GBPUSD A tres meses del referéndum Brexit

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    Broker honesto!

Contents

GBP/USD: A tres meses del referéndum Brexit

A tres meses a partir de hoy, el 23 de junio del 2020 los votantes en el Reino Unido decidirán si el país debe continuar como miembro de la Unión Europea. La decisión de abandonar podría tener un profundo impacto en la economía del Reino Unido y de la libra esterlina (GBP), en particular. Los mercados de divisas detestan la incertidumbre y la continua volatilidad probablemente será la norma para los próximos tres meses o hasta que un lado o el otro en el debate del Brexit obtenga una ventaja significativa.

A principios de este mes, el Banco de Inglaterra anunció que iba a colocar dinero extra a disposición de los bancos durante el periodo de la consulta. Esta medida de dinero extra se ha diseñado para ayudar a la industria financiera a mantenerse a flote durante posibles períodos de turbulencia en el mercado o cuando exista el riesgo de una crisis de crédito. Los mercados de divisas ya han sido sacudidos por los temores de que Gran Bretaña podría dejar el bloque de 28 miembros, lo que ha ocasionado que el par de divisas GBP/USD caiga hasta su nivel mínimo en siete años y medio.

¿Hacia dónde se dirigirá el GBP/USD en los próximos meses?

Los mercados han trasladado las expectativas de un cambio en las políticas del Banco de Inglaterra para el primer trimestre del año que viene y se están enfocando en el riesgo de una posible salida del Reino Unido de la Unión Europea. Los resultados de las últimas encuestas indican que un 43% de los votantes están a favor de permanecer en la UE, un 41% quieren que el país salga y el 16% se mantiene indeciso, con pocos cambios en el último par de semanas.

El GBP estuvo rodeado con mucha incertidumbre política en el período previo al referéndum escocés de septiembre del 2020. Ahora, tal como entonces, el supuesto es que el gobierno del Reino Unido va a prevalecer. Ya lo hizo en el 2020, pero la votación estuvo mucho más cerrada con respecto a lo que sondeos de opinión o el público en general había anticipado. Esta vez los dos lados opuestos están mucho más cerca y el impulso, con tres meses por delante, recae en la campaña por la salida del Reino Unido. El supuesto es que muchos votantes se van a decantar con el status quo como la opción más segura. Sin embargo, con el partido Conservador gobernante y el gobierno profundamente divididos sobre el tema (6 miembros del gabinete, junto con el influyente Boris Johnson están haciendo campaña a favor de la salida) y un miembro del gabinete que ha renunciado (aunque no directamente debido al debate sobre el Brexit), nada puede darse por sentado.

Los trágicos sucesos de ayer en Bruselas también se suman a los problemas del GBP. Por lo tanto, vemos la depreciación continua para el GBP en los próximos tres meses. La noticia de hoy reafirma esta opinión, los inversores extranjeros continuarán reduciendo sus posiciones de activos del Reino Unido, o continuarán cubriendo dichas inversiones, debido a la volatilidad y la incertidumbre que rodea a la votación. El coste de la cobertura del GBP/USD aumentó en un 14,50 por ciento este día conforme la opción a 3 meses del GBP/USD incrementó drásticamente su valor. Esta es la opción que cubre el voto del 23 de junio.

El gráfico mensual muestra la tendencia bajista intacta y clara, con 1.3500 como objetivo realista dentro de los próximos tres meses.

Brexit

Le explicamos cómo se ha desarrollado el brexit y cómo beneficiarse de la volatilidad que ha producido en los mercados.

¿Qué es el brexit y qué oportunidades ofrece a los inversores?

Brexit es la contracción de la expresión en inglés British exit, y es la palabra usada para referirse a la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    Broker honesto!

Hasta ahora, el proceso ha provocado una incertidumbre generalizada en los mercados que ha creado oportunidades para obtener beneficios. Con CFD, barrera, turbos24 y opciones vanilla puede invertir en mercados al alza y a la baja, lo que significa que cuenta con un rango más amplio para rentabilizar la volatilidad que rodea el brexit.

¿Por qué operar con IG en mercados afectados por el brexit?

Opere sobre el EUR/GBP desde solo 0,9 puntos

Vaya largo o corto en una gama de pares de divisas, incluidas principales como la GBP, el EUR y el USD

Protección libre de riesgos

Nuestros stops garantizados solo incurren en una prima cuando se activan 1 , y están respaldados por nuestra protección contra el saldo negativo 2

Opere sábados y domingos

Especule o utilice estrategias de cobertura 24/7 3 con el único proveedor de España que ofrece weekend trading sobre el GBP/USD y el FTSE 100

Elija entre una gama de alertas de precios

Manténgase informado sobre los movimientos del mercado con las alertas de precios basadas en porcentajes y puntos exclusivas de IG

Mercados de los que estar pendiente durante el brexit

Los precios anteriores están sujetos a los términos y condiciones de nuestro sitio web . Estos precios son indicativos.

Basándose en las noticias y acontecimientos del brexit, puede especular sobre el desarrollo de diferentes mercados financieros, como los de acciones, forex e índices. Muchos de estos activos son muy sensibles al resultado de las negociaciones, pero los más propensos a experimentar movimientos significativos son el FTSE 100, las acciones de Reino Unido, los pares EUR/GBP y GBP/USD, y el oro.

Los CFD, las barrera, los turbos24 y las opciones vanilla le permiten especular sobre mercados tanto al alza como a la baja, y así sacar provecho a la volatilidad de los mercados sin tener que adquirir los activos subyacentes. Cuando opera, los beneficios o pérdidas obtenidos dependen de la medida en que su pronóstico sea correcto.

Brexit: ¿qué es lo siguiente?

Ahora que el Reino Unido ha abandonado oficialmente la Unión Europea, ha comenzado un periodo de transición que durará hasta el 31 de diciembre de 2020, durante el que el Reino Unido intentará prorrogar y adherirse a los acuerdos comerciales existentes entre la UE y países terceros. Mientras, también negociará los términos bajo los que comerciará con la UE una vez termine el periodo de transición.

Durante este periodo de transición, el Reino Unido continuará sujeto a la legalidad europea y seguirá formando parte de la unión aduanera y el mercado único de la UE, facilitando así los intercambios entre los negocios británicos y europeos hasta que concluyan las negociaciones.

Consejos para invertir en torno al brexit

  • Fije alertas de cambio de precio que le avisen de movimientos significativos
  • Limite su riesgo máximo fijando stops garantizados sobre sus posiciones
  • Cubra su cartera de acciones o su exposición al GBP operando con CFD, barrera, opciones vanilla y turbos24
  • Vaya largo o corto en cuanto surja alguna oportunidad, incluso los fines de semana

El impacto económico del brexit

La economía británica desde el referéndum del brexit

Antes de la celebración del referéndum, los expertos auguraban un desastre económico en el caso de que se decidiera abandonar la UE e incluso una recesión. Por el momento, esto no ha ocurrido: la economía británica ha continuado creciendo, aunque a un ritmo más lento del que lo hubiera hecho si hubiera votado por la permanencia. Además, el desempleo ha descendido de forma constante desde 2020.

Sin embargo, aunque la economía británica sigue progresando, se han producido declives en diversos sectores del país. La industria automobilística ha comenzado a desacelerarse, y algunas voces hablan incluso de decrecimiento. De la misma manera, el mercado inmobiliario de Reino Unido ha empezado a caer, y algunos inversores y economistan culpan al brexit.

La economía británica después de que Reino Unido abandone la Unión Europea

Diversos expertos especulan acerca del impacto que el brexit tendrá en la economía británica una vez se complete el proceso de retirada. Algunos indican que es probable que continúe la ralentización económica, mientras que otros especulan que Reino Unido se encontrará en una situación peor que si hubiera decidido permanecer en la UE.

Sin embargo, la perspectiva económica del país depende de si se marcha con o sin un acuerdo. El FMI ha advertido de que con un brexit sin acuerdo, Reino Unido se arriesga a sufrir una recesión que podría durar dos años, y algunas predicciones a largo plazo (realizadas por el propio Gobierno británico) aseguran que el PIB del país podría caer un 8% durante los próximos 15 años.

Un buen número de economistas coinciden en que la pertenencia a la Unión Europea ha tenido un efecto positivo para el comercio y la economía británicos, debido a que el bloque comercial europeo no impone tasas a los bienes que se mueven a través de sus fronteras. Algunos argumentas que al abandonar la Unión, Reino Unido se someterá a tasas innecesarias y costes extra de los que no tienen que preocuparse otros países miembros.

Los partidarios de la marcha argumentan que al cortar lazos con la UE, el país podrá alcanzar acuerdos con países como EE. UU. y China. Actualmente, al ser un miembro de la UE, Reino Unido no tiene permitido negociar acuerdos propios libremente. Al abandonar la Unión no contará con esta restricción, lo que puede abrir la puerta a titanes económicos como EE. UU. y a economías de mercado emergentes como Brasil e India.

Lo que aún está por verse es si el país consigue acuerdos del mismo tamaño y con el mismo acceso a los mercados internacionales que los que le otorga la Unión Europea.

Últimas noticias del brexit

La cotización de la libra aguanta frente al euro hoy tras evitar el Reino Unido la recesión técnica

El Reino Unido se encamina a elecciones en diciembre y la libra responde al alza

La enésima derrota parlamentaria de Boris Johnson envía a la libra por debajo de los 1,29 dólares

El Brexit sigue cobrándose su peaje y los pedidos de la industria británica caen a mínimos de 2020

Cronología del brexit: ¿qué ha pasado hasta ahora?

Celebración del referéndum sobre el brexit — junio de 2020

El referéndum celebrado en 2020 atrajo a más de 30 millones de personas a las urnas. El resultado fue un 51,9% en favor de la salida y un 48,1% en favor de la permanencia.

Hubo una gran diferencia de voto entre regiones: Inglaterra y Gales votaron a favor de la marcha, mientras que Irlanda del Norte y Escocia votaron a favor de la permanencia. La victoria más abrumadora para cualquiera de las opciones se dio en Escocia, mientras que el resultado más ajustado se produjo en Gales. La participación general en todo el país fue de un 72,2%. Al final, la votación puso de manifiesto la profunda división social en Gran Bretaña, un hecho que ha definido los siguientes meses de negociaciones, retos y represalias.

Región A favor de la salida A favor de la permanencia Salida/Permanencia Participación
Inglaterra 53,4% 46 , 6% Salida 73%
Irlanda del Norte 44 , 2% 55 , 8% Permanencia 62 , 7%
Escocia 38% 62% Permanencia 67 , 2%
Gales 52 , 5% 47 , 5% Salida 71 , 7%

Los resultados pillaron por sorpresa al Gobierno. David Cameron renunció a su cargo como primer ministro y Theresa May ocupó su puesto, a lo que le siguió una contienda por el mando dentro del Partido Conservador. La nueva primera ministra confirmó que Reino Unido abandonaría la UE con su famosa frase de “brexit significa brexit”, a pesar de ser partidaria de la permanencia antes del referéndum.

Activación del artículo 50 — marzo de 2020

El artículo 50 se activó finalmente el 29 de marzo de 2020, lo que inició una cuenta atrás oficial de dos años hasta el brexit, con un período de planificación por parte de los negociadores de la UE y de Reino Unido que duró hasta junio de 2020. A partir de ese mes comenzaron las negociaciones. Mientras tanto, Theresa May convocó elecciones anticipadas con la esperanza de aumentar la mayoría parlamentaria de los tories y de fortalecer el poder de negociación del Gobierno con los líderes de la UE. Sin embargo, el plan fue un completo desastre, ya que los conservadores perdieron su mayoría en la Cámara Baja y se vieron obligados a formar una coalición con el DUP. Algunos alegan que esto debilitó el poder de negociación del Gobierno, ya que para la ratificación final del pacto será necesario el apoyo del DUP en el Parlamento.

Comienzan las negociaciones — junio de 2020

Las negociaciones del brexit comenzaron oficialmente el 19 de junio de 2020 y el Reino Unido aceptó la propuesta de Michel Barnier, jefe negociador de la UE, de realizar las negociaciones por fases. La primera fase concluyó en diciembre de 2020, con acuerdos en relación con una liquidación financiera de entre 35.000 y 39.000 millones de libras por parte de Reino Unido, una frontera irlandesa suave y los derechos de los ciudadanos británicos y europeos viviendo fuera de sus países.

La segunda fase duró hasta mediados de noviembre de 2020 y se centró en la futura relación entre Reino Unido y la UE. Como parte de esta fase de las negociaciones, se acordó provisionalmente un período de transición de 21 meses, programado para empezar inmediatamente después de la fecha de salida. Esto daría tiempo a los británicos para negociar su futura relación comercial con la Unión.

El Acuerdo de Chequers — julio de 2020

El 12 de julio de 2020 se publicó un libro blanco llamado el Acuerdo de Chequers, el plan para la salida de Reino Unido de la UE más completo y sustancial hasta la fecha. Expuso la relación que el país buscaba establecer con los Veintisiete una vez hubiera salido de la Unión.

Fue aprobado por el gabinete británico, pero rechazado por la Unión Europea. Michel Barnier, el negociador jefe de la UE, defendió que la integridad del mercado único no era negociable y que Reino Unido no podía hacer un “cherry-picking” (es decir, aplicar los aspectos del mercado único según su conveniencia). El mercado único se asienta en cuatro pilares: el libre movimiento de bienes, personas, servicios y capital. El Acuerdo de Chequers solo hacía concesiones al libre movimiento de bienes, lo que propició estas declaraciones de Barnier.

El punto más conflictivo fue el establecimiento de la frontera entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte, que puede hacerse aún más complicado si las dos partes son incapaces de llegar a un acuerdo comercial durante el período de transición. Esto se debe a que la UE no es capaz de aceptar una frontera suave con un país con un régimen aduanero diferente.

El borrador del acuerdo de May y la aprobación del gabinete — noviembre de 2020

Tras más de 18 meses de negociaciones, en noviembre de 2020 Theresa May propuso un borrador a su gabinete, un heredero del fallido Acuerdo de Chequers. Este nuevo pacto suponía un paso más hacia un brexit flexible, según el cual Reino Unido podría, durante un período de transición, poner en marcha sus planes sobre comercio, la frontera irlandesa, los derechos de los ciudadanos británicos y europeos, y otros temas que han creado un acalorado debate durante los últimos meses.

La primera ministra declaró que su gabinete había aceptado el borrador “en conjunto”, tras cerca de cinco horas de negociaciones el 14 de noviembre de 2020. Sin embargo, algunos relatos indican que la decisión no fue unánime, y sugieren que hasta diez ministros fueron críticos con el plan de Theresa May. Varios miembros de su gabinete dimitieron entonces, como el ministro del brexit, Dominic Raab. Muchos otros parlamentarios expresaron sus preocupaciones sobre el acuerdo propuesto.

El 25 de noviembre, una cumbre de líderes europeos aceptó el acuerdo de la primera ministra británica. Tras el anuncio, Jean-Claude Juncker declaró que esta decisión no suponía “un momento de júbilo, sino un momento de profunda tristeza”, debido a la salida de Reino Unido de la UE.

La votación en el Parlamento es aplazada — diciembre de 2020

El 10 de diciembre de 2020, un día antes de la votación del acuerdo sobre el brexit de la primera ministra en la Cámara de los Comunes, Theresa May decidió aplazarla a causa de la importante oposición que encontró en diferentes sectores de la esfera política y los rumores de que el acuerdo sería rechazado por el Parlamento.

La primera ministra prometió volver a Bruselas en busca del apoyo de líderes europeos para renegociar algunos aspectos del acuerdo, con un énfasis sobre la salvaguardia irlandesa y la situación aduanera de Reino Unido.

Voto de confianza a Theresa May — diciembre de 2020

El 12 de diciembre, Theresa May se enfrentó a un voto de confianza impulsado por miembros del Partido Conservador y logró ganarlo, con 200 votos a favor y 117 en contra.

Fracaso del acuerdo de Theresa May — enero de 2020

Tras el aplazamiento de la votación en diciembre de 2020, esta se fijó para el 15 de enero de 2020. El acuerdo de la primera ministra fue un fracaso histórico, tal y como se esperaba desde hacía un mes, con 432 votos en contra frente a 202 a favor. Su acuerdo abarcaba los derechos de los ciudadanos británicos residentes en la UE, y de los ciudadanos europeos residentes en Reino Unido, la ejecución de un período de transición, un acuerdo de divorcio con un coste de 39.000 millones de libras para el país y un plan de contención para la frontera irlandesa.

Muchos parlamentarios declararon que el borrador de May era un mal acuerdo y que, en conciencia, no podía darle su apoyo. Como consecuencia del estrepitoso fracaso, Jeremy Corbyn inició los procedimientos de una moción de censura al Gobierno, programada para el día 16 de enero de 2020.

Moción de censura al Gobierno — enero de 2020

Theresa May obtuvo una victoria pírrica el 16 de enero de 2020 al sortear la moción de censura con 325 votos en contra de esta y 306 a favor, un margen menor de lo esperado. El Partido Unionista Democrático de Irlanda del Norte fue clave para su triunfo ya que, si diez de sus parlamentarios hubieran roto la disciplina de voto, el Gobierno habría perdido la votación.

El plan b de Theresa May — enero de 2020

Tras el rechazo a su propuesta el 15 de enero de 2020, Theresa May tuvo un plazo de tres días laborables parlamentarios para poner en marcha un plan b. Su propuesta, presentada el 21 de enero de 2020, resultó ser similar a su acuerdo previamente rechazado: solo aplicó algunos cambios menores. Sin embargo, la primera ministra prometió revisar la polémica salvaguardia irlandesa con vistas a conseguir la aprobación de los comunes.

Segunda derrota del acuerdo de May — marzo de 2020

El plan de brexit de Theresa May fue rechazado por segunda vez el 12 de marzo de 2020. Aunque con 391 votos frente a 242 no supuso una derrota tan aplastante como la del 15 de enero, fue un duro golpe a los esfuerzos de la primera ministra.

Los comunes expresan su deseo de evitar un brexit sin acuerdo — marzo de 2020

El 13 de marzo, los comunes rechazaron, por 321 a 278 votos, rechazar una salida sin acuerdo. Este voto no es legalmente vinculante para la UE, pero es una declaración de intenciones del Reino Unido.

Los comunes se muestran a favor de prolongar el artículo 50 — marzo de 2020

El 14 de marzo, los comunes escogieron, por 413 a 202 votos, prolongar el artículo 50. En consecuencia, Theresa May consiguió una extensión por parte de los líderes europeos.

Primera ronda de votaciones indicativas en el Parlamento británico — marzo de 2020

El 27 de marzo se celebró una serie de votaciones indicativas para averiguar qué opciones contaban con más apoyo entre los comunes. Ninguna opción se erigió como mayoritaria; no obstante, la opción de celebrar un segundo referéndum fue la que consiguió más apoyos.

El acuerdo de May es rechazado por tercera vez — marzo de 2020

La primera ministra se reunió en el comité 1922 con los comunes conservadores y sus ministros el 27 de marzo, el mismo día que se celebraban las votaciones indicativas, y les aseguró que, de salir adelante su acuerdo, daría un paso atrás para que otra persona (probablemente alguien probrexit) liderara las negociaciones con la UE acerca de la futura relación de Reino Unido con la UE durante el periodo de transición. Sin embargo, el 29 de marzo el acuerdo de la primera ministra fue rechazado por tercera vez, con 344 votos frente a 286.

Segunda ronda de votaciones indicativas en el Parlamento — abril de 2020

El 1 de abril se celebró una segunda ronda de votaciones indicativas para identificar las opciones preferidas de entre las más populares del día 27 de marzo. La más popular fue la de un referéndum confirmatorio, con 280 votos a favor. Sin embargo, esto no fue suficiente, ya que otro 292 comunes votaron en contra. Por otro lado, la opción de mantener una unión aduanera con la UE no salió adelante por una diferencia de tres votos.

Las otras dos opciones fueron la de un mercado común 2.0 donde también se mantendría la unión aduanera, que fue descartada por 21 votos, y la propuesta presentada por la común Joanna Cherry de bloquear una salida sin acuerdo revocando el artículo 50. Esta última fue la menos popular de la jornada, con un apoyo de solo 191 parlamentarios y una oposición de 292.

Aprobación de la enmienda de Cooper-Letwin — abril de 2020

El 3 de abril, los comunes aprobaron por 313 votos frente a 312 la enmienda de Cooper-Letwin, que perseguía una extensión del artículo 50 para evitar una salida sin acuerdo. Esta votación indicativa resultó ser la primera en conseguir una mayoría parlamentaria, aunque para la UE no es legalmente vinculante.

Theresa May solicita otra extensión del artículo 50 — abril de 2020

Sin ningún avance desde el Parlamento británico y ya cerca del 12 de abril, la fecha de salida establecida, Theresa May le escribió a Donald Tusk el 5 de abril solicitando la posposición de la salida de la UE para el 30 de junio de 2020. La primera ministra aclaró que, en el caso de aprobar un acuerdo antes del 22 de mayo, Reino Unido no concurriría a las elecciones europeas. Sin embargo, al no producirse esta situación, Reino Unido se vio obligado a presentar candidaturas para estas elecciones. Una vez se apruebe algún acuerdo de brexit en el Parlamento británico, los diputados británicos en Europa tendrían que retirarse y su espacio sería ocupado por delegados de los otros 27 estados miembros.

La fecha del brexit se retrasa hasta el 31 de octubre — abril de 2020

Tras una reunión de los líderes europeos el 10 de abril, se acordó retrasar la fecha de salida de Reino Unido hasta el 31 de octubre, retrasando así siete meses la fecha inicial de salida del 29 de marzo. Reino Unido tenía permitido abandonar la UE antes de ese plazo siempre y cuando la Cámara de los Comunes aprobase un plan de brexit pactado.

May confirma una cuarta votación — mayo de 2020

El 21 de mayo, la primera ministra confirmó que sometería su acuerdo a una cuarta votación (y última, a ojos de muchos analistas) en la Cámara de los Comunes. Lo hizo a pesar de la fuerte oposición dentro de su propio partido: el comité 1922 y el Grupo de Investigación Europeo alzaron la voz contra el acuerdo y varios comunes conservadores pidieron su dimisión.

Theresa May anuncia su dimisión — mayo de 2020

Sumida en un entorno confuso y adverso, la primera ministra comunicó su dimisión el 7 de junio de 2020, ante lo que muchos califican como un fracaso para sacar adelante el brexit. Se mantuvo como primera ministra en funciones hasta el 23 de julio de 2020, cuando se eligió un nuevo primer ministro del Partido Conservador.

Tras el anuncio, Theresa May se dirigió al Palacio de Buckingham para comunicarle formalmente su dimisión a la Reina y establecer el escenario para la toma de poder de su sucesor.

Boris Johnson se convierte en primer ministro — julio de 2020

Después de una acalorada batalla con multitud de candidatos, Boris Johnson se alzó victorioso con 92.153 votos de los 159.320 totales de las filas conservadoras. El segundo candidato, Jeremy Hunt, consiguió 46.656.

Suspensión del Parlamento — septiembre de 2020

Después de poco más de un mes de su toma de posesión, Boris Johnson anunció que suspendería el Parlamento el día 9 de septiembre para inaugurar formalmente una nueva sesión parlamentaria el 14 del mismo mes con el discurso de la reina. El primer ministro recibió numerosas críticas por suspender el Parlamento tan cerca de la fecha de partida acordada entonces (31 de octubre) y fue acusado de intentar sacar adelante su plan de brexit de una manera abusiva.

Los comunes bloquean la salida sin acuerdo — septiembre de 2020

Los parlamentarios votaron el 9 de septiembre para evitar un brexit duro antes de que se hiciera efectiva la suspensión de la Cámara. El resultado de la votación supuso una importante derrota para Johnson.

El Parlamento se reanuda — septiembre de 2020

La suspensión del Parlamento se recurrió ante el Tribunal Supremo, y el 24 de septiembre los 11 jueves sentenciaron de manera unánime que esta fue ilegal, por lo que los comunes tenían vía libre para reanudar su actividad.

Johnson entrega un nuevo plan a Bruselas — octubre de 2020

A principios de octubre, el primer ministro envió a la UE un plan que algunos tildan de desesperado para intentar alcanzar un acuerdo respecto a la frontera irlandesa. Su plan consistía en que Irlanda del Norte permaneciera en la unión aduanera comunitaria con respecto a bienes industriales y agrícolas. Este convenio tendría que ser aprobado por la asamblea de Irlanda del Norte para un periodo de transición y, después, cada cuatro años.

No obstante, Irlanda del Norte no pertenecería a la unión aduanera europea en lo concerniente a todas las demás industrias, y el resto del país no formaría parte en absoluto. En teoría, esto evitaría largos retrasos en los controles de la frontera de la isla de Irlanda. Este plan fue recibido con recelo en Europa, pero los líderes de la UE reconocieron las concesiones del Gobierno británico.

Después de haber enviado su nuevo acuerdo de brexit, Johnson aplazó la sesión parlamentaria el 8 de octubre para que el Gobierno tuviese tiempo de preparar el discurso de la reina al comienzo de la nueva sesión parlamentaria el 14 de octubre. Concluyó así la sesión parlamentaria más larga de la historia de Reino Unido, con 839 días.

Boris Johnson llega a un acuerdo con la UE — octubre de 2020

El primer ministro británico y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, pactaron un acuerdo el 17 de octubre en el que se eliminaba la frontera irlandesa, uno de los puntos más polémicos de las antiguas versiones del acuerdo.

Irlanda del Norte se mantendría dentro del territorio aduanero de Reino Unido y, a la vez, se designaría como punto de entrada a la unión aduanera de la UE. Bajo este acuerdo, Reino Unido no aplicaría tarifas a los productos que entrasen a Irlanda del Norte, siempre y cuando no tengan como destino la República de Irlanda.

Este pacto se revisaría y votaría cada cuatro años en Stormont, el Parlamento norirlandés, para decidir si continúa en pie mediante mayoría simple.

Los comunes aceptan que el proyecto de ley se debata en segunda lectura — octubre de 2020

Los comunes dieron el sí a debatir y votar el acuerdo propuesto por Boris Johnson. Sin embargo, determinaron que una agenda con el 31 de octubre como fecha de salida no otorgaba tiempo suficiente para analizar el documento y proponer enmiendas en caso de que fuera necesario.

Como resultado, Johnson pausó el proceso legislativo de su acuerdo de salida, lo que incrementó la especulación acerca de si convocaría elecciones anticipadas.

La UE concede una prórroga a la fecha de salida — octubre de 2020

El 28 de octubre, los líderes europeos concedieron a Boris Johnson una prórroga de tres meses a la fecha límite del 31 de octubre. Esto fija la fecha oficial de partida el 31 de enero de 2020, aunque Reino Unido cuenta con la posibilidad de abandonar la UE antes, siempre que los políticos británicos y europeos pacten unos términos de salida y se aprueben en el Parlamento británico.

Convocatoria de elecciones generales en el Reino Unido — noviembre de 2020

El 6 de noviembre de 2020 comenzó la campaña para las elecciones generales. Estas fueron convocadas por Boris Johnson, que buscaba terminar con el bloqueo en Westminster y alcanzar una mayoría en la Cámara de los Comunes que aprobara su acuerdo de brexit.

El brexit fue uno de los temas centrales de la campaña, así como la gestión del sistema público de salud, el cuidado infantil, el medio ambiente, los impuestos y el gasto. Todos los partidos principales se comprometieron a incrementar el gasto, pero se mostraron divididos en cuanto a las subidas de impuestos.

Anuncio del resultado de las elecciones — diciembre de 2020

El 12 de diciembre de 2020 se anunció el resultado de las elecciones. Los conservadores ganaron con 80 asientos, mientras que los laboristas perdieron algunos de los baluartes del partido. La libra repuntó gracias a la expectativa de una victoria conservadora, que surgió de las encuestas a pie de urna.

El resultado otorgó a los conservadores la mayoría necesaria para aprobar el acuerdo de brexit de Boris Johnson, que anunció que llevaría a la Cámara de los Comunes antes de Navidad.

Los comunes aprueban el acuerdo de salida — diciembre de 2020

El 20 de diciembre de 2020 los comunes aprobaron el acuerdo de salida de Boris Johnson, con 358 votos frente a 234, gracias a la mayoría que el primer ministro logró conseguir en las elecciones. Los nuevos comunes conservadores votaron (mayoritariamente) siguiendo las directrices del partido.

El Reino Unido abandona la UE — enero de 2020

El Reino Unido abandonó la UE el 31 de enero de 2020 e inició un periodo de transición que durará hasta el 31 de diciembre de 2020. Este periodo de transición permite a los negociadores del Reino Unido intentar prorrogar y adherirse a los acuerdos comerciales existentes entre la UE y países terceros, como Canadá, y a establecer un acuerdo propio con la UE.

Previsión Brexit 2020: Ganadores, Perdedores y la Libra Esterlina

La controversia de Brexit ha durado más de tres años, pero parece cercana a la resolución, ya que Gran Bretaña va a las urnas para elegir un nuevo gobierno, que si las encuestas son correctas, finalmente ejecutará la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea dentro de unas pocas semanas. Es por ello que la libra esterlina se verá beneficiada. Si desea operar con la libra esterlina británica, puede hacerlo con cualquiera de nuestros principales corredores de Forex.

Una historia de Brexit

El 24 de junio de 2020, la población del Reino Unido se dio cuenta de que había votado, por escaso margen, a favor de abandonar la Unión Europea en un referéndum no vinculante que el Gobierno había prometido, no obstante, respetar como vinculante. Sin embargo, dista mucho de estar claro en qué condiciones se produciría esa desviación. Ningún país había abandonado nunca la Unión Europea antes, y como la votación sobre el permiso se consideraba tan improbable, se prestó poca atención a estos detalles durante la campaña. «Brexit» podría ser el lugar donde el Reino Unido siguió el camino de Suiza y fue un Estado de la UE en todo menos en el nombre, a través de una asociación más flexible en la que buscó retener los beneficios de un comercio sin fricciones con la UE (a un precio, tanto político como financiero), hasta una ruptura clara y total con los términos de la OMC.

En el corazón de Brexit había una lucha partidista que se había gestado, principalmente dentro del Partido Conservador, desde que el Reino Unido se unió por primera vez a la entonces Comunidad Económica Europea en 1973. Una minoría de diputados conservadores se opusieron a la adhesión a la UE, principalmente porque consideran que hace que el Estado británico carezca de sentido a medida que más y más poderes se dirigen a la UE, en parte porque consideran que las políticas rectoras de la UE son antidemocráticas y política y económicamente insostenibles.

Mientras que el gobierno conservador elegido en 2020 llegó al poder con la promesa de un referéndum de la UE, hubo poco clamor público para tal debate; la verdadera razón fue permitir que la dirección del partido obtuviera un sello de aprobación para que permaneciera en el poder y, de este modo, despejara el hervidero del euroescepticismo de una vez por todas. Los dirigentes del partido y el Primer Ministro de la época, David Cameron, confiaban en que el Reino Unido rechazaría Brexit, matando dos pájaros de un tiro. Fue un gran error de cálculo.

El enigma político de Brexit

El referéndum de la UE no se llevó a cabo con arreglo a líneas políticas partidistas, aunque el Gobierno y casi todos los principales partidos políticos apoyaron el mantenimiento de los partidos. Los políticos individuales eran libres de hacer campaña a ambos lados del debate. Esto hizo que el primer ministro, la mayoría de los ministros del gabinete, junto con el gabinete en la sombra, argumentaran en contra de otros colegas ministeriales, los «mavericks» del partido de la oposición y el UKIP. El gobierno escribió a todos los hogares prometiendo que el resultado del referéndum sería implementado. Más de tres años después, esta promesa aún no se ha cumplido y puede que nunca se cumpla.

Tras el resultado del referéndum, el primer ministro decidió que, en lugar de aplicar el resultado, renunciaría. Fue reemplazado por Theresa May. Decidió que sería sólo el Partido Conservador el que decidiría sobre la forma y el calendario de Brexit en lugar de convertirlo en un proyecto de consenso entre los partidos. También ató las manos de los diputados de la oposición que no estaban de acuerdo con las estrategias adoptadas por el partido en el poder y las «líneas rojas» que estableció para mantener contenta a su mayoría pro-Brexit en el Parlamento.

Es comprensible que los diputados de la oposición no quisieran que se les viera intentando anular el resultado del referéndum (el mayor ejercicio democrático de la historia de Gran Bretaña), por lo que la objeción a Brexit fue silenciada en su mayor parte. La Sra. May acudió al electorado en junio de 2020 en busca de una amplia mayoría que le permitiera poner en práctica el Brexit más suave que ella prefería, pero, en realidad, perdió su mayoría y sólo pudo gobernar con el apoyo de los 10 diputados del DUP de Irlanda del Norte, que tenían sus propias «líneas rojas» para añadir a la mezcla. También la convirtió en rehén de la fortuna de la facción del ERG dentro de su propio partido.

Diferencias Irreconciliables

La mayoría de los diputados conservadores hicieron campaña para permanecer en la UE, por lo que la tendencia del gobierno inicialmente fue tratar de buscar un compromiso «Brexit suave» que permitiera que continuara el comercio sin fricciones entre el Reino Unido y su mayor socio comercial. Sin embargo, esto habría significado permanecer tanto en la unión aduanera como en el mercado único, algo inaceptable para la facción favorable a Brexit dentro del Partido Conservador. Con el paso del tiempo, argumentaron que el Reino Unido no podría tener una política comercial independiente si permaneciera en la unión aduanera y el mercado único. ¿Qué sentido tendría abandonar la UE sin dejar de cumplir sus normas más importantes sin tener voz ni voto en la toma de decisiones?

La isla de Irlanda

Al estar en el mercado único y en la unión aduanera, el comercio entre la UE y el Reino Unido no tiene fricciones. El Reino Unido sólo comparte una frontera terrestre con la UE: la frontera entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte. Sin embargo, en caso de que el Reino Unido abandone la unión aduanera, la inspección aduanera de al menos algunos tipos de mercancías, ganado o productos que cruzan la frontera sería un resultado natural. Los líderes de la UE y el gobierno irlandés, ambos con la esperanza de evitar que Brexit ocurriera, se aprovecharon de esto como el punto débil de Brexit. El gobierno irlandés y los republicanos irlandeses en Irlanda del Norte comenzaron a hablar de cualquier tipo de frontera dura en la isla de Irlanda como una violación del acuerdo que puso fin al largo conflicto armado en Irlanda en la década de 1990. La solución de la Sra. May a este problema consistió en firmar un acuerdo de reserva en su acuerdo de retirada que haría que todos los acuerdos aduaneros del Reino Unido se alinearan con los de la UE hasta que y a menos que un nuevo acuerdo de libre comercio los hiciera superfluos. Los críticos de este acuerdo alegaron que dio a la UE un veto sobre la salida del Reino Unido. En última instancia, el ERG y el Partido Unionista Democrático combinaron sus fuerzas con las de los partidos de la oposición para evitar que el acuerdo de retirada redactado entre el Gobierno de mayo y la UE se convirtiera en ley. Esto puso al primer ministro en una posición insostenible. Renunció, para ser reemplazada por Boris Johnson como líder del partido Conservador y como primer ministro.

Brexit de Boris Johnson

La cuestión central de Boris Johnson en su intento de convertirse en líder del partido, y por lo tanto en primer ministro, era que el acuerdo de «respaldo» que había negociado en mayo para resolver el problema de las inspecciones aduaneras en la isla de Irlanda era inaceptable. Esta táctica le valió el apoyo del ERG. Al mismo tiempo, reiteró la promesa de mayo al DUP de que ningún primer ministro británico aceptaría una partición del Reino Unido y, por lo tanto, el Reino Unido e Irlanda del Norte dejarían la UE juntos.

La UE había dejado claro que no reabrirían el proceso de negociación que había llevado al proyecto de ley de retirada de la UE de mayo, pero al final, para evitar un «no deal» Brexit y porque lo que Johnson estaba pidiendo era algo que May ya había rechazado cuando se le ofreció, cedieron. En esencia, el acuerdo de Johnson difería del de mayo en la medida en que los acuerdos de «back-top» ya no cubrían todo el Reino Unido, sino que se aplicaban únicamente a Irlanda del Norte, que, a todos los efectos, permanecerían en el mercado único y en la unión aduanera con la UE. Esto creó una «frontera en el Mar de Irlanda», lo que May y Johnson se habían comprometido a evitar: el DUP estaba furioso.

Con el tiempo agotado hasta finales de octubre, fecha límite que Johnson se había comprometido a respetar, el Parlamento aceptó dos actos legislativos, la enmienda Letwin, que establecía esencialmente que el proyecto de ley de retirada no podría aprobarse hasta que se aprobaran todos sus elementos, y la segunda lectura de la versión de Johnson del Acuerdo de retirada de la UE, que la ponía en camino de convertirse en ley. Los comunes, sin embargo, rechazaron la moción del programa que acompañaba al proyecto de ley, ya que sólo permitía tres días de escrutinio para que pasara todas sus etapas.

La reacción de Johnson ante el revés fue retirar el proyecto de ley (no tuvo opción en el asunto), pero en lugar de aceptar una moción de programa más larga que permitiera un mayor escrutinio del proyecto de ley y abriera la perspectiva de que las enmiendas que no le gustaban se adjuntaran al mismo, presionó de nuevo para que se celebraran elecciones generales. Al final, con el apoyo del SNP y de los demócratas liberales, que temían que la dirección laborista no pudiera controlar a sus rebeldes pro-Brexit, se legislaron elecciones para el 12 de diciembre de 2020.

Como consecuencia de la Ley Benn, la salida del Reino Unido de la UE se ha retrasado hasta finales de enero de 2020. Como cuestión de ley, a menos que se haga algo para cambiarla, el Reino Unido dejará la UE en esa fecha sin un acuerdo y dejará de ser miembro del bloque el 1 de febrero de 2020. No habría un período transitorio y el Reino Unido volvería a comerciar con la UE en las condiciones de la OMC, lo que inevitablemente generaría una serie de inspecciones aduaneras en sus fronteras con la UE y la imposición de aranceles a una serie de mercancías comercializadas entre ambas. Oficialmente, ni el Reino Unido ni la UE quieren que esto ocurra, pero si no se alcanzan más acuerdos, ésta será la posición legal.

2020: Escenarios Electorales del Brexit

Aunque los partidos políticos se esfuerzan por afirmar que las elecciones generales de 2020 no son sólo sobre Brexit, sigue siendo el gran problema. Brexit atraviesa las fronteras de los partidos tradicionales, y algunos votantes que normalmente nunca soñarían con votar al Partido Laborista ven al Partido Laborista como su mejor oportunidad de permanecer en la UE, mientras que los votantes laboristas tradicionales que quieren que Brexit se entregue ven que su mejor oportunidad para ello radica en apoyar a los conservadores de Boris Johnson. Ese enigma hace que esta elección sea inusualmente difícil de predecir. El destino del proceso de Brexit dependerá del resultado de las elecciones y sólo hay unos pocos resultados plausibles.

Un Gobierno de mayoría conservadora: si Johnson vuelve al poder con una mayoría significativa en el Parlamento, se espera que su proyecto de ley de retirada de la UE se convierta en ley con bastante facilidad. Esto ocurriría entre la reanudación del Parlamento y finales de enero, lo que permitiría al Reino Unido abandonar la UE con un acuerdo que le concedería un período transitorio hasta finales de 2020. Johnson ha prometido que nunca aceptará ampliar el período transitorio, de modo que sólo le quedarán aproximadamente 11 meses para acordar un acuerdo de libre comercio global con la UE. Afirma que esto sería fácil, ya que el Reino Unido y la UE están actualmente alineados en el comercio, pero la UE querría que el Reino Unido se adhiera estrechamente a las normas y reglamentos existentes, mientras que otros socios comerciales importantes, como los EE.UU., desearían que el Reino Unido se separara más claramente, de modo que se facilite el comercio bilateral entre ellos. En 2020, alrededor del 45% de las exportaciones del Reino Unido se dirigían a la UE y alrededor del 18% a los Estados Unidos.

La mayoría de los observadores piensan que será imposible acordar un acuerdo de libre comercio en menos de un año – el acuerdo entre la UE y Canadá tardó 7 años en negociarse. Si esto es así y Johnson cumple su promesa, el Reino Unido se iría de la UE sin un acuerdo comercial el 1/1/21 – un escenario de «no hay acuerdo» preferido por el ERG y el Partido Brexit. Sin embargo, parece muy improbable que el Primer Ministro Johnson realmente contemplara un «no deal» Brexit, es decir, sin un acuerdo comercial.

Un gobierno con mayoría laborista: Si el Partido Laborista de Jeremy Corbyn gana las elecciones, se compromete a entrar en rápidas renegociaciones con la UE. En el acuerdo que desea, tratará de permanecer en la unión aduanera de la UE (excluyendo la capacidad del Reino Unido para negociar acuerdos comerciales con terceros), mantener el acceso preferencial al mercado único, y permanecer estrechamente alineado con los reglamentos de la UE (en particular sobre los derechos de los trabajadores y la protección del medio ambiente). Esto requeriría casi con toda seguridad la continuación de la libertad de circulación de las personas. Una vez que se llegó a un acuerdo, su posición es que se sometería al electorado en un referéndum entre el nuevo acuerdo y la permanencia en la UE, una política de un segundo referéndum. En el curso de la campaña electoral ha revelado que se mantendría neutral en dicho referéndum, pero queda por ver cómo lo haría el partido que dirige.

Un Gobierno Liberal Demócrata: Algo de lo que incluso los demócratas liberales han dejado de hablar y se considera casi imposible. En caso de formar un gobierno bajo la dirección de la Sra. Jo Swinson, su primer acto sería revocar unilateralmente Brexit, dejando de lado el resultado del referéndum de 2020.

Un Parlamento «Hung» (ningún partido tiene mayoría): Si el resultado de las elecciones de 2020 reflejara el de la votación de 2020 y no dejara a ninguno de los dos partidos principales con una mayoría de trabajo, se produciría otro parlamento colgado. Dada la decisión de Johnson de permitir que se establezca una frontera de facto en el Mar de Irlanda que impondría algún tipo de formalidad y control aduanero al comercio entre el resto del Reino Unido e Irlanda del Norte, es muy poco probable que el DUP acepte apoyar una administración de minoría conservadora. De hecho, han dicho que considerarían apoyar a una administración laborista minoritaria con la condición de que Jeremy Corbyn dimita, pero es un escenario muy poco probable. En este momento, las encuestas sugieren que el Partido Brexit puede que no gane ningún escaño, pero si lo hicieran, Johnson probablemente podría contar con su apoyo para formar una administración. Un gobierno de minoría conservadora se enfrentaría a los mismos problemas que las administraciones de May y Johnson ya tienen. Es probable (pero totalmente desagradable para Johnson) que la única resolución pueda llegar a través de un segundo referéndum.

Las Partes Menores

Es probable que el SNP se convierta en el partido más grande de Escocia, devolviendo a los diputados a Westminster, pero al ser nacionalistas escoceses, no se presentan a las elecciones fuera de Escocia. El SNP es ferozmente pro permanencia y consideraría apoyar a un gobierno dirigido por Corbyn, aunque probablemente no llegue a formar formalmente una coalición con el Partido Laborista. El precio de que apoyen a un gobierno de la minoría laborista sería probablemente la concesión de un nuevo referéndum sobre la independencia de Escocia, aunque, irónicamente, hacerlo podría impedir cualquier Brexit que debilitara el apoyo a una Escocia independiente.

De los otros partidos, es probable que los liberales demócratas tengan (potencialmente) un número significativo de escaños. Plaid Cymru (en Gales) y el Partido Verde también están incondicionalmente a favor del mantenimiento y, por lo tanto, es probable que apoyen una administración que ofrezca un nuevo referéndum sobre Brexit. El problema es que, al igual que el DUP, los demócratas liberales no estarían dispuestos a trabajar con el Partido Laborista si sigue estando dirigido por el señor Corbyn.

El futuro de Corbyn como líder de su partido debe ser cuestionable si no gana las elecciones: habría presidido dos campañas fallidas (2020 y 2020) y un desempeño funesto tanto en las elecciones locales como en las europeas. Aunque goza de un apoyo casi fanático con algunos sectores de su partido, tiene el peor índice de aprobación personal de todos los líderes en la historia del país con el electorado. Tiene 70 años y podría ser persuadido a jubilarse, si ese fuera el precio de una administración laborista minoritaria, quizás. Sin embargo, los socialistas comprometidos en democracias como la de Jeremy Corbyn rara vez renuncian o se retiran voluntariamente.

Las apuestas del mercado en las elecciones generales británicas de 2020

Algunas personas dicen que los corredores de apuestas que aceptan apuestas sobre el resultado de las elecciones saben más que las empresas encuestadoras sobre el probable resultado de la votación. Si eso es así actualmente, el Partido Conservador tiene probabilidades de formar un gobierno mayoritario. Las casas de apuestas Paddy Power, a 9 de diciembre, sitúan la probabilidad de una mayoría conservadora en el Parlamento en el 75%, de un Parlamento «colgado» en el 21%, y de una mayoría laborista en el Parlamento en el 4%.

Sondeo de opinión sobre las elecciones generales británicas de 2020

Las encuestas de opinión no fueron muy favorables ni a la predicción del referéndum de Brexit ni a las elecciones de 2020. En las elecciones actuales, la mayoría de las encuestas están en línea con lo que piensan los mercados de apuestas, ya que la mayoría comienza por predecir una mayoría conservadora con una ventaja de dos dígitos sobre el Partido Laborista. Sin embargo, hay algunas pruebas de que esta ventaja puede estar disminuyendo. Sin embargo, a poco más de una semana de la votación, las encuestas de opinión realizadas durante la última semana siguen mostrando una ventaja media de los conservadores sobre los laboristas ligeramente superior al 10 %, lo que sería más que suficiente para una victoria sólida, incluso teniendo en cuenta las complicaciones del sistema electoral británico basado en las circunscripciones.

Recientemente se ha cerrado el padrón electoral para las personas que desean ser incluidas en la votación por primera vez. Se registró un aumento de más de 3 millones de nuevos registros, de los cuales el 65% eran menores de 35 años. Se cree que es más probable que los votantes más jóvenes apoyen a los partidos que intentan permanecer en la UE o que desean un nuevo referéndum.

Por último, el sistema electoral del Reino Unido utiliza un modelo de circunscripción, «first past the post», lo que significa que el candidato con el mayor número de votos en una circunscripción es elegido como miembro del parlamento. Los totales nacionales que las partes obtienen a nivel nacional no tienen relevancia para determinar el resultado. Muchas circunscripciones son consideradas como escaños seguros en los que el diputado en ejercicio tiene una mayoría tan amplia que es casi seguro que será reelegido. Esto hace que las elecciones se centren en escaños marginales en los que el diputado en ejercicio sólo tiene una pequeña mayoría y el resultado es incierto, puede cambiar con la campaña y es susceptible a cambios en el «estado de ánimo nacional». En tales escaños, hay una fuerte perspectiva de que habrá una cantidad de votación «táctica», con los partidarios del Partido Brexit o del Partido Conservador votando por el que esté mejor situado para ganar a nivel local, mientras que lo mismo sucede entre casi todos los partidos de la oposición. Son estas circunscripciones llamadas «campo de batalla» las que determinarán el resultado de las elecciones y el destino de Brexit.

Ganadores, perdedores y la libra

Parece claro que el resultado más probable es una victoria de los conservadores que conduzca a un acuerdo Brexit que entre en vigor a finales de enero. ¿Qué podría significar esto para la economía británica?

En pocas palabras, las empresas que no comercian con la Unión Europea probablemente serán las mayores beneficiarias después de Brexit. Muchos minoristas verán caer sus costes de explotación y este sector de la economía será probablemente el principal beneficiario de Brexit.

Por consiguiente, es probable que los mayores perdedores sean las industrias bancaria y automovilística. La industria automovilística utiliza un modelo de suministro justo a tiempo y envía componentes por toda Europa en numerosas ocasiones antes de que se produzca un vehículo definitivo. Muchos modelos fabricados en el Reino Unido están destinados al mercado de la UE. Es probable que los retrasos debidos a las inspecciones aduaneras, los requisitos relativos a la prueba de origen y la aplicación de aranceles obligatorios perturben gravemente la industria en el Reino Unido y en la UE. El modelo de producción actual no funcionará si se interrumpe el comercio sin fricciones, poniendo en riesgo directo los puestos de trabajo en el Reino Unido.

La libra esterlina se ha mostrado muy resistente desde que se firmó el acuerdo de retirada de Johnson. Es probable que se produzca un repunte de la inversión interna si se convierte en ley, pero esto no será una inundación, ya que la naturaleza de la relación comercial con la UE todavía no se ha establecido en los próximos meses. El calendario político para un acuerdo comercial con la UE es poco realista. Si los conservadores ganan las elecciones por una mayoría viable, Johnson se compromete a no prorrogar el acuerdo transitorio previsto que finaliza en diciembre de 2020. Si lo hace, el Reino Unido dejará el período de transición a un Brexit «sin acuerdo» que hará que la libra caiga en picado. Sin embargo, es mucho más probable que Johnson cruce ese puente cuando llegue a él que crear un Brexit «no deal».

Si las elecciones producen una mayoría conservadora en el Parlamento, a menos que sea delgada, esto debería ser positivo para la libra esterlina, que en el momento de redactar este informe ha oscilado entre 1,2750 y 1,3000 durante la presente campaña electoral. Esto no se debe a que Brexit es visto por el mercado como una buena noticia económica para el Reino Unido, sino a que el mercado ha estado deseando tener la certeza de que el interminable pantano de Brexit ha continuado durante más de tres años, y con una victoria de los conservadores casi con toda seguridad lo conseguiría. Es por ello que el par GBP/USD podría alcanzar los 1.3400, o incluso los 1.3500 o 1.4000.

El otro resultado realista es otro Parlamento «colgado» sin una mayoría viable. Incluso aquí, Brexit podría suceder, ya que las cifras del Partido Conservador probablemente serían al menos un poco mejores. Sin embargo, el Reino Unido podría encontrarse en este escenario justo donde estaba, con el parlamento votando en contra de todas las opciones posibles para resolver Brexit y pidiendo a la UE más extensiones sólo para hacer que la lata siga su camino. La democracia británica ya ha sido puesta a prueba por la contradicción entre el veredicto del pueblo en el referéndum de 2020 y las acciones del Parlamento británico y de los partidos políticos, que en su mayoría se han negado a respetar dicho veredicto. Una continuación de esta situación sin una resolución obvia probablemente conduciría a un segundo referéndum, y usted podría preguntarse por qué eso resolvería algo cuando el primer referéndum no lo hizo. Es por ello que se estima que la libra caerá por debajo de los 1.2750, y posiblemente alcance los 1.2200.

Los mejores corredores de opciones binarias 2020:
  • Binarium
    Binarium

    1er lugar! El mejor broker de opciones binarias!
    Ideal para principiantes! Entrenamiento gratis! Bonos de registro!

  • FinMax
    FinMax

    Broker honesto!

Like this post? Please share to your friends:
Opciones binarias para principiantes
Deja un comentario

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: