrales lunares: 10-11 de enero, 5-6 de junio, 4-5 de julio y 29-30 de noviembre.

Luna Cenicienta

En realidad, más que Luna Cenicienta, debería decir Luna con luz cenicienta.

Es un fenómeno que puedes observar y capturar fácilmente con tu cámara. Ocurre pocos días antes o después de la Luna Nueva, en la zona oscura de la cara visible de la Luna.

En realidad esa zona no está directamente iluminada por el Sol. Esa luz es el resultado de la luz solar que refleja la Tierra y que ilumina (indirectamente) esa parte de la Luna.

Desde el punto de vista fotográfico, es un fenómeno muy interesante. Puedes mostrar una parte delgada de la Luna perfectamente iluminada y la otra, hasta completar el círculo, iluminada mucho más tenuemente.

Luna Nueva

«Toni, ¿la Luna Nueva? ¿En serio? ¿Qué interés tiene que no haya Luna en el cielo si lo que quiero es fotografiarla?»

¡Claro que la Luna nueva tiene interés!

Si no fuera así, no la mencionaría en esta guía.

¿Qué disciplina fotográfica no necesita luz? O mejor dicho, ¿en cuál puede molestar la luz de la Luna?

En fotografía nocturna.

Así es que si quieres fotografiar la Vía Láctea o capturar rastros de estrellas, lo mejor es evitar la luz de la Luna.

En realidad, no es imprescindible esperar a que haya Luna Nueva. Puedes capturar la Vía Láctea cuando la Luna esté debajo del horizonte o incluso por encima. A veces puedes usar la luz de la Luna para iluminar el primer plano. Todo depende de la foto que hayas imaginado.

Pero si estás empezando a hacer fotos por la noche, te sugiero que hagas tus primeras fotos de la Vía Láctea la noche de Luna Nueva o incluso un par de noches antes o después.

En 2020 hay 12 Lunas Nuevas, aunque dependiendo de dónde estés, no siempre podrás capturar el Centro Galáctico.

Toda la información al alcance de tu mano

Si eres uno de los nuestros (utilizas PhotoPills) podrás disponer de toda la información que necesitas en unos segundos.

Para averiguar las fechas de las Luna Llenas, las Superlunas, las Lunas Azules y las Lunas Nuevas, usa la píldora Luna.

Abre PhotoPills y pulsa en Luna (Menú Píldoras). Después, pulsa el botón Calendario que encontrarás en la parte inferior de la pantalla.

En el calendario,

  • La fecha actual está marcada con un círculo azul.
  • Las fechas de Luna Nueva tienen debajo un círculo blanco.
  • Las fechas de Luna Llena tienen debajo un punto blanco.
  • Las fechas de Superluna están marcadas con un círculo amarillo.

Si quieres información concreta de la Luna para una fecha determinada y una localización determinada puedes consultar 2 de los paneles superiores del Planificador (los paneles que están justo encima del mapa).

Para ello, abre PhotoPills, pulsa en Planificador (Menú Píldoras), coloca el Pin Rojo en la localización que quieras (aprende a mover el Pin Rojo con este vídeo) y selecciona la fecha con la Barra de tiempo que está debajo del mapa.

  • En el Panel 3 puedes ver la fase lunar, además de las coordenadas (azimut y elevación) del centro del Sol y de la Luna.
  • En el Panel 4 puedes ver cuándo sale o se pone la Luna (y el Sol). Además el icono de la Luna que ves en la parte superior te muestra la fase lunar y cómo verías la Luna teniendo en cuenta la fecha, hora y ubicación seleccionadas (posición del Pin Rojo). Si pulsas el icono de la Luna, el tiempo saltará a la próxima fase lunar importante. Si das dos toques sobre el icono de la Luna, el tiempo saltará a la fase lunar anterior.

Por otro lado, para averiguar las fechas y las horas de los eclipses lunares, consulta los 2 paneles de eclipse del Planificador. Para ello, abre PhotoPills, pulsa en Planificador (Menú Píldoras) y desliza los paneles que hay sobre el mapa:

En el Panel 9 puedes seleccionar el eclipse lunar (y solar) que prefieras y que toda la información aparezca en el mapa. Simplemente pulsa el botón que está sobre el panel para acceder al calendario. También puedes acceder a él pulsando el botón Configuración del mapa, situado al lado del botón (+). Y después pulsando en la capa Eclipse. En el Panel 10 puedes ver la hora de todas las fases de ese eclipse en concreto para la posición del Pin Rojo.

El Planificador es clave. Va a ser la herramienta que vas a utilizar para planificar tus fotos de Luna hasta el último detalle. Te explicaré cómo utilizarlo en la sección 5.

Ahora ya sabes las fechas de las Lunas que merece la pena fotografiar. Pero antes de que elijas una de ellas y te pongas a planificar como un loco, cierra los ojos y deja volar tu imaginación.

La idea es lo primero. y hay mucho por decidir ;)

¿Con qué sujeto la vas a fotografiar?

¿Cuán grande quieres que sea la Luna en la foto?

¿Con qué luz natural?

Las posibilidades son infinitas ;)

Echa un ojo a las fotografías de la siguiente sección. Puede que alguna te sirva de inspiración para crear (y planificar) tus propias ideas fotográficas con la Luna.

2. 14 fotos de la Luna que te hechizarán

Antes de que puedas empezar a planificar (sección 5) y fotografiar (sección 7) la Luna, tienes que saber qué foto quieres hacer.

Recuerda que lo primero siempre es la idea. Esa chispa que salta en tu imaginación y que hace que se ponga en marcha la maquinaria.

Y qué mejor forma de inspirarte y de ayudarte a que surjan un montón de ideas que ver los tipos de fotos de Luna que puedes capturar.

Casi se me olvida decirte que todas estas fotos fueron planificadas con PhotoPills ;)

Luna con luz cenicienta (1)

Lo reconozco: fotografiar la Luna con luz cenicienta me encanta.

Y si además tengo la suerte de poder combinarla con las estrellas y un faro, puedo estar seguro de que esa noche vuelvo a casa con una foto que me enamora.

Silueta (2)

Me encanta cuando puedo usar la Luna como telón de fondo y combinarla mágicamente con las personas.

En este caso decidí reunir a un grupo de músicos y alinearlos de espaldas a la Luna. En cuanto la Luna empezó a salir, les pedí que levantaran sus instrumentos para que formaran parte de la silueta y de la historia.

Formaciones rocosas (3)

Las rocas, con el paso del tiempo y el efecto de la erosión, adoptan las formas más inverosímiles. Como ésta que puedes ver en la fotografía anterior, conocida por los menorquines como «Sa punta de s’Elefant» o «La punta del Elefante» en castellano.

Con un regalo así de la naturaleza era casi una obligación para mí encontrar una composición en la que La punta del Elefante, Rafael (más conocido como el Bardo) y por supuesto la Luna, contaran una historia legendaria.

Reflejos (4)

Islandia es la tierra del fuego. y del hielo.

Así es que en esta foto el gran protagonista es este bloque de hielo imponente cuya forma y textura resalta sobre todo lo demás.

Sin embargo, hay otro elemento que llama la atención irremediablemente: la Luna. Y es que a pesar de estar al fondo y de su diminuto tamaño, su luminosidad, su tono naranja y el reflejo en el agua son tremendamente hipnóticos.

Panorámica (5)

A veces, sobre todo cuando estás frente a un paisaje de montaña, es difícil abarcar todo en un único encuadre.

Afortunadamente, siempre cabe la opción de hacer una panorámica en la que cada elemento ocupe su lugar. En este caso, quería que las montañas, las nubes y la Luna tuvieran cada una su espacio.

En hora dorada (6)

Fotografiar la Luna en hora dorada es un reto.

Sin embargo, cuando lo consigues, los resultados pueden ser tan espectaculares como los que ves en esta foto. La Luna de un amarillo intenso, resalta entre los rosas y naranjas del cielo como si fuera una bola de fuego.

En soledad (7)

A veces lo más sencillo es lo más efectivo.

¿Para qué quieres más cuando el resto sobra?

Eclipse parcial de Luna (8)

Conforme el eclipse va avanzando, la sombra que proyecta la Tierra cubre poco a poco la superficie lunar. Es como si la Luna quisiera jugar al escondite.

Y aunque la Luna en sí misma es lo suficientemente interesante como para capturarla en solitario, combinar un evento de estas características con un sujeto interesante hace que la foto sea mucho más potente.

Composite de un eclipse de Luna con paisaje (9)

Una fantástica alternativa a la foto anterior es encontrar un paisaje (de naturaleza o urbano) e ir capturando el eclipse durante todas sus fases.

Luego, como si fuera un puzzle, pones todas las piezas juntas. et voilà!

Eclipse total de Luna o Luna de Sangre (10)

Durante el eclipse total de Luna se produce mi fase favorita: la totalidad, ese breve instante en que la sombra de la Tierra cubre la Luna por completo.

En ese momento, ella (no sé muy bien si involuntariamente o por capricho) decide vestirse de rojo y ponerse de gala.

Composite de las fases de un eclipse lunar (11)

Y si además de fotografiar la Luna de Sangre, capturas pacientemente todas las fases del eclipse total de Luna puedes hacer un precioso composite como este.

Alineada con una calle de tu ciudad (12)

Inicialmente, esta foto iba a ser el resultado de una plácida sesión entre la amazona, su caballo, la Luna y yo. La idea era alinear la Luna con la avenida y que los modelos se colocaran al fondo para ejecutar la acrobacia.

Pero cuando haces una sesión fotográfica a altas horas de la mañana, corres el riesgo de cruzarte con todo tipo de criaturas de la noche. Como las dos chicas que aparecen desenfocadas y que, en un ligero estado de embriaguez, decidieron que la foto que tenía en mente no era posible y que les estaba tomando el pelo.

Atrapada (13)

Usa cualquier forma natural que te encuentres en tu entorno. Será el marco perfecto para que la Luna sea al mismo tiempo protagonista y prisionera.

Silhouette video (14)

Grabar este vídeo no fue fácil.

Primero, nos reunimos para escribir el guión. Después, tuvimos que planificarla y poner en marcha la logística. Por último, confiar en que el tiempo nos respetara y llevar a cabo el rodaje.

Como verás, el resultado habla por sí mismo.

Si tú también quieres crear tu propio vídeo de siluetas, te recomiendo que estudies atentamente nuestra guía sobre cómo crear vídeos de siluetas de Luna paso a paso.

Fotos de PhotoPillers (15) [bonus track]

Por último, inspírate con todas las fotos de Luna que los PhotoPillers han imaginado, planificado y capturado por todo el mundo. Y que comparten con nosotros a través de los PhotoPills Awards.

Las encontrarás en nuestra cuenta de Instagram (¡síguenos!) y dentro de la app PhotoPills (Menú Mi Material > Awards).

Y ahora que tienes un montón de ideas de las que inspirarte, vamos con la siguiente parte del plan: encontrar la localización perfecta.

¡Manos a la obra!

3. Encuentra la localización perfecta

Toda planificación empieza por el mismo sitio. ¡Por el principio! :P

Bromas aparte, ese principio siempre es la localización.

La localización es clave. Es el escenario en el que se va a desarrollar la acción: el evento que estás esperando y el momento en que lo capturarás.

Y cuanto más alucinante y espectacular sea ese escenario, más sorprendente será tu foto de Luna. De ahí que lo ideal sea que encuentres la localización perfecta.

Y para ser perfecta para fotografiar la Luna, esa localización debe tener.

Un sujeto interesante (1)

Mezclar un paisaje espectacular con un punto de interés que te sirva de sujeto siempre es una combinación ganadora.

De esta forma te resultará muy fácil vincular el paisaje (escenario), el punto de interés (sujeto) y el cielo (Luna). Así, contarás la historia que quieres contar y de la forma en que tú quieras.

Incluye uno o varios puntos de interés

Yo siempre soy partidario de las composiciones sencillas. Por regla general, cuantos menos elementos incluyas en el encuadre, más fácil le resultará al espectador entender la historia y las sensaciones que transmite la foto. Por eso me gusta incluir un sólo sujeto.

Pero eso no significa que no puedas incluir uno o más sujetos en tu composición. En realidad, todo depende de la localización, el encuadre y cómo quieras contar la historia.

«Toni, ¿qué puedo utilizar como sujeto?»

El sujeto de tu fotografía puede ser una roca, un árbol, un faro, un edificio, una construcción antigua.

¡Los límites los pone tu imaginación!

Investiga usando todas las fuentes de información disponibles

«¿Y cómo encuentro ese punto de interés?»

Una de las principales tareas durante la planificación es la investigación. Eso significa que tienes que pasar el tiempo que haga falta buscando hasta que encuentres lo que necesitas.

Y para ello, te sugiero que uses cualquier fuente de información disponible.

  • Ver fotos de otros fotógrafos es la mejor fuente de inspiración. Puedes consultar Instagram, Flickr, 500px y Google Images.
  • Aprovecha localizaciones hayan descubierto y explorado otros fotógrafos. Existen comunidades, como Locationscout y ShotHotspot, en las que se comparte esta información.
  • Estudia a conciencia publicaciones como guías de viaje (Lonely Planet), revistas de viaje (National Geographic, Maptia y Landscape Stories) y la sección de fotografía de periódicos como la de The Atlantic.
  • Busca en las galerías de las páginas web de tus fotógrafos favoritos. Un buen ejemplo son las páginas web de los PhotoPills Masters que participan en el PhotoPills Camp.
  • La Wikipedia y sus listas de lugares interesantes es una fuente de información inagotable. ¿Estás buscando faros? Teclea en Google «lista faros Wikipedia» y analiza los resultados.
  • Pregunta a los locales, son los que mejor conocen la zona y quienes te podrán dar buenos consejos.
  • Los libros también te pueden servir de ayuda para conocer la historia local y la biodiversidad natural de una zona o de una localidad.
  • No dejes de visitar el Ayuntamiento o la oficina de turismo de esa ciudad o pueblo. Seguro que te llevas una sorpresa.
  • Y por último, lo más importante, lánzate a explorar el territorio. Muchas veces es el método más efectivo :)
Busca un sujeto ligeramente elevado

Lo ideal es que tu sujeto esté ligeramente elevado con respecto al horizonte. Puede estar encima de una colina, por ejemplo.

Aunque no es imprescindible, con ello consigues:

  • Evitar las nubes que pueda haber en el horizonte (y correr el riesgo de que oculten la Luna).
  • Tener un cielo más limpio detrás del sujeto. Es decir, que haya menos partículas que turben el fondo.
  • Capturar más detalle en la Luna.
  • Evitar que cualquier otro elemento bloquee visualmente el sujeto.

Una vez que tengas una localización potencial con un sujeto interesante, es muy fácil comprobar si éste está ligeramente elevado o no.

Tan sólo tienes que usar el Panel 2 del Planificador de PhotoPills. ;)

Coloca el Pin Rojo en la posición de disparo y pulsa el botón que hay sobre el Panel 2. Un Pin Negro aparecerá sobre el mapa. Ahora sólo tienes que colocar este pin sobre la colina para poder observar la diferencia de altura del terreno con respecto a la posición del Pin Rojo.

Mucho espacio para moverte (2)

Parece una tontería, pero no lo es.

Es más, para que la localización sea perfecta es imprescindible que haya espacio suficiente para que te puedas mover.

Fotografiar con éxito la Luna, sobre todo si quieres alinearla con tu sujeto o que esté en una posición concreta con respecto a él, requiere mucha precisión. Un pequeño fallo de un par de metros y ¡zas! La foto que hagas ya no será la misma que habías planificado.

Por eso el espacio es tan importante. Para que puedas corregir tu posición rápidamente si en el momento del disparo te das cuenta de que la composición no es la que habías imaginado y planificado (sección 5). De esta forma tendrás margen de maniobra suficiente para recomponer la foto.

Además, recuerda que la Luna se mueve mucho más rápido de lo que parece. Así es que un par de minutos pueden ser vitales.

Por otra parte, cuanto más espacio tengas, más puntos de disparo tendrás. Esto multiplica tus opciones compositivas.

Por último, ten en cuenta que Luna siempre sale por el este y se pone por el oeste. Pero cada día lo hace en una dirección (azimut) diferente, por lo que tendrás que ir ajustando el punto de disparo dependiendo de la fecha y la hora a la que ocurra el momento que has imaginado.

Imagina que quieres una Luna Llena saliendo por detrás de un faro. El hecho de tener espacio para moverte puede ayudarte a incluso conseguir la alineación que quieras cada mes del año :P

Alternativas para poder fotografiar al este o al oeste (3)

Como te decía en el apartado anterior, la Luna se comporta de la misma manera que el Sol: sale por el este y se pone por el oeste.

Durante tu investigación, busca localizaciones con paisajes (de naturaleza o urbanos) espectaculares orientados al

  • Este si quieres fotografiar una salida de Luna.
  • Oeste si prefieres capturar una puesta de Luna.

De esta forma, aunque esa localización no te permita moverte mucho, podrás alinear la Luna con algo interesante.

Veamos un ejemplo.

Supón que quieres alinear la Luna con una calle de tu ciudad. En el siguiente vídeo, Rafael (mundialmente conocido como el Bardo) te enseñará cómo alinear la Luna con una calle de Manhattan (Nueva York, EE. UU.).

Margen suficiente para alejarte del sujeto (4)

Otro punto que tienes que tener en cuenta a la hora de buscar una localización perfecta es que cuanto más lejos estés del sujeto más grande va a ser la Luna comparada con éste.

No te preocupes, no es difícil de entender. Además, te lo voy a explicar con todo lujo de detalles en la siguiente sección.

Esto es clave a la hora de planificar tu foto y trabajar tu composición. Piensa que si tienes mucha flexibilidad para elegir la distancia de disparo, podrás decidir con más libertad el tamaño de la Luna con respecto al de tu sujeto.

Es decir, ¿cómo quieres que sea la Luna? ¿Pequeña? ¿Enorme?

¿Y tu sujeto con respecto a ella? ¿Mediano? ¿Minúsculo?

¡Es cuestión de gustos! ;)

Ya sabes qué tiene que tener una localización para ser un sitio ideal que te permita capturar la foto que quieres.

Pero no te precipites porque antes de coger PhotoPills y empezar a planificar en esa localización idílica hay algo más que tienes que saber.

4. Las 5 cosas esenciales que debes saber antes de planificar la Luna

Has puesto todo tu empeño en imaginar una foto única y una historia que llevas tiempo queriendo contar.

Has pasado horas buscando, leyendo e investigando hasta encontrar la localización perfecta que te sirva de escenario para capturar esa imagen con la Luna que no te puedes quitar de la cabeza.

Y ahora, estás listo para coger PhotoPills, planificar la foto hasta el último detalle para que el día de la captura todo vaya sobre ruedas.

Antes de eso déjame que te cuente un par de cosas. O para ser más exacto, las 5 cosas esenciales que debes saber antes de planificar cualquier foto de Luna.

El punto de disparo determina el tamaño de la Luna con respecto al del sujeto (1)

Siempre que doy un taller sobre fotografía de Luna, me gusta hacer esta pregunta:

«¿Alguien sabe cómo se consigue una Luna enorme respecto al sujeto?»

Y en cada taller, invariablemente, algún estudiante responde que eso es algo que depende de la distancia focal que uses al hacer la foto.

«¡Pues claro Toni! Es que es así, depende de la distancia focal.»

Quítate eso ya de la cabeza.

En realidad, es la distancia entre el punto de disparo y el sujeto la que determina el tamaño de la Luna con respecto al del sujeto.

Y esto es así por el diámetro angular de la Luna.

Qué es el diámetro angular de la Luna

El diámetro angular de la Luna no es más que el diámetro de la Luna medido en ángulo.

«¿Y cómo puedo averiguar el diámetro angular de la Luna?»

Abre PhotoPills y pulsa en Luna (Menú Píldoras). Por defecto, la información que aparece corresponde a tu ubicación actual (según el GPS del móvil) y a la fecha y hora presentes.

Si deslizas la pantalla hacia abajo, verás que el diámetro angular de la Luna aparece casi al final.

Si quieres cambiar la ubicación y/o la fecha y/o la hora, pulsa en Configuración (esquina superior derecha). En la nueva pantalla, puedes cambiar:

  • La ubicación pulsando en Posición. Desliza el botón Autodetectar para desbloquear el resto de la pantalla. Puedes usar
    • La caja de búsqueda si quieres teclear una dirección.
    • La opción de coordenadas si conoces la latitud y longitud.
  • La fecha pulsando en Fecha. Desliza el botón Fecha y hora actual para desbloquear el resto de la pantalla. Pulsa
    • Fecha para cambiar la fecha.
    • Hora para cambiar la hora.
  • También puedes determinar si quieres que PhotoPills detecte automáticamente la zona horaria o no.

Y ahora, vamos al quid de la cuestión. :)

Cómo determinar la distancia entre el punto de disparo y el sujeto para conseguir una Luna de un determinado tamaño

Recuerda que quieres una Luna de un determinado tamaño con respecto al sujeto. Y para ello necesitas saber a qué distancia te tienes que colocar de tu sujeto para conseguirlo.

Es decir, a qué distancia tiene que estar el Pin Rojo (punto de disparo) del sujeto.

Hasta aquí bien ¿no?

Bien, pues la respuesta a tu duda la encontrarás resolviendo la siguiente ecuación:

Distancia de disparo = Diámetro de la Luna / [2 × tangente(Diámetro angular de la Luna/2)]

Aquí, el diámetro de la Luna es el tamaño que quieres que tenga la Luna en metros, por ejemplo.

Imagina que has encontrado una localización estupenda en medio de Menorca (España) y quieres fotografiar la Luna saliendo por detrás de una barraca. Una barraca es un edificio antiguo que usaban los pastores para guardar las ovejas.

Y además, quieres que la Luna no sólo esté por detrás de la barraca sino también perfectamente alineada con ella. Tal que así:

Si te fijas, el ancho de la barraca es de 10 metros. Por lo que sería genial si la Luna tuviera un tamaño de 10 metros de diámetro.

Y ahora, supón que el diámetro angular de la Luna es de 0,556º.

Es un número que he cogido al azar para este ejemplo. Pero si necesitas saber el diámetro angular de la Luna para una localización y una fecha determinada, consulta la píldora Luna.

El resultado de la ecuación sería el siguiente:

Distancia de disparo = Diámetro de la Luna / [2 × tangente(Diámetro angular de la Luna/2)]

Distancia de disparo = Diámetro de la Luna / 0,0097

Distancia de disparo = Diámetro de la Luna × 103,05

1030,49 = 10 × 103,05

Por lo tanto, te tienes que situar a una distancia de 1.030,49 metros del sujeto. Es decir, un poco más de 1 kilómetro.

Aplica la Regla del 100 de PhotoPills

Si te fijas en la ecuación, puedes ver que el factor de multiplicación (103,05) es muy próximo a 100.

Así es que, a la hora de hacer tus cálculos, es mucho más sencillo si aplicas la Regla de 100 de PhotoPills.

¡Olvídate de cualquier cálculo y deja que PhotoPills trabaje por ti! ;)

Determina la distancia de disparo y el tamaño de la Luna con PhotoPills

Ve al Planificador y coloca el Pin Rojo en la posición de disparo. En el Panel 2, pulsa el botón para activar el Pin Negro y colócalo sobre tu sujeto, donde quieres que esté la Luna. El Panel 2 indica la distancia de disparo, o sea, la distancia entre el Pin Rojo y el Pin Negro.

Ahora, mueve el tiempo deslizando el dedo sobre la Barra de tiempo para alinear la Luna con el Pin Negro. Al hacerlo, verás que el tamaño de la Luna aparece entre paréntesis en el Panel 2, encima del mapa.

¡También puedes ver el tamaño de la Luna sobre el mapa!

Simplemente pulsa el botón Configuración del mapa, situado al lado del botón (+) que hay sobre el mapa (esquina inferior derecha). Después pulsa sobre la capa de Luna y activa la opción Ver tamaño Luna.

Vuelve al mapa y amplía la vista sobre el Pin Negro. Verás que ahora la línea azul claro (la que señala el azimut de la Luna) te muestra el tamaño de la Luna. De esta forma es muy fácil saber cuán grande va a ser la Luna con respecto al ancho de tu sujeto.

Nota: Si te parece que PhotoPills no está mostrando el tamaño de la Luna sobre el mapa, comprueba que haya una distancia considerable entre el Pin Rojo y el Pin Negro. Si están muy cerca el uno del otro, casi no verás el tamaño de la Luna, ya que la Luna es muy pequeña respecto a tu sujeto. Si alejas el Pin Rojo del Pin Negro siguiendo la dirección (azimut) de la Luna, verás que su tamaño va aumentando.

Puedes utilizar la herramienta de mapa Sol/Luna para calcular la distancia de disparo que necesitas para obtener la Luna del tamaño que quieres. Actívala pulsando el botón Configuración del mapa, lo encontrarás al lado del botón (+) que hay sobre el mapa. Y en la sección de herramientas de mapa selecciona Sol/Luna.

Todo te quedará mucho más claro cuando leas la sección 5.

«Vale, estaba equivocado. Entonces ¿qué determina la distancia focal?»

Eso es que lo vas a aprender en el siguiente apartado ;)

La focal determina el tamaño de la Luna en el encuadre (2)

Cuando me pongo a pensar la siguiente foto de Luna que quiero hacer, siempre tengo en mente cuán grande quiero que salga la Luna en la foto (en el encuadre).

Esto dependerá exclusivamente de la focal que utilice.

Luna como un punto

¿Quieres destacar la belleza del paisaje que tienes a tu alrededor?

En ese caso, utiliza un gran angular (10-35mm).

Con ello conseguirás que el paisaje ocupe la mayor parte del encuadre. Además, aprovecha para incluir un primer plano potente. Para ello, lo mejor es que te acerques a tu sujeto y así tendrá un tamaño mayor en la foto.

En contrapartida, la Luna aparecerá muy pequeña. Será un punto de luz diminuto en el cielo.

Luna pequeña

Si prefieres utilizar distancias focales intermedias (35-200mm), ten en cuenta que tendrás un ángulo de visión menor.

Por lo tanto, el paisaje que podrás incluir en el encuadre, también será menor. De modo que podrás centrar la atención del espectador en una zona determinada, la más interesante ;)

Dependiendo de la focal que utilices, la Luna aparecerá más o menos grande en el encuadre.

Luna grande (¡o gigante!)

Si lo que quieres en realidad es que la Luna sea la auténtica protagonista de tu foto, usa distancias focales largas (>200mm). De hecho, si no tienes ningún objetivo demasiado largo, plantéate utilizar un multiplicador.

De esta forma, tendrás un ángulo de visión muy pequeño. Es decir, en tu composición habrá poco paisaje. Sólo estarán la Luna y el sujeto en el encuadre.

Determina la focal con PhotoPills

Para tener una idea mucho más clara y concreta de qué focal utilizar para capturar cierta parte del paisaje y/o tener una Luna de un tamaño determinado en el encuadre, puedes usar PhotoPills para ver exactamente sobre el terreno:

  • El tamaño de la Luna sobre el mapa (dependiendo de la distancia de disparo).
  • El campo de visión sobre el mapa (dependiendo de la distancia focal, cámara. ).

Así que abre PhotoPills y pulsa en Planificador (Menú Píldoras).

Pulsa el botón Configuración del mapa. Lo tienes sobre el mapa, al lado del botón (+).

En la pantalla de Configuración del mapa, en la sección Herramientas de mapa, pulsa en el botón CdV (Campo de Visión). Pulsa OK (esquina superior derecha) para aceptar si estás en iOS o la flecha para volver atrás si utilizas Android.

Verás que ha aparecido un nuevo panel sobre el mapa.

Imagina que utilizas una Nikon Z6 con un 500mm a f/8 y enfocando justo a la distancia del Pin Negro.

El encuadre es horizontal y quieres encuadrar en la dirección en que está situado el Pin Negro. Pulsa el botón de Azimut de encuadre (el último botón) y en la pantalla Azimut, pulsa en la opción Alinear con el pin negro. Ahora el campo de visión está alineado con el Pin Negro.

Amplía el mapa alrededor del Pin Negro para ver qué parte del paisaje entra en el encuadre.

Y si tienes activada la opción Ver tamaño Luna, también podrás ver cuán grande será la Luna respecto al encuadre.

Para activarla, pulsa el botón Configuración del mapa, situado al lado del botón (+) que hay sobre el mapa. Después pulsa sobre la capa Luna y activa la opción Ver tamaño Luna.

La luz natural es clave (3)

Hay otro elemento esencial que tienes que tener en cuenta antes de empezar a planificar una foto que incluya la Luna.

Ya sabes que sin luz, la fotografía no existiría.

Y en este tipo de fotos, la luz natural juega un papel fundamental.

Primero, desde el punto de vista compositivo.

El caso es que dependiendo del tipo de luz natural que haya en la escena, el color de la Luna cambiará. Por lo que según el color que tenga (blanco, amarillo, naranja, rosa, rojo) aparecerá más o menos potente en la imagen.

Segundo, desde el punto de vista técnico.

El tipo y cantidad de luz natural que haya en la escena también va a influir en la exposición. O lo que es lo mismo, según la luz podrás capturar la Luna y el paisaje en una sola exposición. O no.

«Toni, ¿qué hace que cambie la luz natural?»

La luz natural depende de la elevación del Sol. O si lo prefieres, de cuán alto esté el Sol en el cielo con respecto al horizonte.

Evidentemente, también depende de la meteorología que tengas ese día o de si hay partículas en suspensión en el aire. Pero esto ya queda fuera de tu control. Comprueba la previsión meteorológica los días previos y el mismo día de la foto.

Vamos por partes.

Decimos que es de día cuando el Sol tiene una elevación superior a 6º.

Teniendo en cuenta que el Sol brilla con fuerza y el tipo de luz natural es muy dura, el color de la Luna es azulado, aunque de forma muy tenue.

Eso sí, serás capaz de capturar la Luna y el resto de la escena en una única exposición.

Hora dorada

La hora dorada ocurre cuando el Sol tiene una elevación entre 6º y -4º.

Por tanto, el brillo del Sol va perdiendo fuerza y emite una luz mucho más cálida (o dorada).

Gracias a este tipo de luz el color de la Luna va cogiendo un tono espectacular, que varía entre rosado y amarillo a medida que el Sol va bajando. En la última parte de la hora dorada es cuando el color de la Luna es más potente (elevación del Sol entre -1º y -4º).

Durante la hora dorada puedes fotografiar un paisaje junto a la Luna en una única exposición.

Hora azul

La hora azul se produce cuando el Sol tiene una elevación entre -4º y -6º.

El Sol se encuentra por debajo del horizonte aunque la fuerza de sus rayos hace que las últimas luces tiñan el cielo de azul. De ahí el nombre de hora azul :P

La Luna va cogiendo un color amarillo espectacular.

Si te das prisa, aún puedes conseguir que el paisaje y la Luna se vean claramente en una sola exposición.

Crepúsculo civil

El crepúsculo civil ocurre cuando el Sol tiene una elevación entre 0º y -6º. Es decir, desde que se pone hasta que está a -6º de elevación por debajo del horizonte.

Este crepúsculo se solapa con la parte final de la hora dorada y con toda la hora azul.

Y no es un error. Los conceptos de hora dorada y hora azul son conceptos fotográficos, demasiado difusos para los científicos. Por eso ellos prefieren utilizan el concepto de crepúsculos, cada uno de ellos definido de manera totalmente científica.

Como ya te he dicho, el inicio del crepúsculo civil (el final de la hora dorada) es el mejor momento para fotografiar la Luna. Es decir, cuando la elevación del Sol está entre -1º y -4º.

Crepúsculo náutico

Hablamos de crepúsculo náutico cuando el Sol tiene una elevación entre -6º y -12º.

A partir de ese momento empiezan a aparecer las primeras estrellas pero todavía eres capaz de distinguir el horizonte. La luz se va esfumando poquito a poco.

La Luna va perdiendo esos tonos mágicos al pasar del amarillo al blanco.

Y lógicamente, la falta de luz te va a impedir capturar el paisaje y la Luna en una única exposición. A partir de ahora el paisaje está demasiado oscuro y la Luna demasiado brillante por lo que tu cámara no es capaz de afrontar el alto alto rango dinámico de la escena de la escena.

No obstante, es un momento ideal para siluetas de Luna.

Crepúsculo astronómico y noche

El crepúsculo astronómico se produce cuando el Sol tiene una elevación entre -12º y -18º, mientras que la noche, cuando la elevación está por debajo de -18º.

La luz desaparece por completo, por lo que el cielo está demasiado oscuro y la Luna muy blanca.

Al igual que durante el crepúsculo náutico, ya no puedes capturar el conjunto de Luna y paisaje en una misma exposición.

Sin embargo, es el momento perfecto para fotografiar la superficie de la Luna con un teleobjetivo de largo alcance.

Este es un breve resumen de las fases por las que va pasando la luz conforme cambia la elevación del Sol. Pero si quieres leer más en detalle sobre el tema, te sugiero que consultes nuestra superguía sobre la luz natural.

Cómo averiguar cuándo sucede la hora dorada y la hora azul con PhotoPills

Abre PhotoPills y pulsa en Planificador (Menú Píldoras). Después, desliza los paneles superiores hasta llegar al Panel 3. Uno de los datos que te da este panel es la elevación del Sol.

  • La hora dorada ocurre cuando la elevación del Sol está entre 6º y -4º.
  • La hora azul ocurre cuando la elevación del Sol está entre -4º y -6º.

Ahora, desliza los paneles superiores hasta llegar al Panel 6. Este panel te indica con precisión las horas de inicio y fin de la hora dorada y la hora azul teniendo en cuenta la fecha seleccionada y la posición del Pin Rojo.

Cómo averiguar cuándo suceden los crepúsculos con PhotoPills

De nuevo, abre PhotoPills y pulsa en Planificador (Menú Píldoras). Después, desliza los paneles superiores hasta llegar al Panel 3. Uno de los datos que te da este panel es la elevación del Sol.

  • El crepúsculo civil ocurre cuando la elevación del Sol está entre 0º y -6º.
  • El crepúsculo náutico ocurre cuando la elevación del Sol está entre -6º y -12º.
  • El crepúsculo astronómico ocurre cuando la elevación del Sol está entre -12º y -18º.

Ahora, desliza los paneles superiores hasta llegar al Panel 5. Este panel te indica con precisión las horas de inicio y fin de los crepúsculos (civil, náutico y astronómico) teniendo en cuenta la fecha seleccionada y la posición del Pin Rojo.

La posición de la Luna: azimut y elevación (4)

Al principio del artículo te decía que una foto siempre empieza por la imaginación, por tus ganas de fotografiar algo especial que ocurra en un momento determinado.

Y en el caso de una imagen con la Luna, el objetivo es claro: capturarla cuando esté en una posición concreta con respecto al sujeto (un faro, por ejemplo) y al resto de elementos que están en el encuadre.

Por lo tanto, la posición de la Luna es fundamental.

Y saber en qué posición está la Luna cuando la observas desde un punto concreto en una fecha y hora determinadas te va a permitir planificar con mucha precisión tus fotografías de Luna.

Cómo se define la posición de la Luna

Para averiguar la posición de la Luna, primero necesitas 3 puntos de partida:

  • Una localización concreta en la Tierra. La posición en la que te vas a colocar para hacer la foto.
  • Una fecha.
  • Una hora exacta en horas y minutos.

A partir de ahí, PhotoPills te ayuda a saber la posición de la Luna. Pero, para saber con precisión dónde estará en el cielo necesitas entender un par de variables más: el azimut y la elevación.

La posición de la Luna se define por dos coordenadas:

  • El azimut. Es el ángulo que forma un cuerpo celeste (la Luna, en este caso) y el Norte, medido en sentido de rotación de las agujas de un reloj alrededor del horizonte del observador (tú, el fotógrafo). Determina la dirección de un cuerpo celeste.
  • La elevación. Es la distancia angular vertical que hay entre un cuerpo celeste y el horizonte local del observador, también llamado plano local del observador. Determina la altura en el cielo de un cuerpo celeste.

Nota: Ambas coordenadas indican la posición del centro de la Luna.

Cómo averiguar la posición de la Luna con PhotoPills

Si quieres saber dónde está la Luna en todo momento, utiliza el Planificador de PhotoPills.

Abre PhotoPills y pulsa en Planificador (Menú Píldoras).

Después, pulsa el botón de Configuración del mapa y activa la capa Luna. Para ello, asegúrate de que el icono en forma de ojo no está tachado. Si lo está, pulsa sobre él.

Por último, desliza los paneles superiores hasta llegar al Panel 3 (fíjate en las capturas de pantalla inferiores).

Sobre el mapa, la línea azul delgada indica la dirección dónde está la Luna (su azimut). Y el Panel 3 muestra el azimut y la elevación del Sol y de la Luna teniendo en cuenta la posición del Pin Rojo y la fecha y hora seleccionadas.

Como verás en la sección de planificación (sección 5), entender cómo se representa la posición de la Luna y del Sol sobre el mapa y los paneles superiores es clave.

Si estás en la posición del Pin Rojo, también puedes pulsar el botón RA, situado en la parte inferior, para visualizar la posición de la Luna a través de la Realidad aumentada ;)

Por último, si quieres dominar la fotografía de Luna a la perfección, te recomiendo que le estudies con atención nuestra guía sobre el azimut y la elevación.

La altura de la Luna sobre el terreno y los edificios (5)

Ahora ya sabes cómo definir la posición de la Luna con respecto al lugar exacto en el que te encuentras. Conoces:

  • El azimut (dirección) en el que está.
  • La elevación (altura) a la que está.

Pero, en tu composición, el sujeto es igualmente importante.

Por tanto, averiguar la posición de la Luna con respecto a éste es esencial para saber si la foto es posible y, de ser así, cuándo va a ocurrir.

En otras palabras, necesitas definir la posición de la Luna relativa al terreno y/o a la altura de tu sujeto, por ejemplo, la altura de un edificio.

Empecemos por lo más sencillo: el azimut.

Tal y como te he explicado en el apartado anterior, gracias a PhotoPills es muy fácil averiguar el azimut de la Luna. La línea azul delgada te señala sobre el mapa la dirección en la que está la Luna para una fecha y hora determinadas.

Por lo tanto, alinearla con tu sujeto es muy fácil.

Tan sólo tienes que deslizar el dedo en la Barra de tiempo e ir ajustándola hasta que esté por encima o muy cerca de tu sujeto.

También puedes mover el Pin Rojo para alinear la Luna con tu sujeto.

Ahora viene la parte menos sencilla: la elevación (con respecto al terreno o tu sujeto).

Por suerte para ti (y para mí), PhotoPills siempre está ahí para ayudarte y hacerte la vida mucho más fácil.

Abre PhotoPills y pulsa en Planificador (Menú Píldoras).

Después, desliza los paneles superiores hasta llegar al Panel 2. Pulsa el botón que hay en el panel y el Pin Negro aparecerá sobre el mapa.

Ahora coloca el Pin Negro sobre tu sujeto. Si mueves el tiempo para alinear la Luna con el Pin Negro, verás que el Panel 2 te indica todo lo que necesitas:

  • La altura de la Luna sobre el Pin Negro. Más concretamente, es la altura del centro de la Luna sobre el nivel del suelo donde has colocado el Pin Negro.
  • El tamaño de la Luna. Por tanto, sabes cuán grande va a ser ésta con respecto al sujeto.

Ambos te van a ayudar a entender mejor cómo están posicionados los elementos que quieres capturar y a conseguir la composición que has imaginado.

Si estás en la posición del Pin Rojo, también puedes pulsar el botón RA, situado en la parte inferior, para visualizar la posición de la Luna a través de la Realidad aumentada ;)

Estos 5 conceptos son clave para saber planificar la Luna.

Todo te quedará más claro leyendo el siguiente apartado, en el que los vamos a utilizar para hacer dos casos reales de planificación de Luna.

¡Agárrate que vienen curvas!

5. Cómo planificar tus fotos de la Luna paso a paso

Si las comparamos con la Vía Láctea o con el Sol, las planificaciones de Luna son las que requieren más trabajo y más exactitud.

Pero para eso está PhotoPills: para ayudarte a hacer fácil lo difícil.

Y para que que veas que no es tan complicado y que puedes planificar cualquier fotografía de la Luna que imagines, aquí tienes una explicación detallada de los dos casos más habituales:

  • Una planificación en una fecha determinada, como por ejemplo, cuando quieres planificar la próxima Luna Llena.
  • Una planificación con la Luna en una posición determinada. En este caso, sabes el punto de disparo y la foto que quieres, y deseas averiguar cuándo sucede.

Cómo planificar la Luna en una fecha determinada (1)

En este caso, quieres fotografiar la Luna en un día concreto.

Es decir, conoces la fecha en la que quieres hacer la foto pero necesitas averiguar:

  • El punto de disparo exacto desde el que harás la captura.
  • La hora exacta en la que la Luna estará donde tú quieres.

Imagina que quieres fotografiar la próxima Luna Llena, una Superluna o un eclipse lunar. Sabes cuándo van a ocurrir, pero. ¿desde dónde será mejor hacer la foto? ¿Y a qué hora?

Como te decía, para hallar las respuestas a estas preguntas lo mejor es utilizar la herramienta principal de PhotoPills: el Planificador.

Aquí te dejo un vídeo en el que Rafael te explica con todo lujo de detalles cómo planificar una foto de una Luna Llena enorme justo detrás de la imponente Sky Tower, una torre de 328 m de altura que está en Auckland (Nueva Zelanda).

Más concretamente, el objetivo es capturar la Luna justo detrás de piso superior de la torre, que está situado a unos 220 m de altura sobre el nivel del suelo.

Pero si en lugar de ver el vídeo, prefieres leer cuáles son los pasos a seguir, aquí te los explico detalladamente.

Por lo que coge tu teléfono, abre PhotoPills y sigue los siguientes pasos conmigo.

Coloca el Pin Rojo cerca del sujeto

Lo primero que tienes que hacer al empezar la planificación es colocar el Pin Rojo cerca de tu sujeto.

En este caso concreto, vas planificar una foto en Auckland, la ciudad más poblada de Nueva Zelanda. Allí está la Sky Tower, una fantástica torre que servirá de sujeto principal.

El edificio mide 328 m, aunque tiene una antena enorme. Así es que puede ser interesante capturar una foto de la Luna Llena (lo más grande posible) pasando justo por detrás de los pisos superiores en los que está el mirador y que se iluminan por la noche. El mirador principal se llama Skydeck y está a 220 m, justo debajo de la antena.

Obviamente, la idea es que la Luna además esté alineada con la torre. ¡Espectacular!

Abre PhotoPills, pulsa Planificador (Menú Píldoras) y después coloca el Pin Rojo cerca de tu sujeto, la Sky Tower. Si no sabes cómo hacerlo, este vídeo te enseña a mover el Pin Rojo.

Por ejemplo, pulsa el botón Cargar (parte inferior) y escribe «Sky Tower» en la barra de búsqueda. Selecciona el resultado y el Pin Rojo se colocará en la mismísima torre.

Selecciona la fecha de la Luna que quieres

Ahora vas a averiguar cuándo es la próxima Luna Llena.

En el Planificador, pulsa dos veces en el centro de la Barra de tiempo para fijar la fecha y la hora actuales.

Después, desliza los paneles superiores hasta llegar al Panel 4. Una vez ahí, pulsa el icono de la Luna para avanzar en el tiempo hasta la siguiente fase importante. Sigue pulsando hasta llegar a la siguiente Luna Llena.

Esto sucede el 17 de junio de 2020.

Aunque también puedes utilizar los siguientes trucos.

Este es el primero.

Si conoces la fecha, pulsa una vez sobre la Barra de tiempo. En la pantalla de Fecha y hora, puedes introducir directamente la fecha desde esta pantalla.

Y este es el segundo.

Sal del Planificador pulsando Atrás y luego, pulsa Luna (Menú Píldoras). Después pulsa el botón Calendario. Las Lunas Llenas tienen un círculo blanco debajo de la fecha.

Pulsa, por ejemplo, en la Luna Llena del 17 de junio de 2020. En la pantalla Luna, pulsa el botón Acción (abajo a la derecha) y selecciona Enviar al Planificador. La fecha de la Luna Llena se fijará en el Planificador.

Coloca el Pin Negro dónde quieras la Luna

Ahora que tienes la fecha seleccionada, acércate en el mapa hasta tener ampliada al máximo posible la Sky Tower.

Desliza los paneles que hay sobre el mapa hasta encontrar el panel informativo del Pin Negro (Panel 2). Pulsa el icono que muestra el Pin Rojo y el Pin Negro para activar el Pin Negro en el mapa. Arrastra el Pin Negro hasta colocarlo en el centro de la planta baja de la Sky Tower, justo donde quieres que la Luna esté alineada.

No coloques el Pin Negro en la azotea. Ten en cuenta que lo que estás viendo sobre el mapa es una proyección de los edificios, no una representación 3D. Por eso, debes colocar siempre el Pin Negro en la base del edificio, justo donde quieres alinear la Luna con la torre.

El Pin Negro también es de gran ayuda para tener tu sujeto perfectamente localizado sobre el mapa siempre.

Entiende las direcciones de salida y puesta de Luna

Aléjate en el mapa para tener una perspectiva general del área en la que quieres hacer la foto.

Una vez seleccionada la fecha (17/06/2020), puedes ver sobre el mapa las direcciones de salida y puesta de Luna:

  • La dirección de la salida de Luna es la línea azul claro gruesa.
  • Y la dirección de la puesta de Luna la indica la línea azul oscuro gruesa.

Si por algún motivo, no ves estas líneas puede que no tengas activada la capa Luna.

Pulsa sobre el botón Configuración del mapa. Lo encontrarás en la parte inferior derecha del mapa, justo al lado del botón (+).

En la pantalla Configuración de mapa, activa la capa Luna. Para ello, pulsa el icono con forma de ojo situado a la izquierda de la capa.

Bien, volvamos a las líneas de salida y puesta de Luna. Estas líneas son fundamentales para orientarte a la hora de elegir el punto de disparo.

Si planificas una:

  • Salida de Luna. Elige tu punto de disparo (Pin Rojo) de manera que la línea de salida de Luna (línea azul claro gruesa) esté cerca del sujeto (Pin Negro). De manera que cuando la Luna salga, ésta pase por detrás del sujeto.
  • Puesta de Luna. Elige tu punto de disparo (Pin Rojo) de manera que la línea de puesta de Luna (línea azul oscuro gruesa) esté cerca del sujeto (Pin Negro). De manera que cuando la Luna se ponga, ésta pase por detrás del sujeto.
Elige el punto de disparo, encuentra la hora de la foto y determina el tamaño de la Luna
Cuando la localización limita la distancia de disparo

A estas alturas ya deberías saber que la distancia de disparo determina el tamaño de la Luna con respecto a tu sujeto (sección 4). Y en muchas ocasiones, las localizaciones te permitirán alejarte del sujeto hasta cierto punto.

En este ejemplo de planificación la idea es determinar un punto de disparo lo más alejado posible para capturar una Luna enorme. Y, al mismo tiempo, la Sky Tower se tiene que ver bien, sin obstáculos de por medio.

Explorando el mapa mientras tienes en cuenta la dirección de la salida de Luna, verás que hay una playa (al oeste de la Sky Tower) desde la que la foto podría ser posible.

Desplaza y amplía el mapa en la zona alrededor de la playa. Después, mantén pulsado en la playa para colocar el Pin Rojo. Vuelve a ampliar el mapa para ajustar con más precisión la posición del Pin Rojo.

Cuando muevas el Pin Rojo, hazlo siempre de tal manera que la línea de salida de Luna (línea azul claro gruesa) quede por debajo de la posición de la Sky Tower (Pin Negro). De esta forma, cuando la Luna salga, se moverá por detrás de la torre. Recuerda que estás planificando una foto en el hemisferio sur y la Luna se mueve hacia el norte.

Ahora, mueve el tiempo con precisión para alinear la Luna con el Pin Negro.

Para mover el tiempo con precisión, pulsa durante unos segundos en el centro de la Barra de tiempo. Ésta se amplía y ahora puedes mover el tiempo minuto a minuto. Desliza la Barra de tiempo ligeramente hasta que la línea de la Luna (línea azul claro delgada) esté alineada con el Pin Negro. Esto ocurre a las 17:17.

En el Panel 2 puedes ver que a esa hora la altura de la Luna por encima del Pin Negro es de 185,7 m. Eso significa que está ligeramente por debajo de la altura que quieres en tu foto (los 220 m de altura a los que está el mirador del último piso).

Por tanto, mueve el tiempo hacia delante hasta que la altura de la Luna por encima del Pin Negro sea de 220 m. Esto sucede a las 17:18.

Si amplías el mapa alrededor del Pin Negro, verás que la Luna (línea azul claro delgada) ya no está alineada con el Pin Negro.

Por lo tanto, tienes que mover el Pin Rojo que está en la playa para que los 3 elementos (punto de disparo, sujeto y Luna) vuelvan a estar alineados.

Siempre que muevas el Pin Rojo, revisa en el Panel 2 que la altura de la Luna por encima del Pin Negro se mantenga (en 220 m en este caso) porque la elevación del terreno puede cambiar. Y verifica también que no haya obstáculos que bloqueen la línea de disparo ;)

Ahora, comprueba el tamaño de la Luna que vas a obtener para la distancia de disparo resultante.

Puedes ver el tamaño de la Luna en el Panel 2. La Luna tiene un tamaño de 98,3 m. ¡Genial!

También puedes ver el tamaño de la Luna sobre el mapa. Para activar esta opción, pulsa sobre el botón Configuración del mapa. Lo encontrarás en la parte inferior derecha del mapa, justo al lado del botón (+).

En la pantalla Configuración de mapa, pulsa la capa Luna y activa la opción Ver tamaño Luna. Finalmente pulsa OK (esquina superior derecha) para aceptar si estás en iOS o la flecha para volver atrás si utilizas Android.

Amplía el mapa sobre el Pin Negro para ver que el ancho de la línea azul claro delgada te indica el diámetro que tiene la Luna en esa fecha y a esa hora. Lo que te permite comparar su tamaño con respecto a la Sky Tower.

Bien, en este caso, has elegido el punto de disparo idóneo (la playa) determinando así la distancia de disparo y, lógicamente, el tamaño de la Luna también.

Pero si quieres averiguar dónde colocar el Pin Rojo para obtener un tamaño de Luna concreto, te interesa leer el siguiente apartado.

Quieres un tamaño concreto de Luna con respecto al sujeto

Si quieres que la Luna tenga un tamaño concreto con respecto al sujeto, vas a depender de la localización ya que necesitas que te permita alejarte hasta la distancia exacta en que la Luna tenga exactamente ese tamaño (sección 4).

Imagina que quieres que la Luna tenga 100 m con respecto al sujeto (la Sky Tower).

¿Cómo puedes determinar el punto de disparo?

Pulsa el pulsa el botón Configuración del mapa. Lo tienes sobre el mapa, al lado del botón (+).

En la pantalla de Configuración de mapa, en la sección Herramientas de mapa, pulsa en el botón Sol/Luna. Pulsa OK (esquina superior derecha) para aceptar si estás en iOS o la flecha para volver atrás si utilizas Android.

En el mapa, ahora puedes ver una circunferencia gris. Ésta indica la distancia de disparo que necesitas o lo que es lo mismo, dónde debes colocar el Pin Rojo para obtener el tamaño de Luna que deseas.

En la caja superior que acaba de aparecer, teclea el tamaño que quieres que tenga la Luna (100 m, por ejemplo). Verás que el diámetro de la circunferencia gris cambia según el tamaño que pongas.

Coloca el Pin Rojo sobre la circunferencia gris, de manera que la línea de salida de Luna (azul claro gruesa) no esté muy lejos del Pin Negro. Así, al salir, la Luna pasará por detrás de tu sujeto.

Ahora, tienes que tener en cuenta la altura de la Luna con respecto a la Sky Tower.

Recuerda que el edificio mide 328 m, aunque tiene una antena enorme. Y que el Skydeck, el mirador principal, está a 220 m, justo debajo de la antena.

Fíjate en el Panel 2, te indica la altura de la Luna con respecto al Pin Negro. Por tanto, necesitas averiguar a qué hora estará la Luna a unos 220 m por encima del Pin Negro. Desplaza la Barra de tiempo en torno a la salida de Luna hasta encontrar la hora en que sucede.

Ahora ajusta la posición del Pin Rojo sobre la circunferencia gris, teniendo en cuenta la dirección en la que se moverá la Luna, de tal forma que la línea blanca discontinua (entre el Pin Rojo y el Pin Negro) y la línea azul delgada (dirección de la Luna) se superpongan.

Al haber desplazado el Pin Rojo, la topografía pude haber cambiado, así que comprueba la elevación de la Luna por encima del Pin Negro en el Panel 2.

Si no se ha modificado, genial, ya tienes la foto planificada.

Si vas a la posición de Pin Rojo el 17 de junio de 2020 a las 17:18, la Luna estará alineada (y centrada) con el piso superior de la Sky Tower.

¡Y su tamaño será de 100 m!

Por el contrario.

Si la topografía ha cambiado, repite el proceso.

Comprueba la luz natural

Cuando fotografías la Luna, la luz natural que tienes en el momento de disparo es superimportante (sección 4). Por tanto, es fundamental que compruebes las condiciones que vas a tener.

Para ello, desliza los paneles superiores hasta llegar al Panel 3. Aquí puedes ver la elevación del Sol en el momento de la foto. En el ejemplo que estamos viendo es de -1,34º.

Esto significa que el Sol está por debajo del horizonte y que es hora dorada. Recuerda que la hora dorada ocurre cuando el Sol tiene una elevación entre 6º y -4º.

La luz será fantástica para fotografiar la Luna y la torre en una sola exposición.

Planifica el campo de visión y la profundidad de campo

Por último, comprueba el campo de visión (lo que entra en el encuadre) y la profundidad de campo de tu foto (lo que está enfocado y lo que no) dependiendo de los ajustes de cámara que utilices.

Para ello, pulsa el pulsa el botón Configuración del mapa. Lo tienes sobre el mapa, al lado del botón (+).

En la pantalla de Configuración de mapa, en la sección Herramientas de mapa, pulsa en el botón PdC (Profundidad de Campo). Pulsa OK (esquina superior derecha) para aceptar si estás en iOS o la flecha para volver atrás si utilizas Android.

Verás que ha aparecido un nuevo panel sobre el mapa.

Ahora introduce los ajustes de cámara.

Imagina que utilizas una Nikon Z6 con un 500mm a f/8, enfocando justo a la distancia del Pin Negro (o sea, al sujeto).

Disparas en vertical y quieres encuadrar en la dirección en que está situado el Pin Negro. Pulsa el botón de Azimut de encuadre y en la pantalla Azimut, pulsa en la opción Alinear con el Pin Negro. Ahora el campo de visión está alineado con el Pin Negro.

En el mapa también puedes ver que la distancia hiperfocal es 1,04 km, inferior a la distancia de disparo (11,2 km). Por lo que enfocando al Pin Negro, a tu sujeto, tanto la Sky Tower como la Luna estarán perfectamente enfocados.

Si amplías el mapa en la zona del Pin Negro, podrás ver el campo de visión y, por lo tanto, lo que va a entrar en tu encuadre.

Y si tienes el tamaño de la Luna activado sobre el mapa, también podrás ver lo que va a ocupar la Luna en tu encuadre ;)

Cómo planificar la Luna en una posición determinada (2)

En este caso, sabes exactamente la foto que quieres.

Es decir, conoces el punto de disparo exacto desde el que harás la captura, el encuadre y la posición de la Luna con respecto al sujeto que deseas, pero necesitas averiguar:

  • Si esa foto concreta es posible.
  • Y si lo es, cuándo sucede exactamente.

Por tanto, lo mejor es utilizar la herramienta Buscar del Planificador de PhotoPills.

Aquí te dejo un vídeo en el que Rafael te explica con todo lujo de detalles cómo planificar una foto de una gran Luna Llena alineada con una de las calles de Manhattan en Nueva York (EE. UU.).

Pero si prefieres leer, estos son los pasos para planificar la foto.

Así que, una vez más, coge tu teléfono, abre PhotoPills y sigue los siguientes pasos conmigo.

Coloca el Pin Rojo en el punto de disparo

El primer paso es colocar el Pin Rojo en el punto de disparo elegido.

Abre PhotoPills, pulsa Planificador (Menú Píldoras) y después coloca el Pin Rojo en el punto de disparo. Por ejemplo, en la intersección entre la 6ª Avenida (6th Ave.) y la Calle 42 (42nd St.). Si no sabes cómo hacerlo, con este vídeo aprenderás a mover el Pin Rojo.

Coloca el Pin Negro donde quieras el Sol o la Luna

Planificar una foto con el Sol es más sencillo que hacerlo con la Luna. De modo que para afianzar los conceptos, te voy a explicar cómo planificar la foto con el Sol. Después, te explicaré cómo planificarla con la Luna.

Quieres que el Sol se ponga alineado con la Calle 42, por lo tanto necesitas averiguar si hay algún obstáculo que bloquee el horizonte.

Para ello, abre Google Maps y coloca el marcador al final de la Calle 42. Después, usa la herramienta de Street View para observar el horizonte.

Como puedes ver, hay una colina al otro lado del río Hudson que tapa el horizonte. Por lo tanto, tendrás que tenerla en cuenta en la planificación: necesitas que el Sol esté por encima para evitar que la colina lo oculte.

Desliza los paneles que hay sobre el mapa hasta encontrar el panel informativo del Pin Negro (Panel 2). Pulsa el icono que muestra el Pin Rojo y el Pin Negro para activar el Pin Negro en el mapa.

Arrastra el Pin Negro hasta colocarlo al otro lado del río Hudson, encima de la colina, y siempre alineado con la Calle 42.

El Panel 2 te indica la diferencia de altura que hay entre Pin Rojo y Pin Negro. Tienes la información en metros de altura y en grados de elevación. Si desplazas el Pin Negro a lo largo de la colina, podrás averiguar su punto más alto, o sea, el que tiene la diferencia de altura con respecto al Pin Rojo más elevada (36 m o 0,60º).

Averigua la elevación del Sol que necesitas

Una vez tienes el Pin Negro colocado en el punto más alto de la colina, puedes averiguar la elevación del Sol que necesitas.

En este caso, quieres que el Sol esté justo por encima de la colina, casi tocándola con la parte inferior.

El Panel 2 también te indica el tamaño del Sol y de Luna (cuando están alineados con el Pin Negro). Y es que, a pesar de sus diferentes tamaños reales, el Sol y la Luna tienen un tamaño aparente muy similar (el tamaño que tendrán en tu foto): unos 31-32 m.

Por tanto, si quieres que el Sol (o la Luna) rocen el borde superior de la colina, el centro del Sol tiene que estar a unos 16 m (su radio) por encima de la colina.

Genial, ya sabes dónde quieres el Sol. Ahora tienes que averiguar cuándo sucede.

Encuentra las fechas en las que la foto sea posible

Es decir, necesitas encontrar aquellas fechas en las que el Sol esté alineado con la Calle 42 y a la altura en el cielo que quieres: rozando a la colina. Es decir, a unos 16 m por encima de la colina. Dicho de otro modo, tienes que comprobar que la foto sea posible ;)

Para ello, pulsa el botón Buscar. Está situado en la parte inferior izquierda del Planificador. Y luego, selecciona Sol en azimut y elevación (Sol en Android).

En la nueva pantalla, tienes que indicar 3 datos a PhotoPills:

  • El rango de fechas en que quieres buscar resultados (por ejemplo, 1 año contando desde hoy).
  • El azimut o dirección del Sol (alineado con la Calle 42).
  • La elevación o altura del Sol (a una altura de 16 m por encima de la colina).
Introduce el rango de fechas

Pulsa en Fechas, pulsa en Fecha inicio, luego en Hoy y en OK (flecha atrás en Android).

Después, pulsa en Fecha fin. Ahora puedes introducir una fecha determinada o un rango. Para introducir un rango, pulsa en la zona negra de la pantalla y las opciones de fecha cambiarán. Selecciona 1 año, por ejemplo, y pulsa en OK (flecha atrás en Android).

Introduce el azimut del Sol

El Pin Amarillo que ves en el mapa está vinculado al Pin Negro. ¡Así es que ya tienes el azimut del Sol! :P

Si te fijas en la parte superior, el azimut es 299,02º con un error de ±2º representado por el área amarilla en el mapa.

En este ejemplo, quieres que el Sol esté alineado con la Calle 42 por lo que el margen de error tiene que ser mucho menor. Para cambiarlo, pulsa en Azimut (aparece una línea amarilla bajo el valor numérico) y en la parte inferior, pulsa en Numérico. En la nueva pantalla, selecciona Error ±, teclea «0,25º» y pulsa en la pantalla para aceptar.

Verás que el área amarilla se ajusta al ancho de la Calle 42.

Introduce la elevación del Sol

Pulsa en Elevación (aparece una línea amarilla bajo el valor numérico) y en la parte inferior, pulsa en Numérico. En Altura aparente sobre el Pin Amarillo, teclea 16 m, que es la altura que necesitas para que el Sol esté rozando la colina.

La elevación se calcula automáticamente: son 0,87º.

Como quieres que el Sol esté a unos 16 m por encima de la colina, necesitas precisión en los resultados. Así es que fija el error de la elevación en 0,25º.

Obtén la tabla de resultados del Sol

Genial, ya has introducido el rango de fechas y la posición del Sol que quieres (azimut y elevación).

Pulsa en Buscar (icono en forma de lupa situado en la parte superior derecha) para ver las posibles fechas.

En la tabla, el resultado más cercano a una elevación de 0,87º es el del 12/07/2020 (elevación 0,86º). Pulsa en ese resultado para volver al mapa del Planificador.

Fíjate en el Panel 2 y comprueba la altura del Sol. Si no son 16 m, ajusta de manera precisa la hora en la Barra de tiempo hasta que el Panel 2 te indique exactamente que el Sol está a 16 m de altura por encima del Pin Negro.

Para ello, mantén pulsado en el centro de la Barra de tiempo hasta que ésta se amplíe. De esta forma, al deslizarla, podrás mover el tiempo minuto a minuto y ser más preciso.

Por último, comprueba que a esa hora exacta el Sol esté perfectamente alineado con la Calle 42.

Ya has planificado la foto :)

Si te situas en la posición del Pin Rojo el 12 de julio de 2020 a las 20:19, podrás fotografiar el Sol alineado con la Calle 42 justo rozando la colina.

Ahora que sabes cuándo estará el Sol exactamente donde quieres.

¡Es hora de averiguar cuándo estará la Luna en ese mismo punto!

Planifica la misma foto con la Luna

Una vez hecha la planificación con el Sol, hacerla con la Luna es muy sencillo.

En el Planificador, pulsa en Buscar (situado en la parte inferior izquierda de la pantalla) y después en Cancelar (icono en forma de equis) para cancelar la búsqueda anterior.

Pulsa de nuevo en Buscar y selecciona Luna en azimut y elevación (Luna en Android).

Amplía el rango de fechas

Como la Luna es mucho más impredecible que el Sol, amplía el rango temporal de búsqueda a 2 años, por ejemplo. Pulsa primero en Fechas y luego en Fecha fin. Selecciona 2 años y pulsa en OK (flecha atrás en Android).

Mantén el azimut y la elevación

Como quieres que la Luna esté justamente en la misma posición que el Sol, mantén los mismos valores del azimut y de la elevación. Recuerda que el tamaño aparente del Sol y de la Luna son muy similares, así es que tendrán más o menos el mismo tamaño en la foto ;)

Pulsa en Buscar (icono en forma de lupa situado en la esquina superior derecha).

Obtén la tabla de resultados de la Luna

En la tabla de resultados, pulsa dos veces en Fase para ordenar los resultados en función de la fase de la Luna. Así tendrás primero las Lunas Llenas.

Fíjate en el primer resultado, el del 28/01/2021. En la fase, el fondo naranja indica que ocurre durante la hora dorada. La luz natural es clave en la fotografía de Luna, por eso aparece indicada en la tabla con diferentes colores. Consulta este apartado del manual de usuario para una explicación más detallada de los diferentes colores.

Pulsa en el resultado (28/01/2021) para verlo en el mapa del Planificador.

Desliza los paneles superiores hasta llegar al Panel 2 y comprueba la altura de la Luna. Si no es de 16 m, ajusta con precisión la hora en la Barra de tiempo hasta que el Panel 2 te indique que la Luna está a 16 m.

Para ello, mantén pulsado en el centro de la Barra de tiempo hasta que ésta se amplíe. De esta forma, al deslizarla, podrás mover el tiempo minuto a minuto y ser más preciso.

Por último, comprueba que a esa hora exacta (el 28 de enero de 2021 a las 7:13), la Luna esté perfectamente alineada con la Calle 42.

Además, puedes comprobar el tamaño que tendrá la Luna con respecto a la anchura de la Calle 42. Para ello, pulsa el botón Configuración del mapa. Lo tienes sobre el mapa, al lado del botón (+).

En la pantalla de Configuración de mapa, en la sección Capas del mapa, pulsa en Luna. En la nueva pantalla, activa la opción Ver tamaño Luna usando el deslizador y pulsa OK.

Al volver al Planificador, la línea azul del azimut de la Luna se ha ensanchado para mostrarte el tamaño aparente que tendrá la Luna en la foto con respecto a la anchura de la Calle 42.

Por último, no te olvides de comprobar el tipo de luz natural que tendrás en la escena. Para ello, fíjate en la elevación del Sol que aparece en el Panel 3.

En este caso, la elevación del Sol es de 0,35º, por lo que el momento en que la Luna estará exactamente dónde tú quieres ocurrirá durante la hora dorada.

Si quieres comprobar otras fechas, pulsa Buscar para volver a la tabla de resultados.

Ahora ya sabes planificar cualquier tipo de foto de Luna que imagines.

Veamos ahora todo el equipo que vas a necesitar para fotografiarla.

6. Todo el equipo necesario para fotografiar la Luna (principiante, avanzado y pro)

Ha llegado el momento de centrarnos en el equipo que vas a necesitar para fotografiar la Luna. desde el más básico, al más avanzado.

La cámara

Aunque te parezca increíble, puedes hacer fotos de la Luna con cualquier cámara. Pero esto no significa que no existan limitaciones.

Como ya habrás supuesto, dependiendo del tipo de cámara que uses, la calidad de las fotos que hagas van a depender en gran medida de sus características técnicas. Por tanto, tendrás que ajustar tus ideas fotográficas al tipo de cámara que tengas o que quieras usar.

Teléfono móvil

Pues sí, puedes fotografiar la Luna con tu móvil.

Es sí, ten en cuenta que, excepto en algunos modelos muy concretos, la cámara de tu teléfono móvil utiliza un focal corta (gran angular). Por lo tanto, la Luna aparecerá muy pequeña en la foto, casi como un punto (sección 4).

Por otra parte, las fotos de Luna más espectaculares se realizan durante la última parte de la hora dorada y durante la hora azul, cuando el Sol ya está por debajo del horizonte. En ese intervalo de tiempo la cantidad de luz va disminuyendo en la escena (sección 4) y como la cámara de tu móvil tiene un sensor muy pequeño, lo más probable es que sea incapaz de capturarla con éxito. Y si lo hace, la calidad de la foto será muy limitada.

Hoy en día, la gran mayoría de móviles no te permiten modificar la apertura, así es que el móvil incrementará automáticamente el ISO. Eso implica que tus fotos tendrán mucho ruido.

Foto de Rafael, el Bardo, durante nuestra expedición a las Islas Feroe.

En este caso, usa tu creatividad para luchar contra las limitaciones técnicas.

Juega con composiciones inusuales. Trata de incluir en tu composición elementos interesantes. Y, por supuesto, cuida mucho la elección de tu sujeto ya que en este caso la Luna jugará un papel secundario.

Cámara compacta

Las cámaras compactas tienen una calidad de imagen moderada y muy buena relación calidad/precio.

No obstante, es un segmento que está en declive. Por un lado, las prestaciones de las cámaras de los teléfonos móviles son cada vez mejores. Y por otro lado, las cámaras compactas tienen una serie de limitaciones que no pueden competir con las réflex y las cámaras sin espejo.

En este sentido, al no ser cámaras de objetivo intercambiable, el tamaño de la Luna en la foto estará limitado al rango focal de cada cámara. Tampoco suelen tener un sensor muy grande (como mucho 1″) así es que no se comportan bien a ISOs altos y generan mucho ruido.

Como te decía antes, no te desanimes y usa tu imaginación. A veces las limitaciones te ayudan a ser más creativo y a conseguir imágenes que, de otra forma, nunca hubieras intentado capturar.

Cámaras de gama baja

Si estás listo para dar el salto al modo de disparo Manual (M) y no quieres gastarte mucho dinero, estas cámaras te permitirán fotografiar la Luna de manera aceptable.

Son cámaras básicas, pero te permiten un mayor control de la exposición:

  • Con sensor APS-C: Nikon D3500, D5600; Canon 2000D, 4000D, M50; Pentax K-70 y Sony a6000.
  • Con sensor Micro 4/3: Olympus E-PL9.
  • Compactas (sensor de 1″): Sony RX100 IV.
Cámaras de gama media

Cuando quieras fotografiar la Luna, te encontrarás con escenas que tienen (muy) poca luz. En esos casos, te verás obligado a subir el ISO para evitar usar una velocidad lenta y que la Luna salga movida. Por lo tanto, cuanto menos ruido produzca tu cámara, más calidad tendrá la imagen.

Estas cámaras tienen un comportamiento muy bueno frente al ruido a un precio aceptable.

  • Con sensor APS-C: Nikon D7200, D7500; Canon 800D, 7D Mark II; Fuji XT-20; Pentax KP y Sony a6500.
  • Con sensor Micro 4/3: Olympus OM-D E-M5 Mark II y OM-D E-M1 Mark II.
  • Con sensor de formato completo: Nikon D610, D750; Sony a7 II y a7R II.
Cámaras de gama alta

Estas cámaras son profesionales y ofrecen una calidad excelente:

  • Con sensor APS-C: Nikon D500; Fuji XH-1, XT-3 y X-Pro2.
  • Con sensor Micro 4/3: Olympus OM-D E-M1X.
  • Con sensor de formato completo: Nikon Z6, Z7, D810, D850, D4s, Df, D5; Canon R, 6D, 6D Mark II, 5D Mark IV, 5DS, 5DS R, 1D X Mark II; Pentax K-1 Mark II; Sony a7S II, a7 III, a7R III, a7R IV y a9.

El objetivo

Ya te lo adelantaba en la sección 4: tu elección del objetivo y de la distancia focal dependerá de cuán grande quieres que la Luna aparezca en tus fotos.

¿Quieres incluir parte del paisaje y no te importa que la Luna salga como un punto?

Usa un gran angular. Por ejemplo, el Nikon 14-24mm f/2.8 o el Zeiss Milvus 18mm f/2.8, mis favoritos.

¿Quieres incluir parte del paisaje pero quieres una Luna más grande?

Llévate un teleobjetivo estándar. Por ejemplo, el Nikon 70-200mm f/2.8 o el Canon 70-200mm f/2.8.

¿Te apetece capturar una gran Luna?

Usa un superteleobjetivo. Por ejemplo, el Nikon 200-500mm f/5.6, el Canon 100-400mm f/3.5-5.6, el Fujifilm 100-400mm f/4.5-5.6, el Olympus Zuiko 300mm f/4 PRO, el Sony 100-400mm f/4.5-5.6, el Sony 400mm f/2.8, el Sigma 120-300mm f/2.8 para Nikon y Canon o el Sigma 150-600mm f/5-6.3 para Nikon y Canon.

Y si es necesario, usa también un multiplicador de focal (1,4x o 2x) para poder disparar desde más lejos aún.

Si tienes una cámara con un sensor Micro 4/3 o APS-C, el factor de recorte juega a tu favor. Por lo tanto, tendrás más opciones de conseguir una Luna enorme en la foto.

Otra opción interesantes es utilizar un objetivo catadióptrico. Es pequeño, barato y más ligero que un superteleobjetivo convencional. Además, la difracción es casi insignificante.

Pero es un objetivo que tiene varios inconvenientes. El primero es que, al tener una focal fija, no podrás cambiar la apertura. Y el segundo es que todas las zonas que estén desenfocadas en tu foto tendrá un extraño bokeh en forma de donut.

Como siempre en fotografía, al final se trata de conseguir la mejor foto posible con el equipo de que dispones :)

El trípode y la rótula

Como te decía en la sección 4, la fotografía depende de la luz natural. O más bien, de su ausencia. Es decir, en muchas ocasiones vas a fotografiar con poca luz (final de la hora dorada y durante la hora azul).

Eso significa que necesitas un trípode que te dé estabilidad y que te permita usar una velocidad lo suficientemente:

  • Lenta para capturar la (poca) luz que haya en escena y poder fotografiar la Luna junto con el sujeto y el resto de la escena.
  • Rápida para que la Luna no salga borrosa como consecuencia de la rotación de la Tierra.
Trípode y rótula de gama baja

Ya sé que siempre hay que empezar por algo. Pero nunca deja de sorprenderme la cantidad de alumnos que vienen a mis talleres con equipos de miles de euros y que pretenden que su trípode y rótula de 100€ le den estabilidad y solidez.

No cometas el mismo error.

Un buen trípode y una buena rótula te pueden durar muchísimos años si sabes cuidarlos.

Así es que invierte en un equipo de calidad. Evita trípodes con columna central ya que su inestabilidad puede producir vibraciones y tus fotos saldrán movidas.

Trípode y rótula de gama media

El Manfrotto 055XPRO3 es probablemente el trípode más vendido entre los fotógrafos amateurs avanzados. Tiene una buena relación calidad/precio y es un trípode de aluminio muy robusto.

Aunque si dispones de un presupuesto algo mayor, te recomiendo que inviertas en un trípode de fibra de carbono. Te ofrecen la misma solidez y estabilidad que uno de aluminio. Pero su peso es mucho menor y tu espalda te lo agradecerá.

Te he mencionado la marca Manfrotto. Echa un vistazo también a los trípodes de Gitzo, Benro, Induro o Really Right Stuff. Son marcas fantásticas.

Ah, y asegúrate de que aguantan un peso entre 5 y 25 kg.

Trípode y rótula de gama alta

Lógicamente, cuanto más ligero sea el trípode más caro será. Pero a partir de un cierto nivel, todos los trípodes de fibra de carbono de las marcas que te acabo de comentar son muy buenos.

¿Quieres invertir un poco más? Cómprate una buena rótula.

La mayoría de las marcas venden packs de patas de trípode y rótula.

Pero si buscas una rótula concreta, no tienes porqué conformarte con la del pack. Eso sí, asegúrate que sea una rótula de bola, que aguante entre 5 y 7 kg de peso y que la platina sea extraíble.

Mi rótula favorita es la Really Right Stuff BH-55.

Aunque también me gustan mucho la Gitzo GH1382QD, la Kirk Enterprises BH-1 y la Arca Swiss Monoball Z1 SP. Todas son tremendamente sólidas, fiables y permiten trabajar con muchísima precisión.

Y cuando utilizo un superteleobjetivo uso una rótula gimbal Benro GH2.

Intervalómetro

Siempre que fotografíes la Luna, intenta evitar cualquier tipo de contacto con la cámara. La más mínima vibración provocará que tu foto salga borrosa.

Muchos fotógrafos usan un disparador (de cable o remoto). Pero te recomiendo que en su lugar, te compres un intervalómetro.

En el caso de fotografía de Luna, tan sólo vas a usar la función básica de disparo. Pero si te animas a hacer un timelapse o quieres fotografiar unos rastros de estrellas necesitarás disparar a intervalos determinados.

Así es que invirtiendo en un intervalómetro añades a tu equipo una herramienta polivalente.

Por regla general, me gusta recomendar lo siguiente intervalómetros:

  • Intervalómetros de marca: Canon TC-80N3 or Phottix TR90.
  • Si buscas un intervalómetro económico mira la marca Yongnuo.
  • Intervalómetro inalámbrico: Phottix AION.

Una alternativa estupenda es un aparato que se llama CamRanger. Por ahora está disponible para cámaras Nikon, Canon, Fuji y Sony.

Es un dispositivo independiente que conectas a tu cámara réflex o sin espejo mediante un cable USB. Crea una red WiFi ad hoc a la que puedes conectar tu teléfono móvil o tu tableta (iOS, Android y Windows). Gracias a la aplicación de CamRanger puedes controlar tu cámara sin necesidad de ordenador ni conexión a Internet.

Y lo mejor de todo es que este aparato es autónomo. Por tanto, si el dispositivo móvil se desconecta, el CamRanger tiene memoria para seguir disparando. Imagina que estás haciendo un timelapse, tu secuencia se rompería si la cámara no sigue haciendo fotos en el intervalo que has establecido.

Por lo tanto, el CamRanger sirve para muchos tipos de fotos: timelapses (de la Vía Láctea, de rastros de estrellas, de un eclipse solar o lunar. ), horquillado (bracketing en inglés), enfoque por apilamiento (focus stacking en inglés) para macro y paisajes. ¡y mil cosas más!

Linternas y frontales

Siempre que vayas a fotografiar la Luna, necesitarás un pequeño equipo de iluminación. Si tu sesión es durante el amanecer, el atardecer o los crepúsculos, en algún momento estarás a oscuras. Antes, durante o después de hacer las fotos. ;)

Existen todo tipo de modelos de frontales. Pero te recomiendo un frontal que incluya luz roja de visión nocturna por si acaso necesitas revisar los ajustes de tu cámara.

El ojo humano necesita 20 minutos para acostumbrarse a ver en la oscuridad. Sería una pena perder ese tiempo precioso por culpa de una fuerte luz blanca.

Los modelos que más me gustan son el Petzl Tikka XP, el Pelican 2750 y el Pelican 2760.

Si prefieres un frontal de gran alcance pero sin luz roja, prueba el Led Lenser SEO5, el H14R o el H7R.2.

Y si te resulta más fácil usar una linterna, mis favoritas son la Coast TX-10, la Led Lenser L7 o la Maglite Mini Xenon.

De noche, asegúrate de que al encender tu frontal o tu linterna no molestas al resto de fotógrafos a tu alrededor. Cualquier fuente adicional de luz reventará la exposición de sus fotos.

Tarjetas de memoria

Compra las tarjetas SD (Secure Digital) de mayor calidad posible (como las de SanDisk, Prograde o Lexar) para minimizar el riesgo de perder tus fotos y disponer de la mayor velocidad de transferencia.

Hoy en día su precio ha bajado tanto que incluso las tarjetas de mayor capacidad (64GB, 128GB o incluso 256GB) tienen un buen precio.

No obstante, a mí me gusta utilizar tarjetas de capacidad media (16GB o 32GB). Así, si se me rompe o pierde una tarjeta (¡esperemos que no suceda nada!), el número de fotos irrecuperables es menor.

A pesar de que todavía hay cámaras que utilizan tarjetas CompactFlash (CF), es un sistema que está desapareciendo poco a poco.

Y para sustituirlo, SanDisk, Nikon y Sony lanzaron un nuevo formato de tarjeta, el XQD disponible en algunos modelos con sensor de formato completo (D4, D4s, D5 y D850), APS-C (D500) y sin espejo (Z6 y Z7). Son tarjetas

  • Con una gran capacidad de almacenaje (desde 32GB a 256GB).
  • Cuya velocidad de lectura y de grabación es muy rápida (400MB/s frente a los 160MB/s de una tarjeta CF o los 250 MB/s de una tarjeta SD).
  • Muy seguras, resistentes y con una durabilidad increíble.

Su único problema: un precio prohibitivo (por ahora).

¡Y la camiseta de PhotoPills DeaMOONized!

¿Qué no te ibas a tener que vestir para la ocasión?

Pues sí. Tienes que estar elegante para tu cita con la Luna.

¡Ir de etiqueta es obligatorio! :P

7. Cómo fotografiar la Luna paso a paso

¡Ha llegado el día!

Por fin ha llegado el ansiado momento de coger tu equipo y capturar esa foto de Luna que has planificado con tanto cariño.

En este apartado encontrarás todo lo que necesitas para fotografiar la Luna con éxito, incluyendo cómo enfocar y los ajustes de cámara :)

Si quieres fotografiar un eclipse lunar, te recomiendo que eches un ojo a nuestra superguía de eclipses lunares. Ahí encontrarás un montón de ejemplos explicados paso a paso.

Empecemos por el principio.

Llega con tiempo a la localización

Este paso es esencial para cualquier fotografía. Te ayuda a explorar el terreno en detalle y a preparar con calma el equipo.

Pero, sobre todo, te permite asegurarte de que te sitúas en el punto de disparo exacto. Y esa, querido PhotoPiller, es la clave de cualquier fotografía de Luna.

Un pequeño error, un metro a la izquierda o a la derecha y.

¡La Luna no estará en el lugar que querías! :(

Utiliza el Planificador de PhotoPills para verificar que estás en el lugar correcto.

Puedes activar la opción de ver tu posición sobre el mapa pulsando el botón (+) que hay sobre el mapa. Luego, pulsa el octavo botón de la barra de herramientas que aparece (es el ícono en forma de brújula).

¿Ves un círculo azul sobre el mapa? Bien, indica tu posición actual.

Camina hasta colocarte en la localización del Pin Rojo. Para ello, es importante que amplies la imagen en el mapa y compruebes que realmente el punto azul está alineado con la base del Pin Rojo (el lugar preciso en el que está clavado el palito).

De todos modos, debes estar siempre listo para moverte unos metros para ajustar la composición en el momento que veas la Luna.

Coloca el trípode, la rótula, la cámara y el objetivo

Coloca el conjunto de trípode y rótula sobre una superficie sólida y asegúrate de que está estable.

Pon el objetivo que vayas a utilizar durante la sesión y ancla el conjunto de cámara y objetivo a la rótula. Por último, coloca el intervalómetro y comprueba que todo funciona correctamente.

Una vez más, asegúrate de que todo el equipo está estable. La más mínima vibración hará que la Luna salga desenfocada.

Sería una verdadera pena.

Quita el filtro ultravioleta (UV)

Si lo tienes puesto, quita el filtro ultravioleta (UV).

Es un filtro que no tiene ninguna utilidad en este tipo de fotografía y lo único que va a hacer es causarte problemas a la hora de hacer la foto y restarle calidad a la imagen.

Desactiva el sistema de estabilización de imagen del objetivo

Hay objetivos que llevan lo que se denomina estabilizador de vibraciones. Canon lo llama Image Stabilization (IS), mientras que Nikon lo denomina Vibration Reduction (VR) y Sigma, Optical Stabilizer (OS). Otras marcas como Sony, Olympus o Pentax se han centrado en sistemas integrados en la cámara.

Este sistema te permite disparar a pulso o a velocidades algo más lentas de lo normal ya que compensa determinadas vibraciones (a mano alzada o sobre un trípode).

Si tu objetivo tiene sistema de estabilización de imagen, desactívalo.

Al estar el equipo estable sobre el trípode y la rótula, el sistema puede intentar compensar vibraciones que no existen. y la Luna podría salir borrosa.

No obstante, si estás usando un equipo voluminoso y pesado y sopla mucho viento, actívalo para ayudarte a contrarrestar las vibraciones producidas por viento.

Dispara en RAW

Sí, ya sé que un archivo RAW ocupa mucha más memoria que un archivo JPEG.

Pero todo tiene un motivo: el archivo RAW contiene todos los datos de la imagen que ha capturado el sensor.

Por tanto, siempre tendrás una imagen de base de mayor calidad que te permitirá revelarla, procesarla y corregir errores que de otra forma sería imposible.

Eso sí, ten en cuenta que la imagen que ves en tu LCD es una copia en JPEG del archivo RAW. Así es que el histograma que estás viendo en la cámara no es exactamente el del archivo RAW.

Determina la distancia focal que vas a usar

Selecciona la distancia focal dependiendo de la composición que hayas imaginado.

Recuerda lo que te comenté en la sección 4: la distancia focal determina el tamaño de la Luna en la foto.

De tal modo que si quieres una:

  • Luna como un punto, utiliza un objetivo gran angular (10-35mm)
  • Luna pequeña, usa distancias focales intermedias (35-200mm)
  • Luna grande (¡o enorme!), selecciona distancias focales largas (>200mm)

Selecciona el modo de disparo Manual (M)

Gracias al modo de disparo Manual (M) puedes controlar con total precisión la apertura, la velocidad de obturación y el ISO.

De esta forma, consigues la exposición perfecta para tu foto.

Selecciona la apertura

Cuando fotografías la Luna, la apertura depende de dos factores:

  • La cantidad de luz natural que haya en la escena.
  • La profundidad de campo que quieras mostrar en la imagen.

Deja que te ponga un par de ejemplos.

Imagina que estás fotografiando la Luna durante el crepúsculo astronómico por lo que la ausencia de luz te obliga a usar una apertura grande (f/2.8 o f/4 por ejemplo). Al mismo tiempo, la profundidad de campo importa poco puesto que el primer plano no va a estar iluminado. Así es te puedes centrar en que la Luna salga enfocada.

Ahora supón que estás fotografiando durante la hora dorada, por lo que la luz de la escena te permite usar una apertura relativamente pequeña (f/8 o f/11 por ejemplo). Así mismo, una apertura pequeña te proporcionará una mayor profundidad de campo, pudiendo capturar con detalle tanto la Luna y como el paisaje.

Enfoca

Obviamente, para conseguir el enfoque que quieres, debes dominar el concepto de profundidad de campo ;)

La manera de enfocar depende totalmente de la distancia focal que hayas determinado y de lo que quieras que quede perfectamente enfocado.

Objetivo gran angular

Enfoca a la distancia hiperfocal. O mejor aún, a una distancia ligeramente superior (1 m, por ejemplo) para asegurarte de que todo está aceptablemente enfocado desde el primer plano hasta la Luna. En este vídeo te enseño cómo enfocar a la distancia hiperfocal en menos de 1 minuto:

Focales intermedias/largas con primer plano

Enfoca en el sujeto siempre que la distancia hiperfocal sea más corta que la distancia al sujeto. De esta manera, también te aseguras de que la Luna está también enfocada.

Cuando la distancia hiperfocal sea más grande que la distancia a tu sujeto, hay dos alternativas.

1. Busca un elemento en el que enfocar que esté más lejos que la distancia hiperfocal

Puede ser por ejemplo un edificio, una roca.

Pero, al enfocarlo, asegúrate siempre de que el plano cercano de profundidad de campo (PdC) quede más cercano a ti que tu sujeto. Así tu sujeto estará dentro del área que estará aceptablemente nítida (enfocada). Es decir, entre el plano cercano de profundidad de campo y el infinito.

Para buscar este elemento utiliza el Planificador y la herramienta de Profundidad de Campo (PdC).

Introduce los parámetros de disparo en la herramienta (cámara, focal, apertura, enfoque alineado con el Pin Negro, etc.). Después, en vez de colocar el Pin Negro en tu sujeto, colócalo en un elemento que esté más lejos que la distancia hiperfocal (está marcada en el mapa) y que sabes que será visible desde la posición del Pin Rojo. De esta manera puedes visualizar en el mapa lo que quedará enfocado y lo que no (lo que queda entre el plano cercano de profundidad de campo y el infinito).

Te sugiero que hagas este trabajo en casa, antes de ir a la localización. Así sabrás con antelación dónde vas a enfocar durante la sesión.

2. Enfoca directamente a tu sujeto y dejar la Luna ligeramente desenfocada

En la mayoría de las fotos, apenas se apreciará que la Luna está ligeramente desenfocada.

Siempre es mejor que tu sujeto esté totalmente enfocado y la Luna (algo) desenfocada, y no al revés. No hay nada peor, desde un punto de vista artístico, que tener la Luna perfectamente enfocada y tu sujeto totalmente desenfocado.

Focales largas sin primer plano

Enfoca directamente en la Luna.

Utiliza la función Live View en la pantalla LCD de tu cámara para enfocar con precisión. Amplía la imagen mientras la función Live View está activada, hasta que veas el detalle del relieve de la Luna. Después gira lentamente el anillo de enfoque del objetivo hasta tener el detalle de la superficie enfocado perfectamente.

Si no estás acostumbrado a enfocar manualmente, gira poco a poco el anillo de enfoque y cuando te parezca que tienes la Luna enfocada, sigue girando el anillo, pásate un poco del enfoque perfecto y luego gira el anillo al revés para recuperar el enfoque. De esta manera apreciarás mejor el enfoque correcto.

Y si tu cámara tiene las funciones de Focus Peaking y/o el Ampliador de Enfoque (Focus Magnifier), actívalas también ya que te ayudarán a ser aún más preciso.

Sea cual sea la focal que estés usando, haz una foto de prueba para comprobar que el encuadre y el enfoque son los adecuados.

Selecciona la velocidad

La velocidad de obturación depende de la luz natural que tengas en el momento del disparo (y de la foto que quieras capturar).

No obstante, existe una limitación: la rotación de la Tierra.

Es decir, que cuando te encuentres ante una escena de muy poca luz u oscuridad, no podrás utilizar una velocidad demasiado lenta porque la Luna saldrá movida. Por tanto, tienes que encontrar el equilibrio.

Por regla general, usa una velocidad de hasta 1s.

Afina el ISO

Es momento de ajustarlo teniendo en cuenta:

  • El triángulo de exposición. Ya sabes la apertura y la velocidad.
  • Cuánto ruido produce tu cámara.

Lo ideal es que uses el mínimo ISO posible. Empieza con ISO 100 y sube dependiendo de las condiciones de luz (generalmente entre 100 y 1600).

Utiliza el balance de blancos en modo manual

Ajústalo entre 3400 y 5000K para potenciar los azules o entre 6000 y 7500K para potenciar los dorados.

Revisa el histograma y ajusta la exposición

Encuadra y haz una foto.

Comprueba el histograma. Es la herramienta que te permite analizar la exposición de la imagen en la pantalla LCD de la cámara, y hacer los ajustes necesarios para lograr una exposición correcta sobre el terreno.

Si es necesario, ajusta la exposición hasta que consigas la que estás buscando.

Por ejemplo, si la foto ha salido subexpuesta (más oscura de lo que quieres), sigo este flujo de trabajo:

  • Primero uso una apertura más grande (número f más pequeño), siempre comprobando que consigo la profundidad de campo que quiero. Aunque trato de evitar las aperturas muy grandes a no ser que haya muy poca luz en la escena.
  • Si a pesar de eso la foto sigue subexpuesta, uso una velocidad de obturación más lenta (un tiempo de exposición más largo). Eso sí, siempre sin sobrepasar 1s para que la Luna no quede borrosa a causa del movimiento.
  • Y si la apertura y la velocidad no son suficientes, aumento el ISO.

Haz un horquillado para conseguir la foto perfecta

La luz cambia muchísimo mientras que el Sol está saliendo o se va poniendo. Por lo tanto, el brillo de la Luna también irá cambiando a lo largo el tiempo.

Debes estar preparado para ajustar la exposición durante la sesión fotográfica. Aunque una forma de asegurarte de no quemar la Luna es hacer un horquillado.

Un horquillado de 1 paso con 3 fotos bastará en la mayoría de situaciones. De esta forma, una vez en casa podrás elegir la foto que mejor esté expuesta para como base del procesado.

Lo más importante es no quemar la Luna: las sombras son fáciles de recuperar, pero las altas luces no. Siempre y cuando tengas controlada la luz de la Luna, podrás recuperar el resto de foto.

Prepárate para moverte

Puede ser muy traicionera.

Clavar la planificación al milímetro no es fácil. En general hay muchos factores que tienes que tener en cuenta y más aún si quieres hacer una foto con una Luna enorme. Es decir, una foto desde una distancia muy larga.

Puede que no estés situado exactamente donde esta el Pin Rojo.

Puede que cuando veas aparecer la Luna, a pesar de haber capturado la foto que querías, quieras recomponer la escena y hacer una segunda foto. O incluso una tercera.

Por si esto fuera poco, ¡la Luna se mueve muy rápido en el encuadre!

Saber cambiar de posición con rapidez y agilidad es fundamental para sacar el máximo provecho al momento :)

Ah, y te explico un pequeño truco. ;)

La Luna siempre te va a «seguir».

Es decir, si ves que la Luna se queda a la derecha de tu sujeto y la quieres alinear de nuevo, anda hacia tu izquierda para que la Luna «se mueva» también hacia la izquierda y se alinee de nuevo. Si la Luna se queda a la izquierda de tu sujeto, muévete hacia la derecha.

Parece sencillo pero con los nervios de la sesión verás que no es tan evidente saber hacia dónde andar :)

Así es que, estate siempre listo para pasar a la acción :P

Ahora que ya sabes cuáles son los pasos que tienes que dar para capturar la foto, ¡ten cuidado de no cometer ninguno de los siguientes errores!

8. Los 11 errores que deberías evitar al fotografiar la Luna

No has planificado tu foto (1)

¿Pensabas que dejando la sesión fotográfica al azar ibas a conseguir esa foto con la que llevas tiempo soñando?

Así es que estudia con atención la sección 5 y sigue todos los pasos. Si utilizas PhotoPills y estableces un flujo de trabajo lógico, capturarás tu foto con éxito.

Estás a tan sólo una planificación de distancia de conseguir la foto con la que sueñas.

No has explorado la localización de día (2)

Este paso es fundamental en fotografía de paisaje. Y más aún en fotografía de Luna.

Por un lado, es muy importante que seas capaz de encontrar con exactitud la localización del punto de disparo. Es decir, el posición del Pin Rojo de acuerdo con tu planificación (sección 5).

Por otro lado, ten en cuenta que en muchas ocasiones será de noche antes, durante o después de la sesión fotográfica. Y de noche todo es mucho más difícil. Explorar la zona con antelación te ayuda a orientarte, a encontrar puntos de referencia y a evitar peligros potenciales (una zanja, un acantilado, etc.).

Así es que evita riesgos que pongan en peligro la captura de tu foto o tu seguridad.

No te sitúas exactamente en la posición del Pin Rojo (3)

A lo largo del artículo, te he repetido en numerosas ocasiones que la fotografía de Luna es una disciplina de precisión. Para conseguir que la Luna esté en una posición exacta en el cielo con respecto al sujeto, tendrás que situarte en un punto de disparo concreto.

Si no lo haces, si no te colocas en la posición del Pin Rojo, difícilmente conseguirás la foto.

Estas son las formas de evitarlo:

  • Explora la localización de día y varios días antes de la fecha de la Luna. Busca puntos de referencia que te ayuden a identificar el punto de disparo.
  • Si no tienes referencias físicas, ayúdate de PhotoPills.

En este último caso, sigue estos pasos:

  • En el Planificador, pulsa el botón (+) que hay sobre el mapa (esquina inferior derecha) y activa tu posición sobre el mapa (pulsando el botón con el icono de GPS o punta de flecha). Un círculo azul aparecerá sobre el mapa señalando el punto exacto en que estás.
  • Ahora anda hacia donde está el Pin Rojo. Y asegúrate que el círculo azul está centrado con el extremo del palito del Pin Rojo.

Y recuerda, siempre debes estar preparado para moverte y poder ajustar la composición en cuanto veas aparecer la Luna.

La Luna se mueve muy rápido y no consigues la foto (4)

Al utilizar un teleobjetivo, la Luna se mueve muy rápido en el encuadre.

De ahí que tu rapidez a la hora de determinar los ajustes de la cámara y de disparar sea esencial.

En particular, la velocidad de obturación es clave. Si es demasiado rápida, corres el riesgo de que la foto salga subexpuesta (muy oscura). Si es demasiado lenta, puede que la Luna salga movida.

Por tanto, practica siempre que puedas. Haz sesiones fotográficas de la Luna aunque no esté en la fase que quieres (Luna Llena, por ejemplo). De esta forma, aprenderás su comportamiento y serás capaz de establecer los ajustes del triángulo de exposición con la rapidez suficiente.

No enfocas correctamente y el sujeto sale borroso (5)

Según el tipo de foto que tengas en mente, podrás enfocar de varias formas (sección 7).

Incluyes gran parte del paisaje (gran angular)

Eso significa que estás utilizando un gran angular para incluir parte del paisaje en tu encuadre. Por lo tanto, asegúrate de enfocar a la distancia hiperfocal.

O mejor, a una distancia ligeramente superior para estar completamente seguro de que todo está enfocado (tanto el paisaje como la Luna).

Sólo incluyes la Luna y el sujeto en el encuadre (teleobjetivo)

En este caso, el tipo de enfoque va a depender de la situación en la que te encuentres:

  • Si el sujeto está más lejos de la distancia hiperfocal, enfoca directamente al sujeto.
  • Si el sujeto está más cerca de la distancia hiperfocal y puedes enfocar a la hiperfocal porque es una distancia no demasiado grande, enfoca a algo que esté más lejos que la distancia hiperfocal. Comprueba siempre que el plano cercano de la profundidad de campo deja el sujeto en foco. De esta forma, tanto el sujeto como la luna estarán aceptablemente enfocados.
  • Si el sujeto está más cerca de la distancia hiperfocal y no puedes enfocar a la hiperfocal porque es una distancia demasiado grande, enfoca al sujeto. Aunque la Luna salga desenfocada, te aseguras tener el sujeto perfectamente enfocado.
  • Si fotografías sólo la Luna, enfoca directamente a la Luna.

Cuando disparas a distancias tan lejanas, es muy fácil fallar en el enfoque.

Para comprobar que el sujeto y/o la Luna están perfectamente nítidos, usa la herramienta Live View en tu pantalla LCD y, si tu cámara dispone de ellas, utiliza también el Focus Peaking y/o el Ampliador de Enfoque (Focus Magnifier).

La Luna sale movida o trepidada (6)

Si al comprobar la foto, ves que la Luna sale movida o trepidada, no te confundas: una Luna trepidada no es lo mismo que una Luna borrosa a pesar de que en ambos casos la foto no salga totalmente nítida.

Cuando sale borrosa, es porque has tenido un problema de enfoque. En ese caso, echa un vistazo al apartado anterior en el que te detallo cómo solucionarlo.

En cambio, cuando la Luna sale trepidada, el problema se debe seguramente a que tu cámara y/o tu objetivo se han visto afectados por alguna pequeña vibración.

  • Si usas una cámara réflex y velocidades de obturación lentas (entre 1/20s y 1s), el espejo produce vibraciones al levantarse. En ese caso, bloquea el levantamiento de espejo.
  • Utiliza un trípode robusto y comprueba que tu equipo está en una posición estable. Presiona bien el trípode contra el suelo si es tierra o arena. Si no lo haces, corres el riesgo de que el trípode se vaya hundiendo a medida que vas tomando fotos y salgan movidas.
  • Cuando haga mucho viento, enciende el sistema de estabilización de imagen de tu objetivo (si lo tiene). Aunque estés usando un trípode, te dará más garantías de que el peso del propio objetivo no hace que se desestabilice.
  • Usa un intervalómetro, evita tocar la cámara en el momento del disparo.

La Luna sale sobreexpuesta (7)

Dependiendo del tipo de luz natural que haya en la escena, o más bien, de su ausencia, puede que la Luna sea la única fuente de luz de la escena. Eso hace que la escena tenga un alto rango dinámico.

Ten cuidado al determinar la exposición que necesitas.

Si sobreexpones la Luna, es decir si sale más brillante de lo que debería, significa que las altas luces están reventadas. Dicho de otro modo, la cámara no ha sido capaz de capturar toda la información que hay en los blancos. Por tanto, no hay detalle en esa zona de la foto.

Y, por desgracia, es algo que no se puede solucionar ni en el revelado ni en el procesado. Así es que asegúrate de exponer correctamente estudiando el histograma.

Una alternativa que te ayuda a solucionar este problema es hacer un horquillado (bracketing en inglés). Con 3 fotos conseguirás solventar la mayoría de las situaciones de alto rango dinámico. Pero si la diferencia de rango dinámico es mucha, puedes hacer 5 tomas (o más, tú decides).

Está nublado por lo que decides no hacer ni una foto (8)

Las previsiones no son nada buenas: se esperan nubes durante tu sesión fotográfica. :(

Mi consejo es que te arriesgues y vayas a hacer la foto de todos modos.

Puede que la previsión meteorológica sea errónea o que el horizonte se despeje en el último momento y logres la foto.

¡Nunca te des por vencido!

Además, puede que las nubes le den otro aire a la escena y captures algo espectacular que nunca llegaste a imaginar.

Un elemento de tu equipo falla (9)

Unos días antes de la sesión fotográfica, comprueba todo tu equipo (sección 6) y asegúrate de que todo funciona correctamente. Deja el margen de tiempo suficiente por si tienes que sustituir algo en el equipo.

No hagas las comprobaciones deprisa y corriendo. Sé concienzudo y dedica a esta tarea el tiempo que sea necesario.

Por último, y en la medida de lo posible, lleva dos de cada (cámara, objetivo, intervalómetro). O incluso más si son baterías o tarjetas de memoria. Si algo falla, siempre tendrás un plan B.

Y mientras lo haces, escribe una lista con todo lo que vas a necesitar el día de la captura. De esta forma evitarás olvidarte de algo que podría ser importante.

Te has olvidado algo en casa (10)

En la sección 6 hemos visto en detalle todo el equipo necesario para hacer tu foto de la Luna.

Mientras estés repasando lo que vas a llevar y que todo funciona perfectamente, haz una lista.

Escribe una lista completa y detallada en tu teléfono móvil. De esta forma sólo tendrás que hacerla una vez y la llevarás siempre en el bolsillo.

No disparas en RAW (11)

Es un error de principiante en el que todos hemos caído. Yo el primero.

Así es que cuanto antes le pongas remedio, mejor. Dispara siempre en RAW.

Este tipo de archivos contiene toda la información que ha capturado el sensor de tu cámara. Por lo tanto, son archivos originales. Y son los únicos que te permiten revelar y procesar la imagen posteriormente sin perder calidad.

Un archivo JPEG no es más que un formato comprimido del archivo RAW. Y lógicamente, esa compresión le hace perder gran parte de la información y le resta calidad.

9. 6 maestros de Luna de los que aprender

Una manera de aprender fotografía es viendo (y estudiando) fotos de grandísimos fotógrafos.

Además de ser una inagotable fuente de inspiración, también te puede ayudar a experimentar nuevas composiciones y técnicas. Porque de eso se trata: de probar cosas nuevas y de aprender por el camino.

Por eso siempre me gusta estar atento a lo que publican mis fotógrafos de referencia. Y además, me preocupo por descubrir nuevos talentos. ¡Hay tanta gente de la que tengo que seguir aprendiendo!

Y he pensado que lo mejor que puedo hacer por ti es compartir contigo una lista de los que considero maestros de Luna: fotógrafos que capturan imágenes de la Luna espectaculares.

Incluso he tenido la suerte de hacer fotos con algunos de ellos durante mi evento fotográfico favorito, el PhotoPills Camp.

Lógicamente, la lista no está completa ni es exhaustiva. Conforme pase el tiempo, irá creciendo con fotógrafos que vaya descubriendo. y con aquellos que me recomiendes tú también.

¡Anímate a compartir conmigo y con el resto de PhotoPillers tus propios maestros de Luna! Todos te lo agradeceremos. Deja un comentario con tus sugerencias al final de esta guía.

Albert Dros (1)

Premiado en múltiples ocasiones, su trabajo ha sido publicado nada más y nada menos que en Time, Huffington Post, Daily Mail y National Geographic.

Cinco minutos hablando con Albert Dros son más que suficientes para darte cuenta de que es adicto a la fotografía de paisaje y a capturar la belleza del mundo. De hecho, diría que está obsesionado.

Su objetivo: capturar fotos espectaculares que nadie ha hecho antes.

Y eso incluye fotos de la Luna que se ha pasado días o incluso semanas planificando. Es un fan de la planificación y le encanta tenerlo todo perfectamente atado. Por eso sus imágenes de Luna son auténticos fotones.

Mark Gee (2)

Mark Gee se convirtió en 2020 en el Astronomy Photographer of the Year. Es un fotógrafo experto en timelapses, ha dado charlas en TEDx y desde hace varios años se ha convertido en un PhotoPills Master.

Dentro de su fotografía y vídeos, sus auténticas especialidades son la Luna y la Vía Láctea. Nadie cuenta historias con esos dos elementos como él. Quizá hayas visto en algún momento uno de sus vídeos virales, «Full Moon Silhouettes», o alguna de sus fabulosas fotos de Luna.

Todas sus fotos tienen un gran trabajo de composición y planificación detrás. Sus esfuerzos por encontrar la localización adecuada y combinar la Luna Llena con un sujeto potente (siluetas, un faro, una turbina eólica. ) siempre dan sus frutos.

Chris Burkard (3)

Si todavía no formas parte de la legión millonaria de seguidores de Chris Burkard en Instagram, deja ahora mismo todo lo que estás haciendo (incluso leer este artículo) y abre la aplicación para empezar a ver sus imágenes ya.

Su sentido de la aventura, su pasión por hacer fotos en sitios recónditos y su ojo fotográfico son las cualidades adecuadas para conseguir lo que estás viendo.

Jennifer Khordi (4)

Me cuesta creer que nunca hayas visto alguna de las fotos que ha hecho Jennifer Khordi de la Estatua de la Libertad con la Luna Llena al fondo. Son míticas.

De hecho, Jennifer empezó a hacer fotos siguiendo su pasión por la noche. Pero la Luna terminó de conquistarla. Y eso la ha llevado a ver su trabajo publicado en numerosos medios de comunicación (CNN, ABC. ) .

Cuando pones en una coctelera el talento de una fotógrafa como ella, la ciudad de Nueva York y la Luna, es imposible que el resultado no sea impactante.

Javier Martínez Morán (5)

Javier Martínez Morán lleva años fotografiando las 4 torres de Madrid (España). Casi siempre de noche y junto a una Luna alucinante. Obviamente, no es el único sujeto con el fotografía la Luna, pero es un lugar mágico para él.

De hecho, su talento ha llegado incluso a ojos de la NASA, quien eligió su foto de la Luna saliendo entre las 4 de torres de Madrid como la fotografía astronómica del día (astronomy picture of the day o @apod) el 23 de marzo de 2020.

Philipp Schmidli (6)

Philipp Schmidli se convirtió en el primer PhotoPiller del año (PhotoPiller of the Year) en 2020, cuando decidimos crear los PhotoPills Awards para premiar la creatividad de la comunidad de PhotoPills.

Phillip se hizo con los 3.000$ del primer premio con una fotografía de un esquiador saltando desde una colina y atravesando una preciosa Luna Llena. De hecho, es la foto que ilustra esta sección.

Una foto arriesgada que sólo unos pocos elegidos pueden imaginar y capturar. Con ella demostró unas habilidades que me dejaron impresionado. ¡Y me motivó para afrontar retos más complicados! ;)

Espero que te ocurra lo mismo viendo su trabajo y dedicación.

10. Te toca.

¿Qué tienes pensado fotografiar primero?

¿Una Luna Llena? ¿Una Superluna? ¿Un eclipse lunar quizá?

El elemento esencial para conseguir una foto única es tu imaginación. Prueba de ello son las imágenes que PhotoPillers como tú y como yo envían cada día a los PhotoPills Awards.

Ahí tienes un montón de ejemplos que te servirán de inspiración para imaginar, planificar y capturar un fotón de la Luna.

Y cuando lo tengas, ¡mándalo a los PhotoPills Awards!

Ayudarás a miles de PhotoPillers y.

¡Puede que te conviertas en el próximo Moonmaster (Maestro de la Luna) del mes!

¡O en el próximo PhotoPiller del Año!

Ya, ya sé que estás impaciente por abrir PhotoPills y empezar a planificar la próxima Luna Llena. Yo también.

Pero si tienes cualquier duda, una pregunta o necesitas ayuda, deja un comentario al final de esta guía.

Será un placer ayudarte a conseguir esa foto que tienes en mente ;)

Antoni Cladera es un fotógrafo de naturaleza comprometido con el medio ambiente. Artista de la Confederación Española de Fotografía y miembro de la Asociación Española de Fotógrafos de Naturaleza (AEFONA). Forma parte del equipo de PhotoPills.

Queremos dar las gracias a nuestros amigos Albert Dros y Philipp Schmidli por dejarnos publicar sus increíbles fotografías de la Luna.

Nota: Algunos enlaces de este artículo son enlaces de afiliados. ¿Qué quiere decir esto? Que si compras mediante estos enlaces nos estás ayudando económicamente sin que eso suponga ningún gasto adicional para ti. Gracias por tu apoyo.

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    Broker honesto!

Like this post? Please share to your friends:
Opciones binarias para principiantes
Deja un comentario

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: